Secciones
Síguenos en:
Gemidos que mejoran polvos / Sexo con Esther
Articulo flavia

El gemido es como una especie de voz personal que sin duda da a entender que se está pasando bien.

Foto:

123 RF

Gemidos que mejoran polvos / Sexo con Esther

Se ha demostrado que lejos de ser una puesta en escena, son una valiosa herramienta en la cama.

Los gemidos durante el aquello emitidos por las mujeres no solo están en las películas porno y en escenas de Hollywood. Pueden llegar a ser patrimonio de muchas que, frente a ciertas condiciones, prefieren silenciarlos. Sin embargo, se ha demostrado que lejos de ser una puesta en escena, son una valiosa herramienta.

Un estudio publicado por ‘Archives of Sexual Behavior’ confirmó que más del 60 por ciento de las mujeres que gimen en la cama lo hacen para estimular a la otra persona con el fin de que alcance su orgasmo mucho más rápido. El 87 por ciento comentó que lo hacía para aumentar la autoestima de los señores.

Y aunque los hombres asocian el gemido con el orgasmo, lo cierto es que cuando se emiten de manera genuina son una señal clara de que hay una buena excitación y que las cosas realmente están funcionando sobre el catre. Otros análisis han demostrado que hay mujeres que emiten los gemidos de manera consciente porque la reacción de su pareja se convierte en un fuerte estímulo e incrementa su excitación, con lo que de paso se demuestra que este recurso es más usado por aquellas que se sienten muy confiadas en su sexualidad.

Ahora, sin tanto análisis, también se ha dicho que un buen gemido es una respuesta fisiológica al esfuerzo y que puede ayudar para obtener un mejor rendimiento. Algo así como en el tenis, en donde los gritos de los deportistas cumplen funciones similares. Hace poco, un artículo en la revista ‘Time’, escrito por Mara Altan, comparó los gemidos sexuales a los sonidos de los tenistas y concluyó que es un fenómeno que ocurre cuando el cuerpo necesita más oxígeno. De tal forma que sin un esfuerzo, como el de un polvo genuino, no se hacen gemidos, lo más seguro es que no se está respirando bien. Y eso puede alterar un buen desenlace e impedir, incluso, un orgasmo.

El neurocientífico Barry Komisaruk ha dicho que la evolución biológica ha llevado a que, durante el sexo, los sonidos se sincronicen con los movimientos y el esfuerzo, al punto de que un buen gemido es una representación clara de la intensidad del placer.

Es como una especie de voz personal que sin duda da a entender –incluso cuando se finge– que se está pasando bien. Nada más aburrido que un polvo sin ruido. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
@SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.