Secciones
Síguenos en:
Entre los testículos y el cerebro / Sexo con Esther
Acusan a rapero de cortarle el pene a un hombre

Lo más absurdo del caso es que la víctima habría acordado la mutilación con Beltrán.

Foto:

iStock

Entre los testículos y el cerebro / Sexo con Esther

FOTO:

iStock

Un estudio reveló que estos dos órganos comparten un gran número de genes y proteínas.

El cerebro es el órgano más parecido a los testículos, de acuerdo con una investigación que acaba de ser publicada en la revista de ‘The Royal Society’, en el que se aclara que estos dos órganos comparten un gran número de genes y proteínas. De hecho, según la investigación hecha en la Universidad de Aveiro, en Portugal, al comparar las proteínas de 33 tejidos distintos, entre los que estaban el cerebro, los pulmones, el corazón, el útero y los ovarios, entre otros, encontraron que los apéndices masculinos y el órgano del pensamiento tienen más de 13.000 proteínas en común, que en su mayoría están involucradas en el crecimiento y desarrollo fisular y en la comunicación entre las células.

Por su parte, al mirar la expresión de más de casi 34.000 genes en 15 tejidos, también se encontró que el cerebro y los órganos viriles compartían el mayor volumen de las manifestaciones de los genes que cualifican y cuantifican las características del organismo.

(Lea también: La vagina y el cigarrillo)

Como es natural, los estudiosos se dieron a la tarea de escudriñar las semejanzas entre las neuronas y los espermatozoides y hallaron, sorprendentemente, que estos dos tipos de células utilizan procesos similares en algunas funciones específicas, por lo que plantean que esto requiere mayor investigación. Lo cierto es que estos descubrimientos plantean inquietudes que empiezan por no tener claro los mecanismos por los cuales estos dos órganos tan distintos y distantes llegaron a ser tan parecidos, aunque se presume que por sus características pudieron formar parte en el proceso con el cual se ha logrado la consolidación de la especie humana.

Más allá de una información curiosa, estos hallazgos muestran la maravillosa –no se puede calificar de otra forma– dimensión biológica del organismo humano, de la cual aún queda mucho por descubrir.

(Le puede interesar: Eyaculación a 45 kilómetros por hora y otros datos)

Por ahora me quedo con estas semejanzas con las que de manera ligera podría entender por qué algunos señores al pensar, parece que tienen el cerebro en otra parte. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.