Las disculpas del ministro de Salud a los médicos y otras reflexiones

Las disculpas del ministro de Salud a los médicos y otras reflexiones

Hoy se cumplen cien días desde que Fernando Ruiz se puso al frente de la cartera de Salud. 

Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud

Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud, es médico cirujano con máster en Salud Pública y ha sido viceministro de la misma cartera.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Por: Unidad de Salud
09 de junio 2020 , 11:25 p.m.

El 3 de marzo, después de varios aplazamientos, por fin hubo un espacio en la agenda del presidente Iván Duque para la ceremonia de posesión de Fernando Ruiz como ministro de Salud.

En realidad, en ese momento había pasado un mes desde el anuncio de su nombramiento y ya llevaba más de dos semanas metido de cabeza en las funciones del cargo.

Hoy Fernando Ruiz cumple, oficialmente, 100 días en la cabeza del Ministerio de Salud, un tiempo que, en condiciones normales, sería un momento más propicio para presentar un plan de acción que un balance de la gestión. Pero el coronavirus trastocó todas las agendas.

En medio de la pandemia -tal vez uno de los mayores retos que ha enfrentado como curtido salubrista-, Ruiz habló con EL TIEMPO de estos 100 días que coinciden con los mismos que lleva el coronavirus rondando por el país.

¿Cómo han sido sus 100 días?

Como si fueran cien años. Comienzo a las seis de la mañana y hasta las 11 de la noche estoy resolviendo asuntos. Se me olvidaron cómo eran los fines de semana, pero en circunstancias como esta, que demandan tanta responsabilidad, pasa algo particular: uno saca energía y motivación como sea.

¿Imaginó este voltaje?

Jamás. La experiencia que tuve lidiando como viceministro con el chikunguña y el zika me dio una idea de cómo se desarrollaban las grandes epidemias, cómo manejar la incertidumbre, cómo coordinar a los distintos actores del sistema de salud, pero, evidentemente, nunca sospeché las proporciones que tomaría esta. Todo parece multiplicado por cien.

¿Fueron excesivas las restricciones?

Volvamos a los primeros días después de mi posesión. Los modelos matemáticos iniciales mostraban que si no actuábamos oportunamente habríamos acumulado más de cinco millones y medio de hospitalizaciones y alrededor de 300.000 muertes en apenas cinco meses. Si poner todo el empeño para evitar que un número de habitantes como el de Armenia o el de Sincelejo muera en un año, pues claro que fuimos excesivos.

No estoy diciendo que los modelos fueran infalibles, ni voy a negar que, lamentablemente, vamos a seguir teniendo muertes. Pero el juicio debe hacerse sobre los datos disponibles en el momento en que se tomaron las decisiones. Pontificar con datos del presente los hechos del pasado es algo desleal.

Con lo que hoy sabemos, que aún es poco, ¿habría cambiado la estrategia?

En lo fundamental, no. Que el coronavirus ya no parezca el apocalipsis no significa que deje de ser una enfermedad muy grave. Si vamos a los hechos, al tercer mes después del diagnóstico del primer caso en España, la covid-19 ya había provocado más de 25.000 muertes, y en Italia, más de 28.000.

En Colombia vamos en 1.372. Incluso si tenemos en cuenta las proporciones de la población por edades y por el número de habitantes, nuestros resultados del primer trimestre de pandemia son significativamente más alentadores. Repito: el número de vidas salvadas, incluso en el escenario más benevolente, sigue justificando este esfuerzo.

De seguir totalmente encerrados, no habría ascenso y nos quedaríamos así no sé cuántos años. Es una triste realidad: si no escalamos el pico, no salimos de esta

¿Qué ha significado encuarentenar a los adultos mayores?

El aislamiento de los adultos mayores y de los niños ha sido una de las decisiones más duras de mi vida. Y lo digo con conocimiento de causa porque tengo una hija de siete años y una madre nonagenaria que han sufrido las consecuencias de la cuarentena. Lo único que tengo son palabras de gratitud. Su sacrificio ha sido fundamental para que la estrategia esté funcionando. Ahora bien, como sería absurdo que el remedio resultara peor que la enfermedad, flexibilizamos sus salidas al aire libre.

Creo que todos hemos tenido un aprendizaje a lo largo de estos meses y adoptamos más espontáneamente medidas de prevención. Les pido un esfuercito más porque los hechos son contundentes: el 7 % de las infecciones se producen en mayores de 70, pero la mitad de las muertes se han presentado en esta población.

¿Flexibilizar en pleno ascenso fue un error?

Si siguiéramos absolutamente encerrados, no habría ascenso y nos quedaríamos así no sé cuántos años. Es una triste realidad: si no escalamos el pico, no salimos de esta. Todo lo que hemos hecho es procurar que ese pico no sea fuera de serie, sino de cuarta categoría. Eso se traduce en tener camas disponibles para recibir a las personas que se agraven y evitar muertes.

¿Qué viene ahora en la epidemia?

Viene el ascenso al pico, que puede resultar menos elevado de lo esperado en las proyecciones iniciales. Al ritmo que tenemos hoy, eso podría ocurrir en agosto. Esta será la puesta a prueba de toda la preparación que tuvimos.

