Niños, publicidad de comida chatarra y obesidad: un cóctel peligroso

Niños, publicidad de comida chatarra y obesidad: un cóctel peligroso

En el día mundial de la obesidad piden que la industria deje de promocionar sus productos a niños.

Comida chatarra

En Colombia, el 30 por ciento de los niños de 6 a 12 años tienen exceso de peso, según los datos oficiales más recientes.

Foto:

iStock

Por: Unidad de Salud
03 de marzo 2020 , 09:10 p. m.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido en varias ocasiones sobre los efectos negativos que tiene para el desarrollo de los niños la publicidad de comestibles y bebidas no saludables dirigida a ellos.

De hecho, hace pocas semanas un informe histórico desarrollado por una comisión de más de 40 expertos de la OMS, Unicef y la prestigiosa revista The Lancet advirtió que este tema, junto a la degradación ecológica y el cambio climático, es una de las grandes amenazas para el futuro de los niños.

En concreto, en el informe ‘¿Qué futuro les espera a los niños del mundo?’ se aborda la creciente preocupación por las prácticas de comercialización explotadoras que empujan a los niños a consumir comida rápida muy procesada, bebidas azucaradas, alcohol y tabaco, lo que de fondo los hace víctimas potenciales del sobrepeso y la obesidad.

“Se calcula que alrededor de 250 millones de niños menores de cinco años de países de ingresos bajos y medios corren el riesgo de no alcanzar su potencial de desarrollo sobre la base de medidas indirectas del retraso del crecimiento y la pobreza. Sin embargo, lo que es aún más preocupante es que todos los niños del mundo se enfrentan ahora a las amenazas existenciales del cambio climático y las presiones comerciales”, señaló el documento.

Y para dimensionar el tema de la publicidad irresponsable, el informe indica que en algunos países los niños ven hasta 30.000 anuncios de televisión en un solo año.

Esta exposición de los niños a la publicidad de comida chatarra y bebidas azucaradas se asocia directamente con la compra de alimentos no saludables, el sobrepeso y la obesidad, según recoge el mismo documento. Prueba de ello es que el número de niños y adolescentes obesos pasó de 11 millones en 1975 a 124 millones en 2016; es decir, se incrementó 11 veces, “con graves costos individuales y sociales”.

Cifras alarmantes

A propósito del día mundial de la obesidad, que celebra cada 4 de marzo, la Unicef dio a conocer las cifras regionales más recientes sobre este problema.

Para el 2018 el 30 por ciento de los niños y niñas entre 5 y 19 años en América Latina y el Caribe estaban afectados por el sobrepeso y la obesidad, según el reporte de Unicef. En Colombia, tres de cada diez escolares de 6 a 12 años tienen exceso de peso y dos de cada diez adolescentes lo presentan, siendo más frecuente el sobrepeso en mujeres adolescentes.

Así mismo, siete de cada diez niñas y niños entre 6 y 12 años permanecen más de dos horas al día frente a una pantalla, siendo un 7 por ciento más en hombres que en mujeres y ocho de cada diez adolescentes permanecen más de dos horas al día frente a una pantalla, siendo similar este comportamiento entre hombres y mujeres.

Un estudio latinoamericano

En enero pasado, investigadores de las universidades Javeriana, Nacional, Kansas y Washington, bajo el liderazgo de la investigadora Manuela Chemas, presentaron una revisión de la evidencia existente (37 estudios) acerca de la promoción y publicidad de alimentos, comestibles y bebidas en América Latina en los últimos 15 años, que fue publicada en la Revista de Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo.

Luis Fernando Gómez Gutiérrez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana y uno de los autores, explica que entre los principales hallazgos de este trabajo está que la mayoría de los productos publicitados en la región a través de canales de televisión correspondía a comestibles ultra-procesados con altos contenidos de azúcares adicionados, sodio y grasas saturadas. Y que en paralelo la publicidad de frutas, verduras y leguminosas fue marginal.

