Secciones
Síguenos en:
‘La depresión es una moda’ y otras expresiones que hacen daño
Salud Mental

Los 'millennials' han visto un aumento del 47% en los diagnósticos de depresión mayor.

Foto:

iStock

‘La depresión es una moda’ y otras expresiones que hacen daño

El periodista Juan Carlos Rincón escribió una guía para poder hablar mejor sobre la depresión.

La depresión no es una moda, como muchos llegan a asegurarlo. Es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y según la Organización Mundial de la Salud afecta a más de 300 millones de personas. Una de esas personas es Juan Carlos Rincón, periodista creador de La Pulla. Rincón, por su experiencia de 10 años con esta enfermedad, ha estado pensando en publicar un libro sobre este tema, que le ha afectado su vida desde hace años, y por fin vio la luz: el resultado es La depresión no existe.

Acompañado con ilustraciones de la viñetista, humorista política e ilustradora Cecilia Ramos, conocida como La Che, es una guía para no causar daño cuando se habla con una persona deprimida. En el libro se recogen las frases más frecuentes que les dicen a las personas con depresión y que les hacen más daño que bien. Y es que, como dice el libro: “La verdad es que no sabemos hablar del asunto”.

EL TIEMPO conversó con el periodista sobre su experiencia y sobre esta enfermedad, que en el peor de los casos puede llevar al suicidio. 

¿Qué los impulsó a tomar la decisión de escribir este libro?

En realidad fueron dos momentos: uno colectivo, con Cecilia (La Che) y un momento personal. En el segundo... pues yo llevo con depresión unos diez años y empecé a leer cosas sobre el tema hace unos seis y siempre tenía en la cabeza que algún día iba a escribir sobre esta enfermedad. En particular, hace unos tres años empecé en Twitter a mandar mensajes sobre eso y me di cuenta de que tenían mucho impacto y muchas reacciones. Luego llegué a un punto en el que mi interés personal se encuentra con el interés colectivo. Empecé a trabajar con Cecilia hace unos cuatro años. Un día le mandé un mensaje diciéndole: ‘Estoy cansado de estas respuestas’. Nos pusimos metas y decidimos que el camino era este, el objetivo era claro: ‘Vamos a darle herramientas a la gente para que pueda hablar mejor sobre depresión’. Además, creo que si este libro llega a una familia en la que se acaban de dar cuenta de que alguno de los integrantes tiene depresión, pues con el libro se podrán evitar meses de peleas, de no entenderse, de no hablarse como debería ser...

¿Cree que las reacciones, llamémoslas ‘negativas’, son falta de empatía?

Eso que menciona es muy importante; por ejemplo, en mi caso tuve que hacer un proceso personal también porque la reacción de las personas deprimidas es de resentimiento, de sentirse mal con la persona que les dice esas cosas. Pero la primera respuesta del resentimiento es la agresividad, pero no creo que sea un problema de empatía. No creo que incluso sea de malas intenciones. Cuando usted le respondió de esa forma a esa persona seguramente no lo hacía porque quisiera desearle mal. No quería causarle ningún daño. En últimas, creo que lo que pasa es que nuestra reacción natural está basada en la forma como hemos sido criados, por como la sociedad se ha construido, por como la publicidad nos dice y nos mete ideas de cómo debe ser la masculinidad, la feminidad, el positivismo, cómo debemos tratarnos con la melancolía y la tristeza. No es falta de empatía, es una cuestión de que no nos sentamos a pensar la tristeza ni la ansiedad. El mundo está diseñado para que no pensemos la tristeza ni la ansiedad.

Depresión

A partir de ilustraciones de La Che, se recoge las frases más frecuentes que le dicen a una persona con depresión.

Foto:

Cortesía: La Che

Es entonces una cuestión también de falta de educación emocional...

