Secciones
Síguenos en:
Polvos para mejorar la vida / Sexo con Esther
Sexo en la tercera edad

Quienes merman el aquello tienen más probabilidades de sufrir cáncer y otras enfermedades crónicas.

Foto:

iStock

Polvos para mejorar la vida / Sexo con Esther

Quienes merman el aquello tienen más probabilidades de sufrir cáncer y otras enfermedades crónicas.

FOTO:

iStock

Cada vez más personas de la tercera edad buscan mantener en buen funcionamiento su equipaje sexual.

El 85 por ciento de los hombres entre 60 y 69 años se declaran sexualmente activos, lo mismo que 6 de cada 10 entre los 70 y los 79 y el 32 por ciento de los que bordean los 80 años. Y, por supuesto, las mujeres rondan los mismos niveles de actividad, lo que demuestra que la edad no es un obstáculo para mantener una función que como todas es vital.

Los datos no son al azar, sino que resultan de una encuesta hecha en el Reino Unido que confirma, en esencia, que si bien con el paso de los años se pierde un poco de interés por las faenas sobre la cama, lo cierto es que en el mundo de hoy cada vez más personas de la llamada tercera edad buscan mantener aceitado y en buen funcionamiento todo su equipaje sexual.

(Lea también: Un café sobre la cama)

Lo llamativo es que quienes merman el aquello, específicamente los hombres que sobrepasan los 50 años, tienen, de acuerdo con algunos estudios, más probabilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades crónicas que terminan por limitar muchas de sus actividades. Esto, sin dejar de lado que por igual (señores y señoras) consideran que la disminución de la frecuencia sobre el catre les genera una percepción de deterioro en la valoración de su nivel de salud.

De igual forma, los hombres que padecen disfunción eréctil, según la misma investigación, también son más propensos a padecer enfermedades coronarias en razón a que las causas de estas dos alteraciones sin duda están relacionadas, a lo cual se suma que los cambios en el deseo sexual pueden ser concomitantes con el curso de una enfermedad temprana o no diagnosticada.

(Le puede interesar: Polvos, vacunas y algo más)

Ahora bien, como no todos los estudios deben ser fatalistas, también se encontró que los mayores sexualmente activos tienen condiciones mentales más favorables en términos de optimismo, autoestima y mayor capacidad para disfrutar la vida, a lo que se le agrega el bono de que quienes echan a andar sus ganas y dejan de lado la tonta idea de relacionar la vejez con la asexualidad, presentan mejores rendimientos cognitivos, en comparación con los que ya pensionaron sus polvos.

Así que a disfrutar, mientras se tenga vida. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.