Calorías que se queman en el catre / Sexo con Esther

Calorías que se queman en el catre / Sexo con Esther

Entre las actividades que ponen a sudar, sin duda, el sexo resulta ser la más divertida.

‘Sexo vainilla’

Hay que dejar la calculadora al lado, apartar los polvos de tonterías, dejar que el sexo vaya y hacerlo con frecuencia, así sea con sobrepeso.

Foto:

iStock

Por: Esther Balac
19 de agosto 2019 , 06:20 p.m.

Tanto que esa sola condición debería ser suficiente para regalarle al cuerpo encamadas más frecuentes.

Sin embargo, no faltan los obsesionados en eso de contar calorías, quemar grasa y buscar a toda costa la pérdida de peso que ubican los polvos en el escalafón de ese ejercicio físico al que se puede acudir para reemplazar el aburrido y prosaico trote, cuando no a una sesión de gimnasia.

Pero cada cosa debe estar en su lugar, y al catre se va a pasarla bien y a encontrar placer, y no a cumplir metas como las que rigen los entrenamientos para mantenerse en forma, moldear el cuerpo y bajar la barriga, que muchas veces no tienen nada de divertido.

Mejor dicho, el funcionamiento del departamento inferior del cuerpo debe ser siempre un grato agregado en el bienestar general del organismo, mas no un ingrediente indispensable a la hora de diluir los excesos que el sobrepeso pone en evidencia.

Y no quiero ser aguafiestas ni, menos, cortarles el viaje a los investigadores que se deslizan bajo las sábanas de los amantes para cuantificar las calorías que se destruyen entre jadeos, posturas y blanqueadas orgásmicas de los ojos. Pero sí quiero decirles que esta tarea me parece inocua y le puede restar encanto al sexo.

Tomar en serio que durante el aquello en la posición del misionero, los hombres pierden 100 calorías y las mujeres, 69, como lo acaba de revelar la Universidad de Montreal, con el agregado de que esto se puede recomendar para perder kilos, sería una reverenda insensatez si se tiene en cuenta que este es el contenido energético de dos rebanadas de pan o un vaso de jugo.

Mejor dicho, un polvo normal, según la sesuda investigación canadiense, no alcanza para librar siquiera las calorías de una copa de jerez; y en el caso nuestro, apenas si daría para compensar las adquiridas a través de un escaso vino tinto que hubiera podido acompañar el preámbulo de la faena.

Y nada que decir frente al dato en el mismo análisis que da cuenta de 15 calorías por beso apasionado, porque para eliminar una buena porción de langostinos (288 calorías) se tendrían que dar 20 besos muy apasionados, lo que en rigor es demasiado si se tiene en cuenta que la duración de un polvo promedio, según otro cuidadoso estudio, es de apenas 6 minutos. Ni modo, pues se tendrían que dar tres besos de grueso calibre por minuto, y al ser tan cortos pierden su carácter de apasionados.

Mejor dicho, hay que dejar la calculadora al lado, apartar los polvos de tonterías, dejar que el sexo vaya y hacerlo con frecuencia, así sea con sobrepeso. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.