Los movimientos del SARS-CoV-2 en los pequeños municipios

Los movimientos del SARS-CoV-2 en los pequeños municipios

Está en 296 localidades con menos de 100.000 habitantes. En la mayoría es riesgo.

Santa Lucia

Los habitantes de Santa Lucia, en el sur del Atlántico, saben que lavarse las manos es una de las medidas más afectivas para controlar la propagación del coronavirus.

Foto:

Archivo particular

Por: Carlos F. Fernández - Editor de Salud @SaludET
24 de mayo 2020 , 01:16 a.m.

Después de 78 días en el país, con 19.131 casos positivos y 682 muertes oficiales al cierre de esta edición, el nuevo coronavirus ya hace presencia en 29 departamentos y 338 municipios.

Los reportes nacionales muestran cifras favorables al compararlas con otros países: la tasa de afectados es de 37,98 por cada 100.000 habitantes, la de mortalidad es 1,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes y la letalidad es del 3,6 por ciento. Pero al dejar de lado los promedios y poner la lupa sobre lo que ocurre en algunas regiones se aprecian asimetrías que vale la pena tener en cuenta a la hora de los análisis y de la toma de decisiones.

Una mirada deja ver que de los 338 municipios en los que el covid-19 ha hecho presencia, 296 son localidades con menos de 100.000 habitantes (el 87,57 por ciento) y que por compartir condiciones deficitarias tienen dificultades a la hora de abordar la lucha contra la pandemia.

(Le puede interesar: Así van los contagios y muertes por covid-19 en cada departamento)

La mayoría tiene una proporción importante de población rural, altos grados de informalidad laboral, bajos niveles de educación y carencias estructurales que, en el caso de la salud, apenas alcanzan para un centro de atención de primer nivel, con dotaciones escasas, la ausencia total –al menos en el componente público– de servicios de mediana complejidad y, consecuentemente, limitaciones en personal especializado.

Para la muestra está Leticia, que no obstante ser capital de departamento, se ubica en este grupo porque tiene 49.737 habitantes y ya registra la dramática suma de 1.346 casos positivos y 47 fallecimientos. Estas cifras prácticamente colapsaron la capacidad institucional para enfrentar la situación, tanto que se requirió la presencia de las autoridades nacionales con miras a evitar una catástrofe sanitaria. Así y todo,
según el alcalde Jorge Luis Mendoza, no se ha conjurado la emergencia.


Si el referente es la tasa de casos por 100.000 habitantes, Leticia, con sus 2.706 casos, tiene 71 veces más que el promedio nacional; números que desnudan de tajo las condiciones por las que atraviesa.

(Le puede interesar: Retrato de Leticia: pueblo que llora la peor tragedia de su historia)

Cementerio de Leticia

La Alcaldía de Leticia empezó a finales de abril la construcción de 52 bóvedas nuevas, pero estás ya no dan abasto ante la cantidad de muertos.

Foto:

Alcaldía de Leticia

Lo mismo ocurre con Puerto Nariño (Amazonas), que tiene una tasa de 391 casos por 100.000 habitantes (10 veces el promedio nacional), Pueblo Viejo (Magdalena), Togüí (Boyacá), Sabanagrande, (Atlántico) y Sutamarchán (Boyacá), que al encabezar el listado de municipios pequeños con la mayor incidencia de casos de covid-19 demuestran que los estándares nacionales ocultan algunas realidades.

Gabriel Riveros, exministro de Salud, dice que estas tasas de incidencia, que multiplican la media nacional, alertan sobre la potencialidad de un virus que puede llegar a cualquier rincón del país de manera fácil y poner en riesgo a poblaciones muy vulnerables, como son las que habitan en jurisdicciones pequeñas. “Un solo caso puede ser la diferencia entre la vitalidad y la crisis en sitios como estos, por lo que hay que evitar las comparaciones en términos absolutos”, dice Riveros.

Lo que dice Riveros se refleja en las estadísticas oficiales, que registran 111 municipios con estas características en los cuales se ha presentado un solo caso. Hay otros 21 con 2 casos. Y aunque son números aparentemente bajos, sirven para que los excluyan de tajo de las características que deben cumplir los llamados municipios “no covid”, que han merecido medidas especiales frente a la cuarentena si cumplen protocolos específicos.

(Le puede interesar: Puebloviejo: cundido de covid-19 y con un alcalde que llora a su papá)

Dinámica diferente

Estos recuentos, a juicio de los expertos, merecen una evaluación en el tiempo para determinar el efecto de las políticas que han sido aplicadas para contener el avance de la pandemia e incluso determinar si requieren soportes y ayuda complementaria por parte de los gobiernos regionales y nacionales.

Son los casos, por ejemplo, de los municipios afectados en el Atlántico y Bolívar, que han presentado un crecimiento preocupante de casos en las últimas dos semanas. Por el contrario, en Togüí (Boyacá) y otros pudieron controlar la expansión de la pandemia de manera eficiente, al punto que desde hace varias semanas no registran un aumento de casos.

Otro aspecto importante es el de la mortalidad, que si bien ha sido baja en la totalidad de estos municipios, con un registro de 42 fallecimientos en lo que va corrido de la pandemia, estos han correspondido al número total de casos registrados. En otras palabras, tendrían un 100 por ciento de mortalidad, lo que desvía de tajo, de acuerdo con Riveros, las estadísticas nacionales de manera inquietante.

Para la muestra están, por ejemplo, Río de Oro, en Cesar, San Martín, en el Meta, y 12 localidades en las cuales el único caso detectado ha fallecido.

Por esta emergencia se rescataron la atención primaria y la vigilancia epidemiológica con buenos resultados después de muchos años

Otra mirada

Julio Rincón, director de la Confederación Colombiana de Secretarios municipales y Distritales de Salud (Cosesam), manifiesta que las medidas para contener el covid-19 no han considerado las características de muchos municipios, algo que urge corregir.

Se desconoce, según Rincón, que en algunos la presencia del coronavirus ha sido afrontada con buenos resultados a pesar de las dificultades. De hecho, solo el 7 por ciento de los casos han requerido remisiones a hospitales de alto nivel.

Entre las evidentes carencias de tecnología, según el directivo, muchos de estos lugares han puesto en práctica la estrategias de atención primaria en salud, con la intervención de las comunidades que ha permitido el control de los casos –la mayoría importados–. Esto, además de generar confianza, proyecta tranquilidad en la población.

“Por esta emergencia se rescataron la atención primaria y la vigilancia epidemiológica con buenos resultados después de muchos años. Esto debería servir de base para que a estos municipios se les autorice a reactivar su economía a partir de sus necesidades”, dice Rincón.

Esta solicitud, casi un clamor, se hace desde estas pequeñas poblaciones bajo la premisa de que –según Cosesam– no hay excusa para flexibilizar las cuarentenas en las ciudades grandes con actividades económicas, incluso de riesgo, y mantener cerrada la economía básica de dichos municipios que han demostrado autosostenerse en términos sanitarios.

UNIDAD DE SALUD

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.