Sí, falta de educación emocional, de reflexión, y no es culpa de las personas, sino de cómo la sociedad nos ha construido. Debemos desarmarnos, dejar de lado los prejuicios y ahí sí uso la palabra que usaba antes: empatía. La depresión es un gran reto de empatía y también de humildad porque también es reconocer que la persona que no sufre de depresión no tiene las herramientas para salvar a esta otra persona. Y ni siquiera es un asunto de salvar y ayudar, no es simplemente decirle un montón de cosas; ayudar requiere escuchar de verdad, abandonar prejuicios, y es empezar un camino muy largo porque la depresión no tiene una cura fácil, en muchos casos ni siquiera se cura, sino lo que se hace es aprender a sobrellevarla. Requiere un acto de deconstrucción muy grande y muy importante para todos los involucrados: para la persona que la sufre y para la que no.

(Lea también: La urgencia de prevenir el suicidio.)

¿Qué tanto lograr sobreponerse a la depresión está en la persona que la sufre y qué tanto en quienes acompañan a esa persona?

Yo creo que la respuesta a la depresión requiere de todas las personas involucradas. Obviamente, hay un componente de la persona que sufre la enfermedad, y en realidad, la gran lucha la libra esa persona; y esa persona lo que necesita es ir a terapia y con el terapeuta y los medicamentos si es el caso. Pero si esa persona no cuenta con la red de apoyo que la comprenda, que la escuche... si más bien está en un ambiente en el que se la juzga, se la presiona, se la mira con malos ojos por la manera como se siente y las cosas que dice y las que piensa, pues eso, claramente, es un obstáculo enorme para curarse. A mí me han empezado a llegar muchos correos con el libro que dicen, palabras más, palabras menos, lo mismo: ‘Me siento atrapado porque no le puedo contar a nadie’, ‘me siento atrapado porque en mi familia creen que lo que soy es un perezoso’, ‘me siento angustiado porque me miran mal y también siento que hay algo mal conmigo y no me comporto como debo’, incluso también lo que pasa es que cuando las personas dicen que quieren ir a terapia se encuentran con que sus amigos o sus familiares les dicen que eso no es necesario, que no vale la pena, y ahí se frustra un montón el proceso de conseguir la ayuda que se necesita.

Esa pregunta me parece muy importante porque sí creo que debe ser un acto colectivo y requiere de que haya ajustes en todos los puntos de la cadena de contacto de esa persona con el mundo.

Pensar que una enfermedad es una moda es algo bien raro, no logro entenderlo aún, y sobre la depresión es frecuente escucharlo...

Esa respuesta es muy común. Tiene varias raíces. La primera es que la depresión no se ve, entonces no es como mostrar un brazo roto, o si te da covid-19 pues hay síntomas que muestras, pero, en cambio, la depresión, la ansiedad son casi que invisibles. Si alguien los quiere ocultar, pues los oculta fácilmente, o si alguien los muestra, la gente los interpreta y esta es la otra raíz que creo que hay. Y es que lo interpreta como fallas de actitud, de carácter. Entonces, si no te quieres parar de la cama, ¿cuál es la reacción normal? Que digan que es un perezoso. Si no puede estar en ambientes sociales, la gente lo que va a decir es que es un tímido. Si tiene mucha tristeza, la gente va a decir que es que le falta meterle perrenque al asunto. Entonces la depresión se parece mucho a la idea que tiene la gente en la cabeza de cómo se ven las fallas de carácter y por eso es tan fácil que muchos crean que es un capricho. También porque son personas que no están acostumbradas a pensarse a sí mismas ni sobre lo que sienten.

depresión

La depresión es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Foto:

Cortesía La che

La depresión es más bien como una epidemia...

