‘La del VPH es una de las vacunas más seguras del mundo’

‘La del VPH es una de las vacunas más seguras del mundo’

Harald zur Hausen, Nobel de medicina, asegura que prevención es la mejor forma de combatir cáncer.

Zur Hausen

Zur Hausen estuvo el miércoles pasado en la Universidad del Rosario (Bogotá).

Foto:

AFP

Por: Ronny Suárez
10 de noviembre 2019 , 09:11 p.m.

Decir que más de seis millones de colombianas llevan en sus cuerpos el fruto de la investigación que durante décadas desarrolló el científico alemán Harald zur Hausen bastaría para dimensionar su relevancia en la salud pública. Pero lo cierto es que el verdadero éxito de su trabajo, su legado, será cuantificable en más de una década, cuando miles de mujeres hayan logrado esquivar la amenaza que produce el cáncer de cuello uterino.

No es para menos, así suene grandilocuente. Zur Hausen es considerado uno de los padres de las vacunas que desde el 2006 se aplican en el mundo para evitar el contagio de algunas cepas del virus del papiloma humano (VPH), luego de descubrir que aquel monstruo en su infección del epitelio cervical femenino logra causar lesiones que derivan en cáncer.

Semejante logro fue, además, el resultado de una cruzada personal para comprobar que ciertos tumores pueden ser causados por virus o bacterias, un hallazgo descomunal en la pelea contra el cáncer en razón a que sobre muy pocos se tiene claro su origen. Y le valió ni más ni menos que el premio Nobel de Medicina en el 2008, junto a otros dos investigadores.

(Le puede interesar: Tenga en cuenta estos consejos para prevenir la gripa).

Y por eso hoy se puede decir, a boca llena, que este alemán octogenario, nacido en Gelsenkirchen (1936), es una de las mentes más brillantes en una época en la que, tan solo el año pasado, estos tumores mataron a 1.775 mujeres en Colombia, según datos de Globocan, y en la que, a la vez, la del VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente, tanto en mujeres como en hombres.

Algo fatigado, quizás con el peso de los años a cuesta, pero con la voluntad de compartir su conocimiento, Zur Hausen estuvo esta semana en la Universidad del Rosario, en Bogotá, en un conversatorio junto a Johannes Georg Bednorz, también premio Nobel de Física en 1987, y estudiantes de diversas facultades.

En la sesión de dos horas el alemán no eludió preguntas, ni siquiera aquellas que insistieron en cuestionarlo sobre el evento de El Carmen de Bolívar hace cinco años, el mismo que derrumbó las tasas de cobertura de inmunización contra el VPH en un 90 por ciento en el país por cuenta de episodios en jovencitas que, valga decir, se comprobó después nunca estuvieron relacionadas con la vacuna.

“Pudo tratarse de otros factores, incluidos los mentales y emocionales porque esta es una de las vacunas más seguras del mundo”, afirmó y recalcó que aunque cree que el cáncer no le está ganando la batalla a la humanidad, la ciencia sí necesita concentrar todos sus esfuerzos en los factores que causan estos tipos de enfermedad.
En su breve paso por la capital, habló unos minutos con EL TIEMPO.

¿Qué ha cambiado en el mundo desde el 2006, cuando se presentó la vacuna?

Los países han logrado desarrollar completos programas de vacunación que stán dirigidos no solamente a las mujeres, sino también a los hombres, y eso es muy importante. Nos tomó más de 20 años sacar las licencias para la vacuna y en ese tiempo muchas personas murieron. Pero seguramente desde su lanzamiento hemos logrado salvar muchas vidas.

¿La vacunación contra el VPH debería ser obligatoria también para los hombres?

En realidad todo el mundo debería vacunarse y la razón es muy obvia. Los hombres también sufren enfermedades relacionadas con el VPH, no propiamente las que causan el cáncer de cuello uterino, pero sí otros tipos de patologías. Tenemos que hacer de esto una empresa global, porque se sabe que los niños entre 15 y 40 transmiten estos agentes. En Alemania, por ejemplo, se está haciendo un trabajo intenso desde el año pasado para vacunar a todos los hombres. En Australia, Holanda y Escandinavia se han seguido estos programas con buenos resultados. La tasa de afectación de cáncer cervical está bajando dramáticamente y el efecto de la vacuna es muy obvio y podemos tener una certeza de que en los próximos 15 años podremos ver una mejora.

