Un mes de esfuerzos y aprendizajes sobre la pandemia de covid-19

Un mes de esfuerzos y aprendizajes sobre la pandemia de covid-19

Este domingo se cumple un mes desde el primer caso en Colombia. ¿Qué se ha hecho y a dónde vamos?

AUTOPLAY
Médicos contra el coronavirusLos trapos rojos en ventanas y balcones ya identifican a los más desvalidos. Gestos de solidaridad cómo estás personas que preparan un sancocho para mitigar el hambre de algunos compatriotas.
Hospital San Rafael

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Por: Carlos F. Fernández y Ronny Suárez
16 de abril 2020 , 01:10 p.m.

(Esta historia se publicó originalmente el pasado 16 de abril)

Colombia completa, oficialmente, un mes de pandemia del nuevo coronavirus, desde aquel 6 de marzo, cuando se confirmó el esperado primer caso importado en territorio nacional. Este fue el de una mujer joven que, a su vez, se convirtió en la primera recuperada de los efectos de esta amenaza que hoy tiene confinada a gran parte de la humanidad.

Cuatro semanas que parecen poco en un proceso que, tal como ha manifestado el mismo ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, será largo y que exige levantar la mirada para analizar los aciertos y desaciertos de lo vivido y, por encima de todo, hacia adelante.

Para hacer un recuento se debe empezar por decir que el país tuvo dos meses de ventaja para enfrentar la epidemia dada a conocer el 31 de diciembre por China y 36 días desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la expansión del Sars-CoV-2 como una emergencia sanitaria de interés internacional.

En rigor podría decirse que desde entonces Colombia empezó a tomar en serio su vulnerabilidad. De hecho, desde la cartera de salud y la alcaldía de Bogotá se dio inicio a medidas orientadas a hacer pedagogía en la población, controles a viajeros provenientes por donde circulaba el virus, se establecieron declaraciones de salubridad obligatorias para ellos y, en casos de sospechas, se hicieron seguimientos sanitarios.

Después de confirmado el primer caso se insistió en el distanciamiento social, en la restricción de reuniones y eventos masivos. Con trece contagiados, el 12 de marzo, el Gobierno Nacional declaró la emergencia sanitaria. Y, a mediados de mes, cuando el número de enfermos aún no llegaba a los 50, se suspendieron clases en colegios públicos y privados, se prohibió el ingreso de nacionales y no residentes. Días después se ordenó el aislamiento preventivo para mayores de 70 años y se cerraron todas las fronteras terrestres y fluviales.

Mientras tanto continuaba una carrera acelerada para acondicionar las redes hospitalarias, se ampliaba la capacidad de las unidades de cuidados intensivos y arreciaban las normas con carácter interinstitucional. El Estado se volcó a atender esta pandemia al punto de que el 25 de marzo arrancaba una cuarentena general por los mismos días en que se notificaba el primer fallecimiento en Cartagena.

El crecimiento de los casos y la evidencia de que más del 10 por ciento de ellos no tenía un nexo epidemiológico claro llevaron a que el 31 de marzo declarara que la pandemia entraba a fase de mitigación, bajo la premisa de que era un paso adecuado tras una contención que el ministro Ruiz calificó como buena. Sin embargo, aclaró que esto no era para cantar victoria porque se esperan días complejos.

Multitudes coronavirus Bogotá 1

Todavía hay muchos sectores de las grandes ciudades en donde se aglomeran muchas personas. Todo sucede en plena cuarentena

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

¿Cómo vamos?

En medio de discusiones por el escaso número de pruebas que no permiten dibujar una radiografía exacta del avance del nuevo coronavirus en el país y ante el anuncio de que en los próximos días se comenzarán a aplicar test rápidos centrados en la población y no en casos sospechosos, Luis Jorge Hernández, doctor en salud pública, dice que en el primer mes las autoridades se han enfocado “en contar casos confirmados y mortalidad, lo cual aumenta el pánico, en poner en práctica intervenciones basadas en disminuir la velocidad de transmisión y un confinamiento sin contar con una evaluación clara del impacto epidemiológico y socioeconómico de estas medidas”.

