Comienza cruzada para sacar comida chatarra de los colegios públicos

Comienza cruzada para sacar comida chatarra de los colegios públicos

Por aumento de la obesidad, las ONG piden regulación nacional y que en Bogotá se acelere el proceso.

Cruzada de colegios

Miembros de los colectivos Dejusticia, RedPapaz, Educar Consumidores, Fian Colombia y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo se concentraron frente a la Secretaría de Educación de Bogotá.

Foto:

Dejusticia

Por: Redacción Salud
25 de julio 2019 , 05:15 p.m.

Los alimentos ultraprocesados y las bebidas azucaradas, que han demostrado estar relacionados con la obesidad y enfermedades cardiovasculares cuando se consumen en exceso, hoy se pueden vender sin restricción alguna en los colegios públicos del país, reveló una investigación reciente de Dejusticia.

Algunas ciudades y municipios han intentado regular su acceso en los espacios educativos. Bogotá, por ejemplo, en el 2015 expidió la resolución 2092, que en el numeral 4 del artículo 5 le pone reglas a la oferta de alimentos en las tiendas escolares de la ciudad, pero da un plazo de ocho años para que de forma progresiva se prohíban las bebidas azucaradas, con edulcorantes naturales, artificiales o ambos, incluidas las gaseosas de todo tipo.

Dicho artículo establece un número de días de prohibición por año el cual aumenta con el tiempo, pero según organizaciones civiles como la misma Dejusticia, Red Papaz, Educar Consumidores, FIAN y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, en la práctica esto significa que para que la prohibición sea total se requieren de ocho años.

A eso se suma que de acuerdo con la misma investigación de Dejusticia titulada “Dime dónde estudias y te diré qué comes”, la resolución no se cumple en la mayoría de los colegios visitados, en parte porque los días de prohibición cambian anualmente y es difícil su implementación.

Es deber del Estado en sus distintos órdenes hacer todo lo posible para reducir los impactos negativos de ciertas prácticas alimentarias en la salud de los niños y niñas

Por razones como estas, las cinco organizaciones civiles iniciaron esta semana una cruzada para sacar la comida chatarra de los colegios del país, empezando por los de Bogotá, para lo cual presentaron un derecho de petición a la Secretaría de Educación que busca modificar el controversial artículo.

La resolución es bienintencionada pero debemos esperar hasta 2023 para tener un prohibición completa. Es una línea de tiempo excesiva si se tiene en cuenta que según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (2015) en tan solo cinco años la población escolar con exceso de peso aumentó 5,6 puntos porcentuales, pasando de 18,8 % en el 2010 a 24,4 % en el 2015, un aumento de más de un punto porcentual por año”, Valentina Rozo, investigadora de Dejusticia.

En concreto, el derecho de petición recuerda que “es deber del Estado en sus distintos órdenes (nacional, departamental y municipal) hacer todo lo posible para reducir los impactos negativos de ciertas prácticas alimentarias en la salud de los niños y niñas. Esto incluye garantizar espacios escolares libres de comida chatarra o con bajo valor nutricional. Esta obligación se deriva particularmente del derecho de los niños y niñas a la alimentación equilibrada establecido en el artículo 44 de la Constitución Política así como de los estándares constitucionales e internacionales particularmente de lo dispuesto por la Organización Mundial de la Salud”.

La resolución es bienintencionada pero debemos esperar hasta 2023 para tener una prohibición completa

Para visibilizar el primer round de esta campaña, voceros de Dejusticia, junto a RedPapaz, Educar Consumidores, Fian Colombia y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo se concentraron este jueves frente a la Secretaria de Educación de Bogotá.

“Durante décadas, los gobiernos locales le han abierto las puertas a las industrias que ofertan productos con un alto contenido en grasas saturadas, trans, sal o azúcar, comida chatarra que ha desplazado a los alimentos naturales, libres de aditivos, como las frutas. Es necesario que las entidades públicas asuman el compromiso de adoptar medidas urgentes, como la prohibición de la comida chatarra en los colegios. Estrategia que ha resultado efectiva en países como España”, indicaron voceros de Dejusticia.

Por su parte, Carolina Piñeros, directora ejecutiva de Red Papaz, indicó que la idea “es que podamos irnos a muchas secretarias de Educación del país y avanzar con ellos en varios frentes: asegurar que los colegios privilegien el acceso al agua potable gratuita, ofrezcan variedad de frutas/verduras y alimentos frescos, restrinjan la oferta y publicidad de comida chatarra y tengan huertas/clases de cocina y otras acciones pedagógicas”.

REDACCIÓN SALUD@SaludET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.