‘Evidencia sobre covid-19 exige cambiar la estrategia’

‘Evidencia sobre covid-19 exige cambiar la estrategia’

Con experiencia de otros países se puede contemplar opciones que no pasen por el confinamiento.

desconfinamiento

La información recolectada bajo la experiencia de otros países abre más posibilidades, más allá del confinamiento obligatorio.

Foto:

Jaime Reina. AFP

Por: Margarita Ronderos
12 de junio 2020 , 01:53 p.m.

Si se miran las cifras recientes de la pandemia de covid-19 en Colombia, a la luz de la evidencia proveniente de otras naciones, es posible albergar cierto optimismo sobre lo que ocurrirá en las semanas que vienen.

Un ejercicio que a su vez debe llevar a profundizar en la discusión sobre la viabilidad de una mayor flexibilización de la vida económica y social, sobre todo en lo que se refiere a la población en edad escolar.

Le sugerimos leer (Los hallazgos por los que intervinieron el hospital público de Quibdó)

Durante las primeras semanas de la pandemia vivimos una gran incertidumbre acerca de su alcance. Los primeros cálculos basados en datos de China arrojaban una tasa de letalidad en casos confirmados (CFR, por su sigla en inglés) del 3,8 %, mientras que en Italia esta cifra llegó a un preocupante 10 %.

Desde un principio, debates agitados entre los expertos ofrecían rangos muy diferentes de estas estimaciones, y en particular sobre la tasa de letalidad entre todos los infectados (IFR).

Notablemente, un grupo en Imperial College presentó modelos que pronosticaban escenarios sombríos, a los que prestigiosos grupos de Oxford y de Stanford reaccionaron con escepticismo.

La tasa de letalidad

Calcular con precisión la IFR es difícil puesto que implicaría hacer pruebas a toda una población. Hasta ahora, esto ha sido posible solo en poblaciones pequeñas, como en el crucero Diamond Princess, en algunas cárceles y en la población de Vo’ en Italia, entre otros.

Sin embargo, existen a la fecha varios intentos para aproximar estos valores haciendo pruebas aleatorias a grupos representativos. Estas mediciones han mostrado que hasta un 50 % de los infectados no tuvieron síntomas.

Le puede interesar (Johnson & Johnson probaría vacuna del coronavirus en humanos en julio)

Esta información indica que la IFR es significativamente menor que la CFR que se calculaba sobre los casos sintomáticos y generalmente los más graves que acudieron al hospital.

A medida que avanzan las investigaciones, muchos científicos, como por ejemplo del Centro para Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford, ubican la IFR en un rango del 0,1 al 0,4 %. Los más pesimistas hablan de un 0,7 %.

Sabemos que el virus es particularmente letal para adultos mayores y personas con enfermedades crónicas. Por lo tanto, el tamaño de estos conjuntos de población vulnerable impacta el valor de la IFR.

Otro factor importante en la evolución de la pandemia es la inmunidad que adquiere una parte de la población y que, en ausencia de una vacuna, pueda frenar el contagio. Esto sucede normalmente con enfermedades respiratorias conocidas.

En otras noticias (Salvar vidas sin acabar la economía, el mayor reto de la pandemia)

Y es que cuando un grupo suficientemente grande de la población es inmune, la tasa de transmisión baja al mismo ritmo en que subió hasta llegar a niveles mínimos.

Al analizar la tendencia de la epidemia, tanto en países que hicieron cuarentenas estrictas (Gran Bretaña, España e Italia) como en países que tomaron medidas más laxas (Suecia y Japón), se observa un comportamiento similar: un pico temprano y un posterior descenso en casos, muertes y hospitalizaciones.

Los periodos de incubación y días hasta la muerte indican que las defunciones ocurridas en el día pico y posteriores en Londres, Madrid y Nueva York fueron en personas que se habían infectado antes del inicio de los confinamientos.

Un pico temprano y un posterior descenso en casos, muertes y hospitalizaciones.

La situación en Latinoamérica aún es muy fluida, y en Guayaquil, que ya experimentó el brote, aún no hay datos definitivos que permitan analizar lo sucedido. Surge así la pregunta de qué hubiera pasado si no se hubieran tomado estas medidas.

¿Habría continuado en alza la mortalidad? Como ya fue mencionado, en los grandes brotes la aparente reducción de las infecciones, antes del confinamiento como lo indica el descenso en la mortalidad después del pico, puede estar señalando que en los subgrupos de alta transmisión se agotan los susceptibles.

Igual ocurre en los dos países señalados sin confinamiento estricto, el descenso es dinamizado por la eliminación de eventos masivos y un cambio en los comportamientos sociales.

