‘El estrés y la ansiedad pueden jugar a nuestro favor’

‘El estrés y la ansiedad pueden jugar a nuestro favor’

José María Doria, experto en ‘mindfulness’, habla de los beneficios de esta práctica para la salud.

Estrés y ansiedad

"Muchas veces se olvida de que el estrés puede ser una oportunidad para el crecimiento", dice José María Doria

Foto:

iStock

Por: Simón Granja Matias
07 de septiembre 2019 , 10:25 p.m.

Los problemas están atados de una u otra forma, en mayor o menor dimensión, pero siempre presentes en el transcurrir de la vida.

La cuestión está en cómo se afrontan, y es justamente de esto sobre lo que habla José María Doria en esta entrevista. Doria es escritor, mentor transpersonal, licenciado en derecho, máster en alta dirección de empresas y en psicología evolutiva, presidente fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y, por más de 40 años, investigador del proceso de expansión de la conciencia para una vida de mayor plenitud, y la forma que halló es el ‘mindfulness’.

Aunque no hay estudios que demuestren que, efectivamente, la práctica del ‘mindfulness’ tenga resultados ciento por ciento eficaces para enfermedades mentales, sí hay un puñado de áreas clave –incluida la depresión, el dolor crónico y la ansiedad– en las que los estudios bien diseñados y bien administrados han demostrado beneficios para los pacientes que participan en un programa de meditación de ‘mindfulness’, con efectos similares a otros tratamientos existentes, según la Universidad de Harvard.

Doria estará en Cali, el sábado 14 de septiembre, dictando la conferencia ‘El estrés y la ansiedad, oportunidades de autoconocimiento’, durante el evento Exposer Coomeva, junto con otros siete invitados que inspiran la transformación del mundo. EL TIEMPO habló con él antes de su llegada.

¿Cómo se puede hacer para que el estrés y la ansiedad jueguen a favor de uno mismo?

Hablamos de algo que hoy en el mundo está en todos los estamentos por diversas razones, puede ser por la tecnología, la soledad, la presión del tiempo, las agendas cada vez más apretadas, las exigencias económicas, los puestos de trabajo: la ansiedad y el estrés. Pero si lo pensamos, estas reacciones son una forma natural de actuar de los seres vivos, es la respuesta a cuando nos sentimos amenazados. Es decir, el estrés es una ansiedad continuada que surge porque el ser humano se siente amenazado, se fatiga, no sabe cómo continuar, y termina tomando pastillas para controlar eso que siente y no sabe cómo manejar; sin embargo, se olvida de que el estrés puede ser una oportunidad para el crecimiento.

¿De qué forma?

Convirtiéndolo en un desafío, en un reto a sus capacidades, tomando las amenazas que vienen del futuro. Es como si se generara una carrera de obstáculos que debemos ir sorteando uno tras otro. Es decir, seamos realistas, los problemas nunca van a cesar, el asunto es cómo los tomamos, cómo los asumimos y cómo los enfrentamos. Desde ahí, desde cómo encaramos el problema, podemos pintar algo positivo, algo que podemos hacer por nosotros mismos y así desplegar capacidades y recursos internos que no se desplegarían nunca si no tuviéramos que enfrentarnos a esos problemas.

¿Cuál es el papel del ‘mindfulness’ en esto?

El ‘mindfulness’ es un entrenamiento atencional, es decir, aprender a enfocar la atención, la mirada interior, dónde estoy mirando, y aprender a mirar el momento presente. El ‘mindfulness’ tiene tres puntos claves: vivir deliberadamente en el momento presente, soslayar juicios (qué bonito, qué feo, qué aburrido, qué interesante… juicios que la mente hace constantemente) y, por último, fluir con confianza en la incertidumbre del devenir… abrir el corazón y así practicar una visión compasiva que te permite sentirte libre.

Cuando dice que el ‘mindfulness’ es un entrenamiento, ¿a qué se refiere?

El entrenamiento es volver la mirada hacia adentro, y tiene tres patas: autobservación (conocerse a sí mismo a partir de una constante autobservación, cuáles son mis manías, mis temores, mis anhelos, mis carencias, dónde se repiten mis errores… interiorización y autobservación), la práctica meditativa, es una gimnasia sagrada, atencional, milenaria y es cultivar la presencia previa, es como una gimnasia, nada de religiones, consiste en tener visión clara, presente, pura sobre el ahora. Y tres, la atención y presencia plena en la vida.

Con esto la persona puede gestionar mejor sus conflictos internos y navegar mejor por la compleja vida que tenemos.

Seamos realistas, los problemas nunca van a cesar, el asunto es cómo nos los tomamos, cómo los asumimos y cómo los enfrentamos

¿Cuál es el primer paso para empezar en este entrenamiento?

El primer paso es querer dar el paso, cuando uno quiere entrenarse en esta vía ‘mindfulness’, lo primero es querer, y cuando uno quiere, termina encontrando el camino o el camino lo termina encontrando a uno. En este momento, en la sociedad hay múltiples ofertas para empezar las monitorizaciones necesarias.

¿Las personas están más estresadas hoy?

La sociedad está más estresada que hace unos años, vivir es cada vez más complejo. La familia de apoyo está muy disgregada, y en consecuencia no invertimos lo suficiente en desarrollo personal, desarrollo integral para cuidar cosas como el cuerpo y la mente, eso significa cuidar el sueño, meditar, mejor dicho, hacer ‘mindfulness’…

¿Qué tanto tiene que ver la meditación con la espiritualidad?

La meditación de ‘mindfulness’ no tiene nada que ver con la espiritualidad, o por lo menos no como nosotros lo hacemos, pues no trabaja con creencias, ni con dogmas o religiones; es algo que va más allá de este sector de pensamiento, tiene que ver con la vía de la atención compasiva. Cualquier ideología se arrodilla ante una mente serena. Puede meditar un budista, un musulmán, un judío, un católico…

Vivimos en un mundo en el que en las calles se ve miedo, rencor, intolerancia, ausencia de perdón…

Al final, todos los problemas de la humanidad, sean de donde sean, se curan con desarrollo y educación. Y educación se entiende no solo como lo que imparte un docente en un aula, sino también en que cada persona asuma que es responsabilidad de todo ser humano su propio crecimiento personal.

Los problemas se superan con la autoconsciencia, gestionar el autoconocimiento, gestionar el dolor, que si no se drena, se convierte en violencia, en rencor, en odio y en un círculo de violencia sin fin. Sin duda, la salida a cualquier problema está en crecer.

Se dice de las nuevas generaciones que no saben autogestionarse, que no tienen inteligencia emocional… ¿qué podemos hacer por las que siguen?

Yo creo que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es crecer nosotros mismos, hacer de nuestra vida aquello que desearíamos que fuera, tanto en nuestro trabajo como en nuestros valores y en nuestra familia; en el pequeño mundo de cada uno se debe ejercer un impulso virtuoso y ofrecer siempre lo mejor de uno mismo. Educamos por lo que somos, no por lo que decimos.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.