Excitación, un derecho igualitario / Sexo con Esther

Excitación, un derecho igualitario / Sexo con Esther

No hay diferencias neurobiológicas entre hombres y mujeres en el tema de la estimulación sexual.

‘Sexo vainilla’

Los heterosexuales reaccionan más fuertemente a los estímulos visuales que los homosexuales.

Foto:

iStock

Por: Esther Balac
20 de julio 2019 , 10:05 p.m.

Que el encopetado Instituto Max Planck de Cibernética Biológica en Tübingen (suroeste de Alemania) haya dicho que la excitación sexual no depende del género ni de la orientación patea de frente el arraigado machismo que aún en esta época se mete bajo las sábanas.

No es para menos, porque un estudio publicado en la revista estadounidense ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ confirmó que no hay diferencias neurobiológicas entre hombres y mujeres en la forma como funciona el engranaje que determina el actuar del departamento inferior. Algo que hace extensivo a todas las opciones que brinda la condición sexual.

Ligar el gusto, las ganas y hasta la forma como se siente sobre el catre más a factores culturales, sociales e incluso legales es un gran aporte en la indeclinable ruta de eliminar mitos, mojigatería y otras inconsistencias en la sexualidad humana. De ahí que el reconocimiento personal va por adelantado.

El asunto va más allá porque estos resultados difieren de la mayoría de investigaciones en este ámbito, tanto que para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron datos comparables de 61 estudios hechos en diferentes partes del mundo.

No se quedaron allí porque se esculcaron las respuestas cerebrales a los estímulos visuales de carácter sexual en grupos concretos, las cuales, si bien evidenciaron algunas particularidades en las reacciones, mostraron que todos se excitan de manera similar.

Y en esto radica también el valor del análisis. Por ejemplo, confirmaron que los heterosexuales reaccionan más fuertemente a los estímulos visuales que los homosexuales y que dependiendo del estímulo había variaciones en la puesta a punto para el aquello. Muestra de ello es que las fotografías activaron distintas áreas del cerebro para empujar las ganas, mientras que los videos parecen quedarse en el componente visual y talámico.

Sin más detalles, bienvenidos estos aportes que permiten poner a flote las manifestaciones sexuales integrales de todos, y más de las mujeres, que por cuenta de tabúes y falsas creencias terminan por alinear y atentar contra el goce que la naturaleza proporciona sin distingos. Bien por eso.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.