¿Qué tanto han impactado realmente los movimientos antivacunas en las coberturas de vacunación?

Creo que podemos calificar a estos movimientos como muy malos, y no solo a los que se refieren al VPH, sino al sarampión, por ejemplo, que ha causado muertes absolutamente evitables. Me parece clave que los colegios y los centros de educación infantil acepten únicamente a los niños que han sido vacunados, esa podría ser una medida razonable para ellos y su entorno. Y necesitamos ser conscientes de todo lo que podemos lograr a través de la vacunación. Globalmente vemos una pequeña reducción en la mortalidad del cáncer, pero ahora necesitamos frenar sus causas, necesitamos concentrarnos más en la prevención.

¿Por qué algunas personas insisten en que las vacunas son inseguras, cuando todos los estudios las respaldan científicamente?

Son varias razones, pero no vale la pena ahondar en ellas porque la evidencia nos muestra que sin las vacunas y por el efecto de las enfermedades que intentamos prevenir hoy el mundo tendría una población muy disminuida, por males como la poliomielitis, por ejemplo, que habrían acabado con la mitad de la población. Hay un trabajo muy grande de enseñanza y de educación por hacer y de continuar repitiendo los argumentos que muestran claramente que las vacunas son buenas para toda la sociedad.

Los hombres también sufren enfermedades relacionadas con el VPH, no propiamente las que causan el cáncer de cuello uterino, pero sí otros tipos de patologías

¿Qué se ha encontrado sobre los efectos colaterales de la vacuna, a propósito del episodio ocurrido en Colombia?

Aclaro, antes de responder, que no vendo vacunas, pero sí he estudiado intensamente el efecto de las vacunas y conozco los reportes que llegaron hace varios años de Colombia. En mi opinión, en los mejores estudios que se han hecho sobre los efectos colaterales de la vacuna se han encontrado pocos, casi siempre enrojecimiento y fiebre.

Los datos de Australia han demostrado que el principal efecto colateral serio, además de la indisposición de algunos días después de la inoculación, es una alergia causada por una proteína que se puede tratar fácilmente, pero la posibilidad de que ocurra es de una en un millón. Al comparar esto con los efectos colaterales de otros medicamentos podemos decir que la vacuna contra el VPH es una de las más seguras que tenemos en el mundo actualmente.

¿Entonces qué ocurrió en El Carmen de Bolívar?

Sé de los casos reportados e incluso me reuní con algunas de las personas afectadas y puedo decir que de acuerdo con lo que ha encontrado la ciencia no hubo ningún problema con la vacuna sino que pudo tratarse de una alteración psiquiátrica relacionada con factores emocionales y mentales, lo que explica los desmayos. Ahora, no estoy dando un juicio de valor, pero necesitamos considerar que los datos que se han obtenido no han mostrado relación con muertes. En Alemania tuvimos dos casos de niños fallecidos tras recibir esta vacuna y los padres estaban convencidos de la culpabilidad del biológico, pero se demostró que se trataba de malformaciones congénitas que llevaron a su muerte súbita.

¿Cómo hacer entonces para que la gente retome la confianza en la vacuna? Las tasas nada que levantan en el país…


Hay que educar contando las razones exactas de lo que pasó en esa historia. Hay que repetir, repetir y repetir una y otra vez. Y algo queda al final. Pero se trata de un abordaje sanitario del país y son las autoridades las responsables de clarificar la este episodio. En ciertas regiones hay mucha superstición y es difícil para las personas no creer en hechos raros, pero a través de la educación se puede lograr.

¿El cáncer en todas sus formas le está ganando la batalla al mundo?

No realmente, no creo que esté ganando la batalla. Necesitamos hacer más para prevenir las causas de estos cánceres. Tenemos la oportunidad de hacer esto y de manera activa actuar ante los factores de riesgo, hacer seguimiento constante.
¿Qué sigue en la lucha contra el cáncer? ¿En qué debería concentrarse la ciencia?
En prevención. Se debe trabajar más en los determinantes y en evitar el mayor número de casos que se pueda. Pero no es solo decirlo. Necesitamos hacerlo y solamente se puede lograr si hay más investigación en la causas de estas enfermedades.

RONNY SUÁREZ
REDACTOR DE SALUD​@SaludET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.