¿Se mantiene la estrategia de acordeón?

Se mantiene pero a nivel local o regional. Las ciudades donde haya más riesgo de colapso de las unidades de cuidado intensivo tendrán que tomar medidas más drásticas de aislamiento. Por eso el monitoreo y el seguimiento a los indicadores es tan importante.

¿Cómo funciona la estrategia PRASS?

La estrategia Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible es una iniciativa de la Gerencia del Covid para fortalecer el trabajo que ya se viene haciendo en el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud. Básicamente, buscamos ampliar el espectro de las pruebas para detectar presintomáticos y asintomáticos, rastrear sus contactos y aislarlos lo más rápidamente posible. Para que ese seguimiento sea exitoso, la estrategia contempla apoyos económicos cuando sea necesario o incluso un espacio físico para que sea posible. Este mes comenzaremos con el plan piloto en Cartagena, Buenaventura y Palmira.

Si siguiéramos absolutamente encerrados, no habría ascenso y nos quedaríamos así no sé cuántos años. Es una triste realidad: si no escalamos el pico, no salimos de esta

¿La estrategia se ha centrado demasiado en la compra de ventiladores?

Yo creo que la atención se ha volcado sobre la adquisición de ventiladores porque es el elemento que está entre la vida y la muerte. Pero no, los ventiladores no son el centro de la estrategia; son una parte de ella. La estrategia comienza la pedagogía sobre higiene y distanciamiento físico, sigue un nuevo modelo de atención primaria basada en telemedicina y visita domiciliaria, continúa con capacitación y protección al talento humano en salud… en fin, la lista de chequeo tiene por lo menos veinte ítems.

Varios hospitales están en crisis financiera muy seria porque tienen camas desocupadas y cirugías aplazadas. ¿Cómo ha sido la estrategia financiera para afrontar la crisis?

Tenemos tres mecanismos principales: la protección de los recursos corrientes, el saneamiento de deudas y la inyección de nuevos recursos. Todos ellos, de una u otra manera, al final alivian la situación de los hospitales y del talento humano en salud. Este año ya giramos 22,3 billones de pesos. Casi 8 billones fueron girados directamente a 3.600 hospitales por concepto de servicios incluidos en el Plan de Beneficios.

También giramos 213.000 millones para poner al día salarios y honorarios de los hospitales públicos.
Y algo muy importante: la semana pasada expedimos un decreto, el 800, que permite dar un reconocimiento económico a los hospitales por la disponibilidad de camas en UCI y en cuidados intermedios.

Ha tenido peleas con los médicos. El llamado obligatorio, sus comentarios sobre los epidemiólogos y los intensivistas. Comencemos con el llamado obligatorio…

No fue una expresión afortunada. Le aseguro que cuando vi escrita la palabra “obligatorio” en el decreto yo mismo entendí que era un tema simbólico, un compromiso personal, algo que forma parte de la mística de los trabajadores de la salud. La prueba de lo que le digo es que el decreto no contemplaba sanciones ni nada por el estilo. Pero entendí la molestia y corregimos.

¿Por qué habló del fundamentalismo de los epidemiólogos y dijo que se comportaban como gurús?

Cualquiera de nosotros puede caer en el fundamentalismo cuando olvida la evidencia científica y defiende prejuicios o creencias. Siempre, a todos los funcionarios del ministerio, les pido que busquen la mejor evidencia para tomar decisiones. Muchos supuestos de los modelos matemáticos tienen evidencia débil y eso hay que advertirlo. Muchas de las estrategias de mitigación tienen evidencia fuerte y hay que defenderlas.

Si mis palabras ofendieron a los intensivistas, les ofrezco disculpas. Ellos han escuchado muchas veces la gratitud, el respeto y la admiración que tengo hacia ellos

Los intensivistas y varios médicos le exigen retractarse o disculparse por haber dicho que había uso indebido de las UCI

Yo no soy orgulloso y no actúo con cálculos políticos. Mi objetivo es que salgamos bien de esta crisis y si para conseguirlo debo ceder, cedo. Si mis palabras ofendieron a los intensivistas, les ofrezco disculpas. Ellos han escuchado muchas veces la gratitud, el respeto y la admiración que tengo hacia ellos y que repetiré incansablemente si es necesario.

En efecto, es muy probable que algunas estadías más largas en cuidados intensivos en ciertos hospitales tengan una justificación y es muy probable que también tenga una justificación la ocupación de pacientes sin covid por encima de lo normal en algunas regiones. La Asociación de Medicina Crítica nos está colaborando, porque lo importante acá es que, en el momento más crítico, haya cama para el que la necesite.

¿Qué les dice a los trabajadores de la salud?

Que estoy con ellos porque soy uno de ellos. Todos los jueves y viernes visito ciudades y entro a las UCI porque sé que es mi obligación. Me da miedo, tengo una familia que me espera, pero acepté esta responsabilidad. Sé que esta crisis toca las fibras más sensibles de nosotros como seres humanos y es legítimo sentir temor, angustia y frustración. Espero que entiedan que cuando se debe actuar con rapidez y niveles altos de incertidumbre se pueden cometer errores. Por eso les reitero que para mí no hay bandos en esta emergencia.

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.