Secciones
Síguenos en:
¿Qué efectos tiene en el cuerpo la descarga de una pistola 'taser'?
AUTOPLAY
Hombre muere en procedimiento policial en BogotáHombre muere en procedimiento policial en Bogotá
Taser

Introduzca el texto aquí

¿Qué efectos tiene en el cuerpo la descarga de una pistola 'taser'?

Se abre de nuevo el debate sobre el abuso de las autoridades por el porte de ese tipo de armas.

Este miércoles Bogotá amaneció con una noticia que ha causado indignación entre los ciudadanos. En video quedó registrado el procedimiento policial en el cual el abogado Javier Ordóñez, un hombre de 46 años, fue inmovilizado por dos uniformados que, en repetidas ocasiones, le aplicaron varias descargas eléctricas con una 'taser'.

(En contexto: Un hombre murió en medio de un procedimiento de la policía con 'taser')

"Por favor, no más", decía el ciudadano cada vez que un uniformado accionaba la pistola eléctrica sobre su cuerpo. Pese a que el hombre les pedía detenerse y algunos vecinos trataban de intervenir, los dos agentes continuaron.

Después de la agresión, Ordóñez fue trasladado a la Clínica Santa María del Lago, donde falleció. 

¿Qué efectos tienen en el cuerpo las descargas con 'taser'?

Para responder ese interrogante, a continuación reproducimos un texto del doctor Carlos Francisco Fernández, editor de la Unidad de Salud de El Tiempo, que fue escrito en el año 2014, cuando se anunció que los cuadrantes de la Policía en Bogotá tendrían 100 de estas pistolas eléctricas:

Si de usos como el que las autoridades buscan darles a las pistolas 'taser' (o pistolas eléctricas) se trata, hay que empezar por entender que el efecto de la corriente eléctrica depende de su intensidad, y no del voltaje. Se considera que una descarga tiene efectos graves en el organismo cuando está por encima de los 50 miliamperios.

Al aplicar al cuerpo humano corrientes bajas, de 1 miliamperio, producirán un leve hormigueo en la zona de contacto. Si se aplican corrientes de entre 1 y 10 miliamperios se pueden producir contracciones musculares (incluso en estructuras grandes y de soporte como los músculos de las piernas o de los brazos), que se aprecian como movimientos involuntarios. En caso de mantenerse el contacto, la contracción permanente se identifica como una parálisis. Con estas corrientes no existirían efectos perjudiciales para la salud en exposiciones cortas.

(Le recomendamos leer: El relato de familiares y amigos de víctima de procedimiento policial)

A partir de intensidades de 50 miliamperios, las contracciones pueden afectar todos los músculos, incluidos los respiratorios. Si el contacto se prolonga se puede producir asfixia por contracción sostenida de los músculos de la respiración que, consecuentemente, puede llevar a paros cardíacos.

Son definitivamente letales las descargas de corriente alterna, y con contacto de al menos un segundo, con intensidades de entre 75 y 100 miliamperios. Ellas hacen que el corazón altere su ritmo y se produzca lo que se conoce como fibrilación ventricular (el corazón es incapaz de bombear sangre), lo cual es incompatible con la vida, así el contacto sea por tiempo mínimo.

En ese sentido, lo importante es conocer la intensidad de la corriente que una 'taser' aplica al cuerpo humano. Es una cifra que nunca aparece cuando se habla de este instrumento. 

(Además: Fiscalía priorizó investigación por muerte de abogado en Bogotá)

Vale anotar que intensidades de entre 2 y 5 miliamperios (que es la que se cree que descarga esta pistola) no serían letales en teoría; sin embargo, en personas susceptibles (como aquellas con factores de riesgo cardiaco, arritmias o que usan marcapasos) pueden generar alteraciones serias.

Hay que tener en cuenta que si la corriente, así sea de baja intensidad, se aplica directamente y a corta distancia en estructuras como los ojos, el cuello, los oídos e incluso en algunas mucosas, como la boca, o estructuras frágiles, como los genitales, el daño puede ser severo.

En esto, cabe recordar que en agosto del 2013, el grafitero colombiano de 18 años Israel Hernández-Llach murió después de recibir, durante un intento de arresto, un disparo de una pistola eléctrica taser accionada por un integrante del cuerpo de Policía de Miami Beach, Florida (Estados Unidos).

‘Reefa’, como se le conocía, murió de un paro cardíaco tras la “descarga del dispositivo de energía”, según informes forenses. El polémico caso que se presentó en ese entonces y ahora con el que sucedió en Bogotá este miércoles se abre de nuevo el debate sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades por el porte de ese tipo de armas.

(Podría interesarle: El cortocircuito entre la alcaldesa y la Policía)

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Editor Unidad de Salud

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.