Coronavirus: medidas drásticas y tempranas, la mejor vacuna

Coronavirus: medidas drásticas y tempranas, la mejor vacuna

Restricciones de viajes, el distanciamiento social y las cuarentenas sirven para frenar el virus.

Medidas ante el coronavirus

Las estrategias de cuarentena y las medidas de higiene en zonas públicas, claves para el control de la pandemia en varios países.

Foto:

Sam Yeh. AFP

Por: Carlos F. Fernández y Ronny Suárez
15 de marzo 2020 , 03:19 p.m.

"Europa es el epicentro de la pandemia del nuevo coronavirus”, indicó el viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una declaración que da cuenta del presente de la expansión del virus surgido en China y que cambió radicalmente la forma como las Américas enfrentan esta amenaza, que crece rápidamente en esta parte del mundo.

De hecho, de los 24 casos confirmados al cierre de esta edición en Colombia, 13 eran importados, es decir, fueron adquiridos en el Viejo Continente, específicamente en España e Italia

Esta realidad ubica al país aún en la llamada fase de contención de la epidemia, en la que el Gobierno ha tomado decisiones como prohibir la entrada de viajeros extranjeros y no residentes que hayan estado en Europa y Asia en los últimos 14 días, cerrar las fronteras con Venezuela, cancelar los eventos masivos de más de 500 personas y prohibir el desembarco de turistas de cruceros, todo en el marco de una emergencia sanitaria derivada de la declaración de pandemia que hizo el miércoles la OMS.

Pero no son pocas las voces que urgen a las autoridades nacionales a tomar medidas más drásticas, ceñidas a la evidencia científica y a la experiencia de otros países, que han resultado exitosas para el manejo de los brotes.

Y en tal sentido, el consenso de expertos sanitarios parece ser que la expansión del virus podría haber sido contenida hace algunas semanas si se hubiera tomado en serio la experiencia de China, que en su evolución dio tiempo para actuar, proporcionando una ventaja que el mundo occidental parece haber desperdiciado.

Para la muestra está que se entró a una fase de pandemia que será seguida por otra de recurrencia estacional (será endémica, como otros virus) a menos que se encuentre una vacuna específica, lo cual no ocurrirá antes de 18 meses, según señala el infectólogo Carlos Álvarez, expresidente de la Asociación Colombiana de Infectología.

Lo que preocupa

Aunque algunas personas han calificado los efectos del nuevo coronavirus como una gripa normal, la verdadera preocupación se fundamenta en su tasa de letalidad, que, según la propia OMS, es de 3,5 por ciento, en promedio, en todas las edades, con una evidencia de la cual se infiere claramente que las personas de más de 60 años y con alguna afectación subyacente de salud son las más afectadas. Tanto que por encima de los 80 años, la letalidad es del 14,8 por ciento.

Según César Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, la inquietud se siembra en cuántas personas mata este virus, y al respecto hay que decir que en un comienzo se pensó que ese 3,5 por ciento era una cifra exagerada; sin embargo, a medida que el coronavirus salió de China y se extendió por otros países, esta se consolidó en su verdadera dimensión.

“Los números más optimistas están en Corea del Sur, con una tasa de 0,7 por ciento de muertes, un nivel que se ha relacionado con una media de edad más baja que la de otros países. No obstante, análisis más realistas muestran que el resultado, a diferencia de otros más dramáticos, se fundamenta en que este país asiático ha actuado en la dirección correcta desde el principio del brote”, expone el infectólogo Álvarez.

Los números más optimistas están en Corea del Sur, con una tasa de 0,7 por ciento de muertes, un nivel que se ha relacionado con una media de edad más baja que la de otros países

El secreto de Corea

Kyounghae Kim, cónsul de la embajada de la República de Corea en Colombia, le explicó a este diario que la respuesta inmediata de las autoridades sanitarias de su país, con un apoyo consciente de toda la sociedad, ha sido fundamental.

Y en ese sentido emprendieron una campaña masiva para examinar a la población, independiente de si tenían síntomas o no y “en un marco de transparencia absoluta” que permitió hacer pruebas masivas para detectar el virus sin siquiera tener que consultar o salir de sus oficinas.

Corea es capaz de procesar hasta 15.000 pruebas de diagnóstico por día, y el número total ya ha alcanzado 190.000. Si los médicos sospechan de un caso de covid-19, pueden proceder con las pruebas sin restricción. Por supuesto, la prueba se realiza de forma gratuita”, dijo el diplomático.