“Los comestibles publicitados en televisión en franjas infantiles tenían menor calidad nutricional con respecto a los promocionados en programas con predominio de audiencias adultas. Varios estudios, además, encontraron que la población infantil realizaba una interpretación literal de las imágenes que aparecían en el empaque de los comestibles”.

Gómez indicó que, de acuerdo con la evidencia, la exposición a la publicidad de comestibles no saludables en entornos alimentarios de barrio o cerca de escuelas y colegios estaba relacionada con un deterioro en los patrones de alimentación en la población infantil.

El investigador lamentó que el tema de la publicidad dirigida a niños no se hubiese incluido en el anuncio que la semana pasada hizo el Ministerio de Salud, según el cual se incorporarán a los productos ultraprocesados sellos frontales de advertencia.

Gómez respondió algunas preguntas sobre esta investigación a la Unidad de Salud de EL TIEMPO.

¿Cuál es el principal desafío en términos de salud pública que identificaron?

La población infantil es extremadamente vulnerable a la publicidad y promoción de productos comestibles y bebidas no saludables. Desde una perspectiva del neurodesarrollo, la población infantil no reconoce las intenciones comerciales que existen detrás de las estrategias de marketing, carecen de conocimiento nutricional y están altamente motivados en recibir gratificación inmediata, sin sopesar las consecuencias que tienen los comportamientos a largo plazo.

La industria utiliza múltiples canales de marketing para promocionar sus productos y sus estrategias rebasan el control de los gobiernos. Esta situación exige una respuesta integral que incluya acciones para eliminar la publicidad de comestibles no saludables en cada país y, adicionalmente, acuerdos transnacionales para regular el marketing digital y la publicidad televisiva en canales internacionales.

¿Por qué son engañosos algunos paquetes que hicieron parte de la revisión?

La publicidad incluye las imágenes y mensajes que aparecen en los paquetes de comestibles y bebidas.

Nuestro estudio encontró que el uso de personajes infantiles en los paquetes de comestibles es una de las estrategias de marketing más utilizadas por la industria en América Latina. La evidencia indica que la industria muestra el consumo de alimentos y bebidas no saludables como algo divertido y excitante o recurre a mensajes ambiguos donde se estimula el consumo de comestibles de bajo valor nutricional y medidas saludables como la actividad física. Estas estrategias refuerzan la lealtad de marca a muy temprana edad, lo cual representa para la industria la posibilidad de garantizar ingresos financieros permanentes a largo plazo.

¿Qué recomendaciones hacen en términos de políticas públicas?

Los principios básicos para desarrollar regulaciones efectivas incluyen que se haga imperativo el desarrollo de políticas estatutarias con organismos de regulación gubernamentales e independientes que permitan tanto el seguimiento como la evaluación del impacto en salud. Las medidas parciales son ineficaces. La industria encontrará maneras de evitar las restricciones y tiene los recursos para lograr el mismo alcance en los consumidores, a través de canales alternativos.

Está claro que la autorregulación de la industria no funciona. Las disposiciones son a menudo débiles, la participación es voluntaria y las reglas y las sanciones no son lo suficientemente fuertes como para garantizar el cumplimiento, sin contar que los organismos regulatorios carecen de plena objetividad.

Por eso las medidas deben incluir todos los canales, incluyendo el marketing digital y todo tipo de técnicas. Lo grave es que como respuesta a las regulaciones a medios televisivos, la industria ha optado por un incremento en el marketing digital (vía online, teléfonos móviles y redes sociales).

La exposición a la publicidad de comestibles no saludables en entornos alimentarios estaba relacionada con un deterioro en los patrones de alimentación en la población infantil

¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos de estas exposiciones?

La evidencia indica que la exposición a marketing de comestibles y bebidas no saludables disminuye el efecto protector de tener padres con patrones de alimentación saludables. Por otra parte, la población infantil está altamente expuesta a la publicidad por fuera del ámbito familiar. Es una situación en la cual los padres tienen muy poco control, lo cual exige la implementación de acciones políticas por parte de los diferentes niveles gubernamentales.

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.