Menores de edad

En los primeros días de la pandemia se especuló acerca de la supervivencia del virus en superficies y objetos, a partir de investigaciones en laboratorios. Sin embargo, estudios de la Universidad de Bonn en Alemania indican que estas condiciones difícilmente se replican en la práctica y que la forma usual de transmisión es similar a la de otras infecciones respiratorias, mediante gotículas en el aire producidas por individuos infectados al toser, estornudar, cantar o gritar.

Además (Colombia, uno de los dos países que mejor sobrelleva la pandemia)

También, de manera contraintuitiva, los niños y niñas no parecen ser un vector de transmisión o estar particularmente en riesgo. Entre los menores de 18 años infectados en la ciudad de Nueva York no se reportan defunciones hasta el 9 de junio. En Colombia, hasta esta misma fecha, se ha reportado una CFR de 0,15 % en menores de 18 años, solo 6 decesos, y el 97 % de los casos en este grupo fueron asintomáticos o con síntomas leves.

En la misión de la OMS a China no se encontró ningún caso de transmisión de niños a adultos, e informes similares han sido publicados con base en la información de Australia y Singapur.

En países que han abierto colegios y jardines infantiles, como Francia, Austria, Dinamarca o Suiza, no ha habido brotes significativos a pesar de tratarse de millones de niños y haber transcurrido entre tres y seis semanas.

Contagios masivos

Si la tasa de IFR es baja, y países como Suecia han tenido picos controlados de infección, ¿cómo explicar las trágicas imágenes de Lombardía, Madrid o Nueva York? Se sabe que probablemente la epidemia en estas ciudades estuvo asociada a eventos de contagio masivo como el partido Atalanta-Valencia de Champions League el 19 de febrero, donde asistió un tercio de la población de Bérgamo.

Le sugerimos leer (La lupa de los expertos en salud a medidas contra la pandemia)

El 35 % de la comitiva del equipo visitante regresó con la infección (como reportó el diario El País), lo cual sugiere el alto grado de contagio en este evento.

En Madrid y Nueva York, eventos masivos como las marchas del 8M en la capital española, aglomeraciones en lugares cerrados y falta de conciencia social de la amenaza hasta principios de marzo explicarían la velocidad del contagio.

Aun así, al analizar el requerimiento de UCI, vemos que Madrid, Nueva York y Londres demandaron 2,3; 3,7 y 1 UCI por 10.000 habitantes, respectivamente, en el día de mayor ocupación, sin superar la capacidad disponible, desbordando solo algunos hospitales.

Lecciones para el país

Después de 5 meses de datos e investigaciones sobre el Sars-Cov-2, sabemos mucho más que antes y esto nos permite imaginar escenarios más realistas. Aunque no es un tema cerrado, se puede concluir lo siguiente con una confianza relativamente alta:

Primero, por tratarse de un virus para el cual la mayoría de la población no tiene inmunidad, se continuará en hiperendemia por un tiempo prolongado.

Segundo, las medidas iniciales de confinamiento en Colombia permitieron ganar tiempo para preparar el sistema de salud y lograron limitar la transmisión, como puede verse en el incremento lento de la mortalidad (muertes por millón de habitantes).

Una mayor apertura incrementará el contagio, pero quizás no se dé a la velocidad observada en los grandes brotes en otros países, siempre y cuando la población se adhiera a las medidas de protección. Ciertamente habrá diferencias en temporalidad y magnitud entre ciudades y regiones.

Tercero, la carga al sistema de salud parece ser controlable como sugiere la experiencia en Suecia, aunque menos densamente poblada que los centros urbanos de nuestro país, o la de Londres.

Colombia cuenta con 1,2 UCI por 10.000 habitantes y Bogotá con 1,6. La distribución en el país es inequitativa y se espera que parte de la preparación incluyera desarrollar un sistema de referencia para garantizar la atención en las regiones de menor acceso.

Cuarto, en ausencia de una vacuna es deseable construir inmunidad en la población menos vulnerable para proteger a la población más vulnerable.

Quinto, la población menor de 18 años no es un vector importante de transmisión y el riesgo de enfermar o morir es cercano a cero.

En ausencia de una vacuna es deseable construir inmunidad en la población menos vulnerable

Por último, no se debe bajar la guardia –posponer eventos masivos, proteger la población de los hogares geriátricos, promover el teletrabajo, el autoaislamiento en presencia de síntomas, búsqueda activa y exhaustiva de casos y contactos y control de aforos– para continuar con el ritmo lento de crecimiento del contagio.

Estas medidas, no obstante, son compatibles con retomar la mayoría de actividades normales de la sociedad con responsabilidad, tal como la apertura de colegios y escuelas.

Lo aprendido hasta ahora sirve para tomar decisiones más informadas respecto a los confinamientos extendidos o su iteración.

MARGARITA RONDEROS
M. SC. EN EPIDEMIOLOGÍA*Con asesoría de Martín Ochoa, M. Sc. en Matemáticas y Ph. D. en Ciencias de la Computación.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.