¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Salud

Dignidad para los foráneos / Opinión

Según datos de Migración Colombia, en el país hay 1'500.000 venezolanos.

Según datos de Migración Colombia, en el país hay 1'500.000 venezolanos.

Foto:Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

La Constitución de Colombia garantiza cobertura universal para los residentes en Colombia.

Aunque no hay cifras exactas, hablar de una población que sobrepasa los 300.000 ciudadanos venezolanos radicados recientemente en Colombia, por causa de la situación de su país, exige algo más que una mirada curiosa o soluciones superficiales y de corto plazo, en temas de salud, para estas personas.
Para empezar, hay que decir que la mayoría son de escasos recursos y que se han establecido en el país en busca de mejores condiciones laborales o emocionales para sus familias, lo que, dada su situación de irregulares, los convierte en presas fáciles de abusadores y explotadores, quienes, aprovechando su vulnerabilidad, los toman como mano de obra barata y vinculándolos al trabajo de manera fraudulenta y sin proporcionarles la afiliación al sistema de seguridad social.
Pero la condición es peor para aquellos que ni siquiera pueden conseguir trabajo, porque son personas que deambulan en un contexto en el que sus condiciones premórbidas y sus factores de riesgo se multiplican por los ambientes precarios en los circulan.
En otras palabras, hablamos de personas potencialmente enfermas de todas las edades a las que de ninguna manera se les puede dar la espalda y menos cuando la misma Constitución garantiza, al amparo del derecho fundamental a la salud de la Ley Estatutaria, la cobertura universal para todos los habitantes o residentes del territorio colombiano. Esto se traduce en que, independientemente del estatus, estas personas viven en el país.
En concreto, deben ser amparadas mientras estén aquí y en el marco de esta normatividad se debe legalizar su situación frente al sistema de seguridad social, especialmente, en salud. En otras palabras deben estar afiliadas al mismo, bien al régimen contributivo (con todos los beneficios) quienes estén trabajando y al subsidiado si carecen de empleo.
Aquí no hay duda. No debe haber equívocos. Pero, en ese contexto, la pregunta es quién debe financiar la atención de esta población que no cuenta con recursos. Una inquietud que toma relevancia, si se tiene en cuenta que el sistema de salud atraviesa una profunda crisis financiera. Y su respuesta debe ser inmediata en medio del reto en que se convierte por parte de las autoridades sanitarias y diligencias diplomáticas.
Es mandatorio que se busquen fuentes de financiación especificas para cubrir a esta para esta población y dadas las características de este desplazamiento es justo que organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional para la Migraciones, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Unicef, las bancas multilaterales, las fundaciones humanitarias y altruistas como los Rotarios Internacionales, hasta la Fundación de Bill y Melinda Gates y cuanta oenegé salta siempre a sacar pecho en estos casos, se pronuncien a favor de estás personas. Ellos y otros, deberían pensar en hacer aportes a esta causa que es más que humanitaria y que roza directamente la dignidad.
El objetivo es único: crear un fondo especial para que los venezolanos no se conviertan en una carga que termine por desbalancear la ya inestables y famélicas finanzas y sean atendidos integralmente. La propuesta puede parecer absurda, pero lo es mucho más desamparar a esta población que hoy puede estar, como ya se ha demostrado , en la mira de avivatos que empeoran su condición. Los ministerios de salud, de trabajo y de relaciones exteriores y la propia Presidencia de la Republica tienen la palabra, en virtud a qué son los llamados a liderar acciones a favor de ellos.
Carlos Francisco Fernández
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO