Secciones
Síguenos en:
La ocupación de UCI en el país no da tregua: está en 83,63 %
Medellín, en alerta máxima por las variantes del covid

Tras confirmarse la presencia de las variantes de covid-19 provenientes del Reino Unido y Brasil en Antioquia, el gobernador encargado del departamento, Luis Fernando Suárez Vélez, dijo que “han estado en el departamento desde diciembre y han venido dominando la tasa de infección”. Lo anterior, como lo expresó el mandatario, explica “el crecimiento exponencial del número de personas contagiadas” en este nuevo pico de la pandemia.

Foto:

Jaiver Nieto Álvarez / ETCE

La ocupación de UCI en el país no da tregua: está en 83,63 %

Aunque las muertes parecen entrar en una meseta, los pacientes críticos siguen creciendo.

De acuerdo con los datos que reporta el sistema de monitoreo del Ministerio de Salud y los Centros Reguladores de Urgencias y Emergencias (Crue) de los territorios, con corte al 6 de mayo, la ocupación nacional de las unidades de cuidados intensivos (UCI) se ubicaba en 83,63 por ciento.

(Lea también: Lo que se sabe de la P.1.2, variante del Sars-CoV-2 hallada en Río).

En otras palabras, estaban ocupadas 10.788 camas de las 12.860 habilitadas en todo el territorio nacional: 6.610 por pacientes con covid-19 confirmado (el 61,27 por ciento), 963 sospechosos del virus (8,92 por ciento) y 3.215 por otras patologías (29,80 por ciento).

Esa ocupación representa el máximo nivel al que ha llegado el país en los 14 meses de pandemia y se presenta en medio del tercer pico, principalmente jalonado por los pacientes relacionados con la pandemia, que suman 7.573. Hace exactamente un mes, el 7 de abril, eran 4.390.

(Lea también: Datos que revelan impacto de la vacunación en trabajadores de la salud)

La ocupación nacional de las UCI se ubicaba en 83,63 por ciento.

Foto:

EFE

A pesar de esas cifras récord, vale anotar que desde hace siete días se presenta una desaceleración en el crecimiento de esta ocupación, marcada por la habilitación de cerca de 170 camas nuevas y una especie de meseta en las unidades con pacientes de la pandemia, que han crecido a menor velocidad (144 más en una semana).

Por entidades territoriales, solo cinco (Caquetá, Guainía, Guaviare, Vaupés y Vichada) tienen ocupaciones por debajo del 50 por ciento. Cuatro (Huila, Quindío, Sucre y San Andrés) tienen una ocupación de entre el 50 y el 65 por ciento. Y las otras 23 están por encima de ese nivel.

La situación es especialmente crítica en Antioquia, Bogotá, Cesar, Chocó, Santander, Valle del Cauca y Casanare, cuyas ocupaciones permanecen por encima del 85 por ciento.

Una mirada a quienes están en condición crítica en estos servicios indica que el 64,09 por ciento son hombres y el 35,91 por ciento, mujeres; que uno de cada cinco de los internados tiene más de 70 años y estaba en edad de vacunación, y que uno de cada cuatro tiene entre 60 y 69 años.

(Consulte: En los últimos siete días se aplicaron más de un millón de vacunas).

¿Qué está pasando?

La semana pasada, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, explicó que parte de la alta ocupación que se ve en las UCI se debe a que se han alargado las estancias de los pacientes que llegan a estos servicios. Esto lo confirma Jairo Pérez Celis, director de la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Universitario Nacional, quien dijo que el tiempo promedio se ubica entre ocho y 13 días, con lo que se puede decir que en este momento la mayoría de pacientes críticos son quienes se infectaron hace dos o tres semanas.

Esta condición puede deberse a varios factores, según Pérez. Uno de ellos es que al haber personas un poco más jóvenes las complicaciones y comorbilidades son menores, por lo tanto, los desenlaces fatales no son tan rápidos como ocurre con las personas mayores. “También hay que reconocer que hay más experticia y conocimientos por parte de los equipos tratantes”, indica.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Sin embargo, llama la atención en que la mortalidad que se da en UCI tiene un espectro muy amplio en el país, que va en algunos lugares en uno de cada tres y en otros puede llegar al 70 por ciento; diferencias marcadas por limitaciones en el personal que no alcanza a tener la suficiente preparación o un evidente cansancio de los equipos.

A eso suma una evidente limitación en los insumos esenciales que atentan contra la calidad de la atención.

(Le recomendamos: En dos informes OMS admite su lenta respuesta en inicio de la pandemia)

“Es claro que hay equipos muy disciplinados que refuerzan su trabajo con horarios extendidos para tratar de compensar la falsa idea de que las UCI son solo equipos e infraestructura. Sin embargo, estas falencias empiezan a hacer mella en estas áreas”, manifiesta.

Pérez Celis también llama la atención en que si bien en algunos lugares se ha expandido la capacidad de UCI, esta no ha sido integral, por lo que elementos de soporte vital como la hemodinamia o los renales, entre otros, quedan inexistentes, lo que también puede poner en riesgo a la población.

(Siga leyendo: Nueva York planea ofrecer vacunas a turistas en atracciones de ciudad).

Desde algunos equipos de trabajo académicos se busca suplir eso a través de telemedicina, transferencia de conocimientos, acompañamiento e incluso creando minirredes de referencia en esfuerzos gigantescos que de momento parecen ser suficientes.

UNIDAD DE SALUD

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.