'Tico': palabras en honor a un señor médico

'Tico': palabras en honor a un señor médico

Héctor Garrido dejó un enorme legado en sus familiares y pacientes. Acróstico en su honor.

Héctor Garrido: rostros tras el coronavirus

Historias de las víctimas de la Coivd-19 en Colombia.

Foto:

Archivo particular

Por: Carlos F. Fernández y Ronny Suárez
24 de abril 2020 , 02:37 p.m.

Guardar silencio y recordar. Viajar en el tiempo y visualizar a ‘Tico’ en sus años de colegio o en cualquier arco de una cancha de fútbol o en un consultorio atendiendo a los pequeños a quienes entregó lo mejor de su vocación. O en su faceta de colega, de amigo, de bonachón, de hombre de familia por excelencia. Imaginarlo vivo y feliz, antes de esta tragedia llamada covid-19.

Revivirlo de la mejor manera. Como el amoroso padre, hijo y hermano que siempre quería lo mejor para los suyos. Aquel tipo honesto y recto en la vida profesional. Amante de los animales y de los gatos callejeros que adoptó en un parque cercano a donde laboraba, los mismos que extrañan su mano amorosa y tierna que les brindaba afecto y comida. Como el médico que llevaba 15 años radicado en España ejerciendo con éxito y gratificación social su amada especialidad de pediatría.

Antes del virus y de la pandemia, de este mundo desconocido para todos. ‘Tico’, por supuesto, era el apodo de infancia del médico Héctor Garrido. Si quisiera describírsele a partir de su currículo tendría que decirse que era de Barrancabermeja, egresado de medicina en 1989 en la Universidad Industrial de Santander, de pediatría en el 2003 y miembro de la Sociedad Colombiana de esta especialidad. Y si esta fuera una biografía tendría que escribirse que murió el pasado 15 de abril, a los 59 años, en el Hospital Universitario de Ciudad Real (España) a causa de la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Como no es la historia de su muerte, tampoco se detallará su lucha durante 20 días en la unidad de cuidados intensivos. Este, en realidad, es un homenaje a una vida que llenó de gratitud a muchas personas. Su hermano Alejandro, también médico, destaca la capacidad que tenía ‘Tico’ para despertar admiración entre la comunidad en razón a sus altas calidades humanas y académicas.

Incluso en Puertollano (España) ‘Tico’ tuvo una emotiva despedida con calle de honor y carros de bomberos. Allí se le conocía como “el pediatra de la eterna sonrisa”. Mensajes de todos los rincones del mundo, de todo tipo de personas -amigos, conocidos, pacientes y colegas- y por supuesto de niños que lloraban la partida de su doctor fueron muestra del afecto que generaba. “Estos mensajes han removido nuestro ser, alma y hormonas. Ha sido una muerte muy desgraciada no solo para su familia, sino para la humanidad”, dijo su hermano.

Alejandro, acostumbrado como oncólogo a ver el final de la vida de muchos pacientes, confiesa que aún no encuentra explicación a esta muerte. “Esta pandemia será inolvidable, tanto por la crisis económica, como por el dolor y el sentimiento difícil de explicar que es no poder ver los cadáveres de las víctimas, ni poder hacerles despedidas solemnes”, asegura.

Su amigo desde la juventud fue Jaime Ayala, también médico y docente en morfología de la UIS. Conserva muchos recuerdos de ‘Tico’: su hogar de gente humilde; a sus padres, don Alejandro y doña Mary, quienes forjaron en sus hijos los valores de un hogar católico que no solo predicaba, sino que actuaba con rectitud y honestidad; sus años en la universidad, donde se caracterizaba por su enorme contextura y por lo metódico que era en la toma de apuntes en clase.

Héctor Garrido: rostros tras el coronavirus

Recuerdos de las aficiones de Héctor Garrido (esquina superior derecha).

Foto:

Archivo particular

También rememora, por supuesto, esa gran pasión que compartían, el fútbol. ‘Tico’ era un arquero consagrado que llegó a jugar en un equipo de tradición en Bucaramanga, el Boca Juniors de don Carlos Pinto, de donde saltó para la selección Santander. Estuvo tentado por clubes profesionales como el Atlético Bucaramanga y el Deportivo Cali. Pero sus metas estaban puestas en ser médico, afirma Jaime. Y en su enorme sentido social.

Intervino canchas y organizó campeonatos de fútbol en diversas comunidades; ayudó con la manutención de los jóvenes que llegaban a las divisiones inferiores del Bucaramanga; y reivindicó los derechos de los médicos y el bienestar de los trabajadores de la salud. “No se cansaba de ayudar a las personas”, apunta el amigo.

Con todo eso, no perdía su carisma que lo convertía en el centro de atención a donde llegaba. Trataba con respeto al otro, era grato escucharlo, entablaba charla amena de cualquier tema, con quien fuera, y resultaba solucionándole los problemas aún a quien acababa de conocer, rememora Jaime: “Como si eso no bastara, hacía seguimiento para ver cómo iban las cosas. Tenía una vocación de servicio sin límites. Hacía los favores completos porque identificaba la necesidad y buscaba la solución”.

Otras veces, casi siempre, sembraba por doquier deseos de superación y promovía en las personas sus méritos para que salieran adelante a pesar de las dificultades. ‘Tico’, el amigo, el hermano, el esposo, el padre y el hijo era alegría y servicio. Y la enfermedad inédita que decidió colarse en su cuerpo no podrá extinguir ese recuerdo. A Héctor Garrido lo acompañará siempre su sonrisa.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
RONNY SUÁREZ
UNIDAD DE SALUD

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.