Una casa en Togüí, 12 personas y el coronavirus

Una casa en Togüí, 12 personas y el coronavirus

Una familia resultó infectada por completo y logró recuperarse en este pequeño pueblo de Boyacá.

Togüí Boyacá

La plaza central de Togüí, la iglesia que parece de porcelana y la vida de un pueblo boyacense tranquilo.

Foto:

Luis Lizarazo. EL TIEMPO

Por: Unidad de Salud
12 de junio 2020 , 06:48 a.m.

En la casa más grande de la vereda El Tablón en Togüí (Boyacá) convivieron durante cerca de dos meses 11 miembros de una misma familia, una trabajadora y un virus mortal. Y todos, a pesar de estar infectados, vivieron para contar una historia ejemplo de disciplina y de éxito de manejo epidemiológico, como pocas en esta época en la que abundan las tragedias.

Togüí es un municipio más fácil de pronunciar que de escribir. Fundado en 1821, tiene una iglesia en la plaza central que parece de porcelana, al frente de árboles frondosos. Le dicen el paraíso escondido por su clima agradable y sus ríos que lo bañan. Es tierra de caña de azúcar, panela, café, yuca y maíz. Allí muchos bogotanos viajan poco menos de tres horas, pasando Moniquirá, para descansar los fines de semana.

(Le puede interesar: Los hallazgos por los que intervinieron el hospital público de Quibdó)

Excepcionalmente es noticia y por eso sorprendió cuando a comienzos de abril se reportó allí un caso del nuevo coronavirus Sars-CoV-2. Una persona entre las cerca de 5.000 que allí habitan se había infectado. Y luego siete. Y después cuatro. Y en total 14.

Este pequeño pueblo comenzó a aparecer entre los más afectados por la pandemia al mirarlo en la tasa por 100.000 habitantes.

Pero para este caso importan poco los números. La lección que dieron una familia togüiseña que resultó infectada por completo y las autoridades sanitarias que lograron contener el virus es lo importante.

Togüí Boyacá

A Togüí le dicen el paraíso escondido de Boyacá. Entre otras, por su piscina natural a orillas del Río Ubazá.

Foto:

Adriana Villamil. EL TIEMPO

Vacaciones inolvidables

Ocho hombres y seis mujeres de todas las edades, desde los dos años hasta los 72; padres, hijos, nietos, cuñados y cuñadas; la señora que ayuda en la casa y dos contactos estrechos componen el foco de infección.

En su primer relato público, una de las infectadas detalla que todo empezó con un viaje a la Costa Caribe, de esos que suelen hacer las familias una vez al año para celebrar su unión. La mujer, que prefiere no revelar su identidad ni la de los suyos, recuerda bien que partieron el 7 de marzo. Fue una semana entre Santa Marta y Cartagena compartiendo chivas y buses con turistas foráneos, cuando apenas se revelaban los primeros casos de coronavirus en el país y la amenaza parecía bastante lejana.

(Lea también: Los hallazgos por los que intervinieron el hospital público de Quibdó)

Fueron unas vacaciones inolvidables. Y no solo por el placer de lo vivido junto al mar, sino por lo que vendría después. “Tras una semana, ya en el pueblo, mi suegra, de 70 años, presentó síntomas respiratorios leves y pérdida del olfato. Mi cuñada se alertó por sus antecedentes pulmonares y decidió comunicar el caso al hospital municipal diciendo que habíamos tenido contacto con extranjeros”, recuerda.

Lina Abril, quien para ese entonces era epidemióloga de la Secretaría Departamental de Salud y luego asumió como gerente de la ESE del municipio, resalta la importancia de esa llamada porque permitió construir un cerco epidemiológico temprano, cuando el caso apenas era sospechoso.

La prueba tomada a la señora de 70 años resultó positiva para covid-19. Era el 31 de marzo y la noticia se viralizó rápidamente en el pueblo. Mientras los chismes hacían de las suyas, las autoridades de salud construían el mapa de contactos estrechos de la familia. Y llegaban más resultados. El 4 de abril se confirmó el diagnóstico de otros siete miembros de la familia; el 9 otros tres, el 16 uno y el 26 otros dos. Tres de ellos desarrollaron señales del virus y el resto fueron asintomáticos.

Togüí Boyacá

Hospital público de Togüí, donde acompañaron a distancia a la familia infectada.

Foto:

Alcaldía de Togüí

El reto era grande, según Abril, porque en un municipio así los contagios pueden darse fácilmente. La familia entró en aislamiento completo. En esa casa grande de nueve habitaciones se encerraron por completo. Se abastecieron y algunos vecinos les llevaban comida.

“Nos encerramos en las habitaciones y no salíamos de ellas. Para las comidas éramos dos quienes las preparábamos y las dejábamos en la puerta de cada cuarto.  Afortunadamente tenemos los modos, porque fue un gasto enorme y gastamos cientos de tapabocas y más de cinco galones de alcohol”, le cuenta a EL TIEMPO una de las mujeres que superó el virus.

Mientras tanto, las autoridades de salud se apresuraban a hacer muestreos semanales a cada miembro, a hacerles seguimiento telefónico y monitoreo a distancia de su estado de salud. Los epidemiólogos lograron construir un mapa de 46 personas con las que alcanzaron a tener contacto y confirmaron que solo fueron 14 los casos positivos, los únicos hasta la fecha en el pequeño municipio.

El 1 de junio llegaron los resultados negativos de la última persona que faltaba por recuperarse. Hubo júbilo en Togüí.

“A pesar de ser un núcleo familiar tan amplio, se logró controlar el virus. Fue clave saber con claridad cómo y cuándo se infectaron, la investigación epidemiológica que hicimos y la aplicación y cumplimiento de las todas las medidas. También la articulación entre las autoridades municipales, departamentales y la propia familia, que hoy es un ejemplo para todos”, asegura Abril, quien es también fisioterapeuta, epidemióloga y salubrista.

A este diario, una de las recuperadas reconoce que no todos los días fueron fáciles, que hubo momentos de estrés y tensión en los casi dos meses de aislamiento. “Fuimos muy juiciosos”, reflexiona hoy a modo de explicación de cómo lograron salir ilesos de esta amenaza que ya casi cobra 1.500 vidas en Colombia.

"Dios por algo nos pone estas pruebas. Nos aferramos a la biblia y nos entregamos a Él. Muchos de nosotros cambiamos la mentalidad y la forma de ver las cosas. Duramos dos meses encerrados, pero fue una bendición porque pudimos salir vivos de esto y más fuertes para poder hacer más cosas que antes no hacíamos", reflexiona la mujer de 40 años.

Togüí es noticia por esta historia positiva. Por ahora está libre de coronavirus.

También le puede interesar

-‘A mi esposa le dijeron que tenía gripa y ahora los dos tenemos covid’

-Cuarentena en altamar: así es pasar más de 120 días sin tocar tierra

-El drama de familia con 17 miembros contagiados de coronavirus

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.