Secciones
Síguenos en:
Masturbación contra el covid-19 / Sexo con Esther
Orgasmo

Son bien conocidos los aportes de la masturbación al bienestar físico y mental.

Foto:

iStock

Masturbación contra el covid-19 / Sexo con Esther

Una buena entretención autoconcebida en la planta baja podría ayudar a mantener a raya al virus.

La masturbación es una actividad tan normal, al punto de que desconocerla sería dejar de lado parte de la sexualidad humana, en todas las culturas.

Por supuesto, este es un acto relacionado con la intimidad de cada persona y, en tal sentido, merece dejarse ahí y ojalá protegido de tanta mojigatería y valoraciones sin sentido que desvirtúan sus beneficios y hasta lo ubican, tontamente, en el bando de lo pecaminoso y las malas costumbres.

Si bien son conocidos sus aportes al bienestar físico y mental, lo cierto es que estos se quedan cortos, dado que cada día se investiga más en torno a esta práctica personal.

(Lea también: Covid-19, semen y espermatozoides / Sexo con Esther)

Y en épocas de pandemia, vale la pena referenciar un estudio que demostró que la excitación sexual y el orgasmo –obtenidos por estas vías– aumentaron el número absoluto de células de defensa (leucocitos), en particular aquellas que tienen características destructivas contra gérmenes invasores.

Estos hallazgos, producto de estudiosos de la facultad de medicina de la Universidad de Hannover, en Alemania, ponen en evidencia que el sistema inmunológico innato se activa con los gratos desenlaces derivados de la masturbación, algo que resulta sensiblemente útil.

(Le puede interesar: Masturbación: 10 beneficios para la salud que ha encontrado la ciencia)

No es para menos, porque en momentos como los que atraviesa el mundo no hay mejor equipamiento que unas defensas en el cuerpo fortalecidas y disponibles para enfrentar cualquier agresión, principalmente de virus y bacterias, por lo que no es exagerado insinuar que independientemente del nivel de contribución, una buena entretención autoconcebida en la planta baja puede ser un aporte en eso de mantener a raya al mismo covid-19.

Así que, manos a la obra. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Lea también:

Masturbación en cuarentena

Masturbación, un recurso femenino de primera mano

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.