Cerrar
Cerrar
Colombia vuelve a poner el ojo en sus camas de UCI por la pandemia
AUTOPLAY
Arriba Bogotá del 17 de diciembre de 2020Arriba Bogotá del 17 de diciembre de 2020.
Hay alarma por el aumento de ocupación de las camas de UCI en la región.

Archivo EL TIEMPO

Colombia vuelve a poner el ojo en sus camas de UCI por la pandemia

En 12 días la ocupación nacional de UCI subió 10 puntos, jalonada por regiones críticas.

En los últimos 12 días en Colombia la ocupación nacional de camas de unidades de cuidados intensivos ha crecido sostenidamente 10 puntos, al pasar de 52,84 por ciento el 3 de diciembre a 61,22 por ciento el 15, todo esto jalonado por los enfermos más graves de covid-19 que están llegando cada vez más a estos servicios.

En esos mismos 12 días el número de pacientes relacionados con covid-19 (entre casos confirmados y sospechosos) pasó de 2.765 a 3.516, una de las cifras más altas desde que Colombia descendió de su pico a comienzos de septiembre. Si se quiere ver de otra forma, en menos de dos semanas se ocuparon en el país más de 1.000 camas de unidades de cuidados intensivos.

En una mirada regional el panorama se hace aún más crítico. De acuerdo con el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, quien no oculta su preocupación, Cúcuta supera el 96 por ciento de ocupación mientras que Norte de Santander está por encima del 90 por ciento; el Valle del Cauca tiene 79 por ciento de sus camas UCI ocupadas; en Tolima y Antioquia ya tienen tres de cada cuatro camas llenas; y Bogotá y Risaralda también en están en esa zona roja de 30 por ciento de disponibilidad.

(Lea también: Lo que se sabe sobre la llegada de la vacuna de Oxford a Colombia)

Estas zonas, según el Viceministro, están en un riesgo preocupante y los mandatarios locales estarían en la potestad de tomar medidas adicionales en cada una de ellas.

El infectólogo Carlos Álvarez aclara que esa variación regional es la mejor muestra para decir que Colombia no ha pasado su primera ola general, aunque algunas ciudades como Cartagena, que ya se encontraba en una fase final, puede verse abocada a un rebrote de no atenuarse los contagios.

En las UCI

Vale decir que Colombia logró duplicar su capacidad de cuidados intensivos en seis meses y en lo peor del pico –que se presentó entre finales de julio y primeras semanas de agosto– la respuesta de estos servicios fue favorable. Sin embargo, el incremento de los días recientes y la alta demanda en este final de año ya comienzan a preocupar a los médicos intensivistas y a las autoridades.

Para Guillermo Ortiz, médico intensivista y director científico del Hospital Universitario Nacional, la ocupación que en su caso bordea el 90 por ciento se complica por la escasez de algunos medicamentos como los sedantes, que condicionan una represa incluso de pacientes no covid-19, a lo que se le suma el incumplimiento en el pago de estos servicios por parte de las EPS, que está afectando sustancialmente el flujo de caja. “Eso sin dejar de lado el cansancio y el desgaste del talento humano”, agrega.

(Tal vez le interese: Cinco claves sobre la llegada de la vacuna contra covid-19 a Colombia)

José Luis Accini, presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo, dice que ha planteado un modelo piramidal para ampliar la cobertura, con capacitación y asistencia dada por especialistas a médicos generales en varias regiones.

Por su parte, Julio César Castellanos, director del Hospital San Ignacio, en Bogotá, afirma que el alza en estas ocupaciones es el resultado de la baja en la guardia de los habitantes en el cumplimiento de las ya reconocidas medidas de prevención, que no solamente aumenta la demanda de UCI sino que infortunadamente impacta en los servicios de urgencias, que también empiezan a colapsar.

En los últimos 12 días en Colombia la ocupación nacional de camas de unidades de cuidados intensivos ha crecido sostenidamente 10 puntos

Por eso Castellanos hace un llamado a intensificar los cuidados ambulatorios y el seguimiento a personas con enfermedades crónicas y signos incipientes de cualquier enfermedad, dado que todas ellas (no solo el covid-19) pueden terminar por impactar en estos servicios.

Carlos Eduardo Pérez, infectólogo de la Universidad Nacional, agrega que el reto en estos meses es no volver al límite de camas y en lo posible aplazar procedimientos médicos que requieran UCI y no sean urgentes. Igualmente, hay que insistirles a los pacientes del coronavirus con síntomas moderados no deben esperar hasta al final para ir al hospital, dado que pueden volverse complejos y prolongar su instancia en estos recursos limitados.

(Consulte: Colombia fija reglas para uso en emergencia de vacunas contra covid-19)

Y si bien Colombia ya negocia vacunas como las de Pfizer y Oxford, e incluso ya hay una ruta para otorgarles licencias sanitarias, Pérez recuerda que una eventual vacunación masiva está lejos y mientras tanto el autocuidado es la mejor forma de prevención.

UNIDAD DE SALUD
EL TIEMPO

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.