Secciones
Síguenos en:
Descubren pieza clave en el rompecabezas llamado ansiedad
Ansiedad

La ansiedad es un trastorno mental frecuente. Algunos síntomas son sensación de amenaza, vacío, agobio, extrañeza y frustración.

Foto:

iStock

Descubren pieza clave en el rompecabezas llamado ansiedad

Investigadores desentrañaron el mecanismo cerebral que regula esta enfermedad.

La ansiedad es una de las enfermedades con mayor prevalencia en la población mundial y las previsiones apuntan además que la pandemia va a multiplicar el número de casos, pero un grupo de investigadores ha conseguido desentrañar, en modelos animales, el mecanismo cerebral que regula este trastorno mental.

Un equipo internacional de investigadores, pertenecientes a la Universidad Autónoma de Madrid y al Collège de France, describieron por primera vez cómo una proteína (llamada OTX2) regula el comportamiento nervioso en ratones adultos y ha abierto así la puerta para conocer mejor la ansiedad y cómo está regulada en individuos a través de vías hasta ahora desconocidas.

El investigador Javier Gilabert, quien lideró el equipo de la UAM que participó en la investigación publicada en la revista 'Molecular Psychiatry' del grupo Nature, indicó que la ciencia ya conocía la implicación de esa proteína en procesos de aprendizaje y de plasticidad neuronal y se había observado también que intervenía en la susceptibilidad a padecer comportamientos depresivos. Pero insistió en que se desconocía su intervención en la regulación de la ansiedad.

Los resultados, según informó la Universidad Autónoma de Madrid, se lograron mediante estudios en ratones mutantes que fueron sometidos a diferentes pruebas de comportamiento con el fin de determinar su respuesta al ambiente, y junto con esos ensayos los investigadores realizaron estudios genéticos y de tejidos en diferentes áreas del cerebro.

(Lea también: Estos consejos podrían ayudarle con la ansiedad)

El estudio

Javier Gilabert explicó que el estudio logró comprobar que cuando los ratones expresan menos cantidad de esta proteína (la OTX2), se produce un efecto ansiolítico, y cuando expresan más cantidad, se produce el efecto contrario.

“No conocemos con exactitud el mecanismo por el cual esto sucede, pero sabemos que, de alguna forma, la cantidad de proteína condiciona la respuesta a las situaciones estresantes”, precisó el investigador.

Y apuntó las diferentes estrategias que utilizaron durante los ensayos en el laboratorio con los modelos animales, que se completaron con una infección cerebral mediante virus modificados para poder comparar los efectos en diferentes modelos y para estar seguros de que el fenotipo observado se repetía en las diversas condiciones.

(Consulte: Claves para cuidar la salud mental y manejar la ansiedad)

Hacia el futuro

Los investigadores subrayaron el interés ahora de continuar con estudios que ayuden a entender ese mecanismo de una forma más precisa y de hacer comprobaciones en mamíferos con cerebros más complejos antes de inferir implicaciones en humanos.

El experto explicó que esta proteína podría ser una buena diana terapéutica y facilitar el efecto de muchos fármacos que se están utilizando en la actualidad para el tratamiento de algunos trastornos mentales, pero recalcó la importancia de hacer más estudios en animales superiores.

Y si bien la ansiedad, como todos los trastornos mentales, enfrenta el estigma social que dificultan su diagnóstico y tratamiento, Javier Gilabert destaca la importancia de estos descubrimientos científicos y señala lo relevante que es normalizar las enfermedades mentales “como normalizamos la diabetes o el cáncer”, y visibilizar este tipo de trastornos para derribar las barreras sociales que todavía existen.

(Le recomendamos: Rutinas físicas para bajar el nivel de ansiedad)

Durante muchos años, la enfermedad mental ha sido menospreciada por la sociedad

“Durante muchos años, la enfermedad mental ha sido menospreciada por la sociedad”, afirmó el investigador, y advirtió que estas enfermedades son de las más incapacitantes para el individuo “y de las que más cuesta salir”.

Insiste por ello en la necesidad de avanzar en la investigación y el tratamiento de este tipo de enfermedades y de normalizar la visita al psicólogo o al psiquiatra “para tratarlas y atajarlas, en la medida de lo posible”; igualmente, en la importancia de que aumente la conciencia social sobre la relevancia de la terapia mental y de que esta sea accesible a todos los ciudadanos.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.