El estrés, una de las causas de la sordera súbita

El estrés, una de las causas de la sordera súbita

Personas entre 45 y 50 años, son las más propensos a sufrir esta enfermedad.

Sordera

La sordera súbita se cataloga de esta manera debido a que es de más de 30 decibeles y aparece en menos de 72 horas.

Foto:

123rf

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de octubre 2019 , 06:21 p.m.

Si está en medio del tráfico de la ciudad, en medio del ruido exacerbado de los carros pitando por todas partes, de repente escucha un pitido en su oído y luego el silencio, seguramente ha sido sorprendido por la sordera súbita o hipoacusia sensorial súbita.

Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40 decibeles en el oído con mejor audición en los adultos y superior a 30 decibeles, en el caso de los niños.

Por lo regular, esta pérdida se produce de forma rápida e inexplicable y puede suceder de forma instantánea o en el transcurso de algunos días, frecuentemente solo afecta a uno de los oídos y ocurre porque algo dejo de funcionar en los órganos sensoriales del oído interno.

Los casos bilaterales o de los dos oídos son muy esporádicos. Puede ocurrir cuando existe un tema sindrómico genético, en donde a cierta edad se puede manifestar la hipoacusia”, comenta Jonathan Bareño, fonoaudiólogo de MED-EL.

¿Cómo darse cuenta de que ello? Fácil: ningún sonido lo alerta, ve la necesidad de subirle demasiado al volumen del televisor o radio e incluso, olor acompañado de supuración y sangrado. Ante alguno de estos síntomas, hay que correr a hacerse una audiometría o logoaudiometría.

La sordera súbita se cataloga de esta manera debido a que es de más de 30 decibeles y aparece en menos de 72 horas muchas veces en pacientes que no habían presentado problemas en su audición. Una hipoacusia en este nivel de volumen equivaldría a escuchar una conversación normal como si fuera un susurro, con base en la información NIDCD. Aquí algunas de las razones principales y que representan cerca de 10 % de los diagnósticos: trauma en la cabeza, enfermedades autoinmunitarias, exposición a medicamentos, hipertensión, problemas de circulación de la sangre e incluso, estrés.

“La hipoacusia súbita se presenta en ambientes con mucha exposición al ruido, mucho estrés (genera compresión de los vasos sanguíneos que dan nutrientes a una parte del oído) o por ejemplo, enfermedades bacterianas. Debe ser tratadas en las siguientes 24 horas a la pérdida para aminorar las consecuencias”, comenta Bareño.

Dos de las posibles soluciones para quienes presentan hipoacusia neurosensorial súbita son el implante de oído medio, donde se estimulan las estructuras del oído medio y así se pueda proporcionar una percepción del sonido en las altas frecuencias en los casos de que la hipoacusia sea de leve a severa, mientras que para los pacientes con pérdida de severa a profunda, el implante coclear es la opción donde se ayudará a restaurar el sentido de la audición. Este tipo de implante es el único dispositivo médico capaz de sustituir a un sentido.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.