Líder de polémico estudio sobre carnes no declaró conflicto de interés

Líder de polémico estudio sobre carnes no declaró conflicto de interés

Autor principal tuvo relación con la industria alimentaria. Revista dice que análisis es riguroso. 

Hamburguesa de 900 dólares

Johnston recibió fondos en el 2016, los cuales no declaró en el estudio publicado esta semana en Annals of Internal Medicinem según The New York Times.

Foto:

AFP

Por: UNIDAD DE SALUD
05 de octubre 2019 , 09:47 a.m.

Bradley Johnston, un académico que lideró el estudio que contradijo las recomendaciones nutricionales sobre el consumo de carnes rojas, no declaró que hace tres años fue financiado por un grupo relacionado con la industria alimentaria.

Así lo reveló The New York Times, que confirmó que Johnston recibió fondos en el 2016, los cuales no declaró en el estudio publicado esta semana en Annals of Internal Medicine.

Dicho estudio provocó una fuerte controversia entre los expertos de la salud pública porque iba en contra de las recomendaciones que por años indicaban que el consumo de carnes rojas, procesadas y no procesadas, debía reducirse por ser un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades como cáncer y diabetes.

Según develó The New York Times, Johnston no declaró ningún conflicto de interés en los últimos tres años que pudiera comprometer los resultados de la investigación que hizo junto a otros 14 expertos, pero en realidad “en diciembre del 2016 fue el autor principal de un estudio similar que cuestionó las pautas internacionales de salud que aconsejan a las personas que coman menos azúcar”.

“Ese estudio, que también apareció en Annals of Internal Medicine, tuvo vínculos con Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, o ILSI, un grupo comercial de la industria en gran parte respaldado por empresas agroindustriales, alimenticias y farmacéuticas y cuyos miembros han incluido a empresas como McDonald's, Coca-Cola, PepsiCo y Cargill, uno de los procesadores de carne más grandes de América del Norte”, anota el medio estadounidense.

Dicho grupo, redunda el diario, fue fundado por un alto ejecutivo de Coca-Cola hace cuatro décadas y ha sido señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por tratar de poner los intereses corporativos por encima de la salud pública.

En una entrevista, Johnston le manifestó a NYT que su relación pasada con ILSI no tuvo influencia en la investigación actual sobre las recomendaciones de carne. Dijo que no informó sobre su relación anterior con ILSI porque el formulario de divulgación solo preguntaba sobre posibles conflictos en los últimos tres años. Aunque la publicación del estudio financiado por ILSI se encuentra dentro de los tres años, dijo que el dinero de ILSI llegó en 2015, y que no estaba obligado a informarlo para la divulgación del estudio de carne.

"Ese dinero era de 2015, por lo que estaba fuera del período de tres años para revelar intereses en competencia", dijo el Dr. Johnston. "No tengo ninguna relación con ellos".

Los críticos del estudio de la carne dicen que si bien Johnston pudo haber cumplido técnicamente con todas la normas y soportes que sustentan la divulgación científica no cumplió con el espíritu de la divulgación financiera.

Revista respalda el rigor del trabajo

Por su parte Christine Laine, editora en jefe de Annals of Internal Medicine, le dijo a NYT que la revista médica le pide a las personas que revelen sus intereses financieros, pero se basa en la integridad del investigador y no intenta verificar lo que declaran en los formularios. "Realmente estamos dejando que los autores lo revelen".

Laine también le dijo al diario que si el Johnston hubiera elegido revelar una relación financiera con el grupo de la industria alimentaria, no habría cambiado la decisión de la revista de publicar la investigación. Lo que le importa a los editores de la revista y al equipo de revisión por pares, dijo, es el hecho de que el grupo tenía protocolos claros para examinar los datos y era transparente sobre sus métodos.

"No creo que hubiéramos tomado una decisión diferente sobre la publicación del manuscrito si tuviera eso en su divulgación de conflictos", agregó a NYT. “Ciertamente sabemos que en el pasado realizó investigaciones nutricionales financiadas por la industria. Es una decisión judicial si eso debe ser revelado.

La editora manifestó que en algún nivel hay un poco de ruido alrededor de este tema y aseguró que “los métodos de lo que hicieron estos investigadores y sus conclusiones están disponibles, y las personas pueden estar en desacuerdo con eso ”.

Del mismo modo Gordon Guyatt, presidente del panel de 14 miembros que revisó el análisis, les dijo al diario neoyorquino que confía en que el trabajo no haya sido influenciado de ninguna manera por la industria.

"Quizás Brad era un poco ingenuo, y tanto yo como Christine Laine fuimos un poco negligentes al no pensar que probablemente debería declarar el dinero que obtuvo del proyecto anterior", dijo Guyatt, médico de medicina interna. y un distinguido profesor de la Universidad de McMaster. "Dicho todo esto, personalmente me siento extremadamente cómodo de que no haya tenido efecto en lo que hicimos".

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ R.
EDITOR DE SALUD
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.