Secciones
Síguenos en:
Covid-19, semen y espermatozoides / Sexo con Esther
Sexo

Hasta ahora no se ha encontrado con certeza la presencia del virus pandémico en el semen.

Foto:

iStock

Covid-19, semen y espermatozoides / Sexo con Esther

Sin intención de alarmar, vale la pena referenciar el impacto que este tiene sobre la fertilidad.

Sin intención de alarmar –más en un horizonte marcado por las vacunas–, vale la pena referenciar el impacto que el covid-19 tiene sobre la fertilidad, de acuerdo con algunos estudios recién publicados.

El asunto es que la revista ‘Reproduction’ da a conocer que la infección pandémica puede afectar la calidad del semen y, consecuentemente, su capacidad para fecundar un óvulo. Aunque esto hay que mirarlo con cautela, dado que no se puede generalizar, lo cierto es que puede haber una asociación en algunos casos con estos desenlaces. Lo que no quiere decir, de ninguna manera, que todos los afectados por covid-19 van a quedar sin descendencia.

(Lea también: Planta baja libre de contagios)

Aunque los investigadores responsables del artículo aseguran que “la infección por covid-19 causa un deterioro significativo de la función reproductiva masculina”, eso no es exclusivo del nuevo coronavirus y menos que sea permanente. De hecho, muchos virus que invaden el cuerpo –inclusive desde la gripa normal– pueden llegar a mermar la cantidad de espermatozoides por algún tiempo, que hasta se puede medir en meses.

En ese sentido, no se podría afirmar de manera absoluta que una situación similar en este momento pueda ser achacada exclusivamente al covid-19. Lo anterior sin dejar de lado que hasta ahora no se ha encontrado con certeza la presencia del virus pandémico en el semen, lo que no impide estar alerta, dado que los efectos generales del SARS-Cov-2, hasta ahora se están conociendo.

(Le puede interesar: Esto duran los orgasmo)

En tal sentido, no sobra estar pendientes de que otros estudios que se realizan con enfermos graves y sus consecuencias sobre la capacidad reproductiva empiezan a dar luces y más ahora, cuando no poca gente da como válido el mito de que las vacunas podrían afectar esta capacidad, lo cual terminaría por confundir más la situación. En concreto, lo mejor es prevenir, mientras la pandemia siga su comparsa y esperar que la ciencia dentro de un marco de evidencia nos de las respuestas que necesitamos, porque por ahora frente a esto no hay verdades absolutas. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.