El abrazo que la covid-19 no pudo evitar

El abrazo que la covid-19 no pudo evitar

Douglas y Marlene, pareja de adultos mayores en Barranquilla, fueron más fuertes que la pandemia.

El abrazo que la covid-19 no pudo evitar

Este es el emotivo momento del reencuentro de Douglas y Marlene.

Foto:

Archivo familiar

Por: Unidad de Salud 
15 de julio 2020 , 11:27 p.m.

El tapabocas no logró ocultar esa sonrisa de felicidad que reflejaba cada rincón del rostro de don Douglas de Castro. El amor de su vida había vuelto a casa. Marlene Bulla estaba allí, de pie, aun convaleciente, pero tan vital como para ofrecer el mejor abrazo de sus vidas. El mismo que la covid-19 no pudo evitar.

En un mundo sediento de buenas noticias por esta dolorosa pandemia, esta pareja de 68 y 71 años, respectivamente, construyó una historia de amor tan fuerte que pasó por encima del virus y de varios días de hospitalización en medio del caos de una ciudad como Barranquilla, que ha visto fallecer a tantos como ellos.

(Le recomendamos: Las comorbilidades que tienen más riesgo de morir por covid-19)

“44 añitos de casados y cinco de novios”, coinciden al responder cuando se les pregunta cuánto tiempo llevan.

Douglas y Marlene se conocieron en un 'grill', como le llamaban a las discotecas de antes, relata Julisa, una de sus tres hijos. Era agosto de 1971. Fue la mejor de las coincidencias. Marlene fue al lugar como alcahueta de una amiga. Douglas, en el mismo plan con su llave. Siendo cómplices de otra pareja que no llegó a buen puerto, terminaron enamorándose a la vieja usanza, con un cortejo lleno de cartas y notas, a falta de teléfono o celulares.

Durante estas décadas -que parecen pocas cuando se les ve juntos- se hicieron padres de tres hijos, levantaron empresa, celebraron triunfos y lloraron derrotas. Pero pocos eventos tan conmovedores para esta familia como el que vivieron por culpa del coronavirus.

(Lea también: Lo que se sabe sobre la vacuna para covid-19 que entra a fase final)

“Pasamos por momentos muy angustiantes, además las noticias no me daban esperanzas, tantos muertos, tantos contagios. Pero mis oraciones, las oraciones de mi familia, amigos y otros la hicieron más fuerte, más protegida por Dios”, asegura Julisa.

La hija recuerda que los primeros síntomas para doña Marlene aparecieron el fin de semana del 20 de junio. La señora lo tomó como un resfriado normal y se cuidó con las medicinas habituales para esos casos. Sin embargo, las manifestaciones persistían y por eso la familia decidió pagar una prueba molecular particular que tardó 10 días en dar resultados.

(Le puede interesar: Claudia López le presentaría a Duque propuesta de cuarentena general)

El abrazo que la covid-19 no pudo evitar

Douglas y Marlene se conocieron en un 'grill', como le llamaban a las discotecas de antes.

Foto:

Archivo familiar

“El jueves 25 de junio la cosa se complicó. No queríamos llevarla a urgencias, pues el panorama no pintaba bien con enfermos por todo lado”, dice Julisa y agrega que al final la pareja de esposos decidió ir la clínica La Asunción. Allí los atendieron, les hicieron la prueba nuevamente y los regresaron a casa.

“El 27 de junio no veíamos nada de mejoría con mi mamá, al contrario, menos quería comer ni hablar, no quería ni levantarse al baño. Estaba ‘echada a morir’. Su estado de ánimo era nulo, no abría los ojos, su respiración era agitada, si se movía se agitaba más, tosía seco, no hablaba, todo el tiempo estaba dormida”, escribió Julisa en una de sus redes sociales.

La familia De Castro decidió regresar a la clínica, esta vez con la intención de dejarla internada. Ese viaje representó 17 días de doña Marlene en hospitalización, algo que nunca se imaginaron. “Mi mamá jamás pisó UCI porque cuando le hicieron el examen del oxígeno en la sangre lo tenía bajo, pero los médicos actuaron rápido y eficientes y le pusieron la medicina adecuada”, asegura Julisa.

(Lea también: Los seis errores que pueden resultar mortales en la pandemia)

El abrazo que la covid-19 no pudo evitar

El lunes pasado doña Marlene salió de la clínica. Este fue el momento del esperado abrazo con su esposo, Douglas.

Foto:

Archivo familiar

Al tiempo, salieron los resultados positivos de covid-19 para ella y para don Douglas, quien fue asintomático, pero generó un temor grande al ser hipertenso y paciente anticoagulante.

Durante todo ese tiempo de hospitalización, cuando el amor de su vida estaba conectado a unos aparatos imposibles de entender, don Douglas, muy creyente, permanecía día y noche oyendo alabanzas en su cuarto, enviando oraciones al grupo de la familia para que todo saliera bien.

El lunes pasado doña Marlene salió de la clínica. De ese día solo recuerda que le practicaron muchos exámenes y la puyaron muchas veces para sacarle la sangre. Y entonces el registro inmortal de un abrazo que dice más que mil palabras. Fundidos en medidas de protección, se pudieron volver a decir frente a frente lo mucho que se aman.

Más noticias de Salud:

¿A quién salvar en caso de colapso de UCI?

EE. UU. tendrá prioridad en vacuna para covid que entra a fase final

¿Una madre puede transmitir el Sars-Cov-2 a su hijo en el embarazo?

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.