Castigos a los padres por los hijos quemados se quedan en el papel

Castigos a los padres por los hijos quemados se quedan en el papel

En menos de dos semanas, el número de víctimas está disparado y el país parece ir en retroceso.

Pólvora

Castigos a los padres por los hijos quemados se quedan en el papel.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

Por: Unidad de Salud
13 de diciembre 2019 , 09:35 p.m.

Como en cada diciembre, Colombia comenzó a contar las víctimas del mal uso de la pólvora, por una razón de peso. Hoy, no obstante las campañas desde el sector de la salud, el país amanece con al menos 235 colombianos heridos por este flagelo en apenas 12 días, cifra que ya supera la del mismo lapso del 2018 (233).

El periodo de vigilancia intensificada que ejerce el Instituto Nacional de Salud (INS) también permite establecer que a estas alturas de diciembre la influencia del licor en estos incidentes es cada vez más visible: en cuatro de cada 10 casos (39 %) de adultos, mucho más que en el 2018, cuando marcaba 25 %.

Los menores, según esa misma fuente, siguen siendo las mayores víctimas de este flagelo. En 2019 van 85 episodios de niños con afectaciones que van desde graves quemaduras, laceraciones y amputaciones hasta daños oculares. Aunque, en el total, este segmento muestra una disminución del 18 por ciento frente al año pasado.

La inmensa mayoría de las víctimas (94 %), sin distinción de si fueron niños o adultos, sufrieron quemaduras, laceraciones (69 %), contusiones (30 %), amputaciones (9 %) y daño ocular (9 %).

La manipulación sigue siendo, de hecho, el principal factor de riesgo (69 %) en el uso de pólvora, pero no se salvan las personas que están en el entorno: dos de cada 10 heridos en el país son espectadores.

(Le puede interesar: Ya hay más quemados por pólvora en el país frente al año pasado)

Pero más allá de esas cifras preocupantes, el temor que expresan las autoridades es que la situación pueda empeorar, si se tiene en cuenta que todavía faltan las fechas en las que históricamente suele haber más heridos: el inicio de las novenas (16 de diciembre) y las noches de los días 24 y 31.

En esta última celebración, que empata con el primero de enero, de acuerdo con los registros recientes, se multiplican por cuatro los casos.

Un problema sin fin

En enero pasado, al finalizar el periodo de vigilancia intensificada se hizo evidente el quiebre de la tendencia hacia cada vez menos quemados por pólvora, que se logró desde el periodo 2015-2016, lo que induce a la pregunta sobre si las campañas de sensibilización tienen el impacto necesario.

Prueba de ello es que de 38 entidades territoriales que estudian el monitoreo, solo 10 –Atlántico (- 89 %), Barranquilla (- 15 %), Casanare (-100 %), Cesar (-58 %), Magdalena (-36 %), Norte de Santander (-33 %), Quindío (-38 %), Santander (-67 %), Sucre (-63 %) y Valle (-8%)– redujeron la cifra de lesionados frente a 2018.

El viceministro de Salud, Iván Darío González, sin embargo, no considera que las campañas hayan fallado sino que necesitan intensificarse. En ese sentido, puso el ejemplo de ‘Porque te quiero y me quiero: cero pólvora parcero’, la que adelanta este año su cartera para, a través de la música urbana, hablarles a las poblaciones más expuestas.

Por esto, pidió a los secretarios de Salud entrantes y salientes concentrar su trabajo –más allá del empalme– en los problemas que trae diciembre, como la pólvora, el licor adulterado y los accidentes conexos. “Debemos enfocarnos para lograr éxitos junto a actores como la Policía”, dijo.

¿Y entonces qué hacer?

Frente al aumento del 189 % respecto del 2019, la Alcaldía de Bogotá hizo ver que, de la mano de las autoridades, se han incautado 194 kilos de pólvora y se han adelantado campañas de sensibilización. Y al tiempo que recordó que, según el Código de Policía, quienes compren, comercialicen o usen pólvora serán multados por 883.296 pesos, el Distrito reconoció que la situación es preocupante.

En la práctica, ni esa amenaza ni aquella que indica que los padres de hijos heridos con pólvora podrían enfrentar el retiro de la patria potestad parecen haber funcionado. Hay normas que establecen multas a los representantes legales de menores afectados por quemaduras con pólvora y que dictan que un niño encontrado manipulando, portando o usando estos elementos debe ser puesto a disposición de un defensor de familia, que determinará la protección a adoptar, pero nadie sabe a ciencia cierta si se cumplen.

EL TIEMPO trató de establecer con Fiscalía y la Policía cuántos casos hay abiertos o en proceso de judicialización a padres de familia por menores quemados con pólvora y la respuesta fue la misma: no se lleva una estadística a nivel nacional.

Solo quedan las apelaciones a la razón: el viceministro González insiste en que la pólvora puede ser manejada solo por expertos y en lugares apropiados, con prohibición a menores de edad. Prohibición absoluta de la venta a personas ebrias.

ICBF: ‘Autoridades pueden imponer multas’

Frente al hecho de que este año se han registrado 81 niños quemados con pólvora, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) calificó de “mito” la creencia de que esa entidad “quite la patria potestad” en castigo a los padres que permitan a sus hijos manipular pólvora.

Así lo indicó Juliana Pungiluppi, directora de la entidad, quien también detalló los protocolos que implementa la entidad ante esa situación. “Para todos los casos detectados, el ICBF asigna un defensor de familia que analiza si la lesión por pólvora fue causada por descuido o negligencia de los padres, o si fue un accidente. Si se determina que la quemadura se dio por las dos primeras causas, el defensor impone una amonestación que consiste en un curso sobre prácticas de crianza de asistencia obligatoria, que dicta la Defensoría del Pueblo”, dijo la funcionaria. Y resaltó que si los padres no asisten a la capacitación, los padres se exponen a multas que ascienden hasta los 27 millones de pesos.

El defensor impone una amonestación que consiste en un curso sobre prácticas de crianza de asistencia obligatoria

“Adicionalmente, alcaldes y gobernadores pueden imponer multas hasta de 5 s. m. m. l. v. a adultos que permiten que los menores de edad bajo su cuidado compren o manipulen pólvora. Esto, sin contar que también pueden sancionarlos con trabajo comunitario”, agregó.

Desde el ICBF confirman que en las visitas de los defensores de familia “se da pie a verificar el cumplimiento de derechos a niñas, niños y adolescentes en su conjunto, en términos de salud, educación, o la calidad del entorno familiar”.

UNIDAD DE SALUD @SaludET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.