Es una tragedia, porque lo que muestran las cifras –tampoco podía creerlas, pero todas son de la Organización Mundial de la Salud– es que esto es la verdadera epidemia del mundo moderno: la depresión y la ansiedad. Y como los suicidios son algo tan íntimo y las crisis existenciales son algo tan íntimo... como es un dolor que no vemos y es un dolor para el que no tenemos las palabras para expresarlo... Es que eso es lo otro, es muy difícil comunicar lo que uno siente porque a veces ni uno mismo sabe lo que está sintiendo. Y todo eso lo que crea es un caldo de cultivo terrible para los prejuicios y para la condescendencia y por eso es mucho más fácil para las personas decir que la depresión es una moda que entender que es una enfermedad compleja.

La tristeza siempre se ha entendido como algo negativo, pero es una emoción más...

Yo creo que los discursos que usamos nosotros para contarnos a nosotros mismos el mundo necesariamente son maniqueos y son muy simples. Vivimos en dicotomías: hombre-mujer, felicidad-tristeza, éxito-fracaso. Eso lo que hace es que le mete en la cabeza a la gente ideas erradas sobre lo que es la felicidad. La felicidad no es algo que se consigue y ya, es un estado complejo, es algo que viene y va. Lo mismo con la tristeza. Pero como todos los discursos, las películas, alguna literatura... todos los arquetipos que construye la cultura popular es que tenemos que ser felices y no podemos estar tristes.

Es que la realidad es más compleja...

Sí. No creo que nadie pueda afirmar genuinamente que se puede estar feliz todo el tiempo. Tampoco creo que se pueda afirmar que la tristeza de por sí es negativa, la tristeza también es un sentimiento que nos enseña muchas cosas y nos permite reflexionar sobre lo importante y también sobre la tragedia que es existir, porque venimos a este mundo a experimentar mucho sufrimiento, las personas que queremos se mueren, el mundo tiene muchas cosas horribles, dolorosas, y la reacción natural a esto es la tristeza, la melancolía, la ansiedad a veces... Entonces lo que pide este libro es abandonar esas ideas simplistas, y lo dice Jim Carrey –que además es el personaje que uno se imaginaría como el prototipo de que lo tiene todo en la vida–, y lo que él dice es: ‘Ojalá la gente tuviera siempre todos sus sueños y todo el dinero para que se den cuenta de que eso no es suficiente’. Claro que no es suficiente.

Nosotros llevamos un vacío adentro, y un vacío que además es provechoso porque nos mueve, nos permite interactuar mejor con el mundo, pero en el discurso nos quedamos en la simpleza de ‘no estés triste’, ‘lo tienes todo’... Y eso no soluciona el problema.

(Le puede interesar: Síndrome del trabajador 'quemado': qué es y cómo sobrellevarlo)

¿Cuál sería el principal consejo para la persona que está al lado de alguien que tiene depresión?

El consejo que le doy a la persona que está cerca de alguien que tiene depresión es: intente desarmar los prejuicios, intente en verdad escuchar a la otra persona sin juzgarla, aprenda a lidiar con la frustración que va a sentir de no poder solucionar el problema y, cuarto (esto me parece muy importante): no descuide su propia salud mental porque amar a alguien con depresión o con alguna enfermedad mental implica necesariamente confrontarse a situaciones que lastiman, a frustraciones y ante eso lo que la persona tiene que hacer es estar pendiente de cómo se está sintiendo, ir a terapia. Yo lo que digo en el libro es: todos deberíamos ir a terapia, todos, absolutamente todos, tengamos o no una enfermedad mental. La terapia es un espacio muy útil para entender mejor el mundo y entender mejor lo que uno está sintiendo en cualquier momento de la vida. Y que no le tenga miedo a la empatía radical, que entienda que es un camino largo, pero es mucho mejor cuando se hace acompañado.

Es muy necesario este libro en estos tiempos...

 Sí, y es que estamos muy rotos todos. Viera mi bandeja de entrada. Los testimonios que me han llegado son... Me ha tocado dejar de leer algunos porque mi salud mental no es que esté en su mejor momento tampoco. La conclusión es que estamos muy rotos y necesitados de poder hablarlo y de sentirnos acompañados.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo 
Twitter: @simongrma

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.