En ese sentido, considera que es hora de cambiar de estrategia. “No basta aplanar la curva, sino que se debe disponer de una vigilancia epidemiológica preventiva y anticipatoria aplicando test masivos en la población para identificar casos, aislarlos y darles importancia a grupos que pueden ser foco de infección”, asegura.

Por su parte, el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, dice que este mes ha sido de “aprendizajes, verdades y mentiras”, en el que la ciudad “ha demostrado una enorme capacidad de reacción” y “las instituciones públicas y privadas están dando una lección de coordinación, concertación y madurez”.

No basta aplanar la curva, sino que se debe disponer de una vigilancia epidemiológica preventiva y anticipatoria aplicando test masivos en la población para identificar casos

Con respecto a la preparación de las instituciones, Julio César Castellanos, director del Hospital Universitario San Ignacio, es enfático en decir que este primer mes ha servido para ajustar los procesos que permitan atender a todos los pacientes con problemas respiratorios en función de los casos de covid-19, lo que también ha reforzado la capacitación del personal en temas de protección individual y para los pacientes, además de revisar las reservas de insumos, equipos y recurso humano para atender los casos.

Finalmente, Hernando Nieto, ex presidente de la Asociación Colombiana de Salud Pública, manifiesta que si se flexibiliza cualquiera de las medidas tomadas, se puede perder lo ganado. “No queremos vivir la experiencia de otros países, y hasta tanto no se extingan las cadenas de transmisión hay que mantener el confinamiento por varias semanas garantizando una renta básica para los ciudadanos”, remata.

‘En la lucha contra el virus vamos mejor de lo esperado’
Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud

Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

3 preguntas a Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud.

¿Cuál es su balance pasado un mes desde el inicio de la pandemia en el país?

En medio de las dificultades, es algo mejor de lo esperado. Antes de la llegada del primer caso, la comunidad ya tenía claridad sobre las medidas de higiene, teníamos la capacidad para hacer las pruebas de laboratorio localmente, contábamos con un plan territorial para el control del coronavirus y estábamos alineados en los temas prioritarios con secretarías de salud, EPS y prestadores. Después del primer caso, el Gobierno tomó medidas oportunas para reducir el número de casos provenientes del exterior y contener la propagación del virus. Es prematuro sacar conclusiones, pero hoy tenemos un número relativamente bajo de pacientes en unidades de cuidados intensivos, lo que puede significar que la propagación se ha lentificado. Mientras haya disponibilidad, tenemos más chance de salvar vidas, que es nuestro principal objetivo.

¿Qué viene en términos de medidas para los próximos días?

Tenemos un conjunto de medidas posibles que iremos ajustando según las circunstancias. Esas han sido el cierre de escuelas, el aislamiento de mayores de 70 años, el aislamiento de alguna proporción de la población y la cuarentena. Como se estableció desde un comienzo, el aislamiento de los adultos mayores se mantiene, y lo más probable es que ocurra lo mismo con el cierre de escuelas. La próxima semana será crucial para definir si prorrogamos el aislamiento preventivo obligatorio o si permitimos la reanudación de ciertas actividades. La decisión dependerá fundamentalmente de la velocidad de aparición de nuevos casos y la disponibilidad de camas hospitalarias.

Un mensaje para los colombianos en este momento.

Tres mensajes. El primero es que comprendamos que, en estos momentos, el verdadero amor y el verdadero respeto por los demás debe verse reflejado en el distanciamiento físico. ‘Porque te aprecio me alejo’, si cabe expresarlo de alguna manera. Ojalá compensemos ese distanciamiento físico con mucha cercanía emocional. El segundo mensaje es que veamos esto como una oportunidad para crecer emocional, familiar o intelectualmente. Que saquemos algo provechoso de la adversidad. Y el tercer mensaje es que esto es un asunto de todos. Ninguna iniciativa del Gobierno tendrá resultados positivos sin el aporte de la ciudadanía. Hoy por hoy, quedarse en casa es la mejor manera de salvar vidas

CARLOS F. FERNÁNDEZ Y RONNY SUÁREZ
Unidad de Salud

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.