Intercambio de parejas, lo que se debe saber / Sexo con Esther

Intercambio de parejas, lo que se debe saber / Sexo con Esther

Se trata de una práctica para evitar la monotonía en la cama y hasta fortalecer el deseo sexual.

Vida sexual

Una de las fantasías más frecuentes es imaginar que la propia pareja se dedica al aquello con otros.

Foto:

iStock

Por: Esther Balac
07 de diciembre 2019 , 08:00 p.m.

La monogamia emocional o amorosa, pero no sexual, parece ser el postulado que reafirma el pensamiento ‘swinger’. Y aunque para muchos es un tema tabú, hay que decir que algunos terapeutas consideran el intercambio de parejas como una práctica para evitar la monotonía y hasta fortalecer el deseo sexual entre las parejas.

Todo parte, según algunos expertos, de que una de las fantasías más frecuentes tanto de mujeres como de hombres es imaginar que la propia pareja se dedica al aquello con otros, una idea que a pesar de lo común tiene limitaciones a la hora de llevarse a la práctica.

Muchos de quienes las realizan dicen que es una fuente segura de excitación, siempre y cuando existan acuerdos muy claros entre las partes para que la experiencia no se deslice hacia lo negativo.

Pero lo cierto es que del dicho al hecho hay una gran diferencia, porque llevar el convencional dueto vincular a un intercambio interactivo con otras parejas requiere de mucha conversación previa, compromisos mutuos y la certeza de que compartir el catre con otros en realidad es una vía para fortalecer una relación y no para acabar con ella. Condiciones que, valga decir, no merodean con facilidad por lares donde el machismo, la celotipia y las mentes cerradas abundan.

Lea también: Estas señales indican que solo quiere sexo

Hay que hablar de esto, en todo caso, porque se trata de una tendencia creciente y en algunas partes es una práctica ya instalada desde hace varias décadas, al punto de que existen los bares y sitios ‘swinger’ que se promocionan de forma comercial sin ningún recato, así que no se haga cruces.

Como esto ya no está reservado a trasgresores audaces, hay que aceptar que cualquiera puede llegar a esta situación siempre y cuando cumpla con algunas pautas que empiezan con no comprometerse emocionalmente, a pesar de la permisividad que lo único que busca es romper estereotipos.

También hay que tener el pensamiento de avanzada para entender que la excitación que se obtiene aquí está fundamentada en el doble papel de ser protagonista y espectador de escenas sexuales con la misma pareja.

Por supuesto, el uso obligatorio de medidas de protección debe ser indeclinable y también que ‘no es no’ cuando alguna de las partes no quiere.

Y aunque suene tonto, quienes caminen estos caminos deben aprender a disociar la imagen del otro en el que ama y en el que permite el goce. Mejor dicho, permitirse creer que el otro es un sujeto sexual que brinda placer en diferentes aspectos, algo que si no se tiene claro, es mejor dejar las cosas como están.

Por último, la práctica ‘swinger’ jamás debe usarse como una prueba o como un desafío audaz. Nada, es simplemente una experiencia donde todas las cosas, desde el plano emotivo, deberían estar claras.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.