A pesar de lo nuevo, argumenta Álvarez, este coronavirus permite que medidas decididas como las aplicadas por Corea para reducir su transmisión también disminuyen de manera significativa el promedio de partículas virales que producen la enfermedad, de tal forma que se impacten directamente la gravedad de la enfermedad y las tasas globales de mortalidad.

Esto parece demostrarse con lo sucedido en Corea, donde, a pesar de confirmarse 8.000 infectados, el número de muertes es apenas de 66. Estos resultados, remata Kim, han sido la confluencia de la confianza de las instituciones, las acciones decididas y seguras, la disciplina de un pueblo que sabe que debe cuidarse y el soporte tecnológico de última generación.

(Lea también: Las claves del éxito de Corea del Sur en su lucha contra coronavirus)

Y es que el problema de la no contención puede ser tan grave que, incluso con una tasa de letalidad por debajo del uno por ciento, con la declaración de una pandemia sus resultados globales podrían ser muchas veces más altos que los de la gripa común. Esto en razón de que con la situación actual de la epidemia, muchas más personas estarán infectadas y, por supuesto, quienes se enfermen con mayor severidad serían también un número mayor.

Pero las tasas de letalidad en la expansión del nuevo coronavirus no son el único factor que preocupa. Con una infección masiva, bajo la premisa de que entre el 10 y el 20 por ciento de los casos requieren hospitalización y cuidados intensivos con periodos que oscilan entre 15 y 20 días en promedio de ocupación de una cama, esta demanda resulta insostenible para cualquier sistema de salud.

Aplanar la curva

El curso de una epidemia está conformado por una variable que representa el número de infectados y el tiempo que transcurre desde el primer caso.

Si este número es alto, la cantidad de personas infectadas subiría rápidamente, generando un pico hasta que no tenga más personas para afectar, y después empieza a descender.

Ahora, si la curva es baja y el número de casos nuevos se distancia en el tiempo, la curva de expansión de la epidemia tiende a aplanarse, permitiéndoles a los sistemas de salud actuar de manera más efectiva, evitando colapsos y garantizando mayor supervivencia.

“Achatar la curva evita la saturación de los hospitales y centros de salud, hace manejables los impactos sobre la economía y permite ganar tiempo para desarrollar la vacuna o tratamientos contra la enfermedad”, explica el infectólogo Álvarez.

En esa tarea de aplanar la curva se encuentran hoy por hoy las autoridades sanitarias de todo el mundo. “Se busca pasar rápidamente de la etapa de contención de la epidemia con medidas no restrictivas, como el autocuidado, a la de mitigación para poder aplicar de manera profusa la cuarentena, el distanciamiento social, el aislamiento de las poblaciones afectadas y la suspensión de viajes”, afirma Hernando Nieto, expresidente de la Asociación de Colombiana de Salud Pública.

Esto justamente fue lo que se logró en China, lo cual se ha convertido en un estímulo para las medidas en los países donde el coronavirus empieza a entenderse.

Un estudio publicado esta semana en 'The Lancet' por investigadores chinos encontró que la transmisión del coronavirus disminuyó en Wuhan a finales de enero, en coincidencia con la restricción de viajes y movilidad en esa región.

En concreto, el número de infecciones por cada paciente pasó de 2,35 a 1,05 solo en una semana después de la medida. En ese sentido, los científicos infieren que esta decisión reduce en un 50 por ciento la probabilidad de transmisión en muy poco tiempo.

Otro de los países exitosos en el manejo de la epidemia tratando de aplanar la curva ha sido Taiwán, que ha tenido apenas 59 casos y 1 muerto, a pesar de estar muy ligado a China.

De hecho, un artículo en 'Journal of American Medical Association' (Jama) fundamentó sus logros en la integración que este país hizo de sus bases de datos en salud con los de migración y aduanas para hacer seguimiento a todas las personas que entraban, lo que permitió encender alertas en tiempo real basadas en la historia clínica y los síntomas de cada viajero con el simple escaneo de los códigos de reserva.

El artículo resalta que quienes ingresaron a Taiwán y fueron clasificados como de alto riesgo se sometieron a cuarentena en sus domicilios y rastreados a través de sus teléfonos celulares para garantizar el cumplimiento del aislamiento.

En Inglaterra, importantes universidades influyeron para que las autoridades sanitarias promovieran la cancelación de grandes eventos y evitar la transmisión del virus, dice Burgos, que estas medidas a gran escala solo tienen efecto si la responsabilidad individual se pone de manifiesto.

CARLOS F. FERNÁNDEZ Y RONNY SUÁREZ
UNIDAD DE SALUD
En Twitter: @SaludET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.