Los asistentes sexuales / Sexo con Esther

Los asistentes sexuales / Sexo con Esther

Su función es participar en todo aquello que no pueda hacer sin ayuda durante la actividad sexual.

Hipersexualidad

Existen técnicos (hombres y mujeres), que se dedican a atender las necesidades sexuales de la población con discapacidad.

Foto:

iStock

Por: Esther Balac
16 de diciembre 2019 , 09:24 a.m.

Las personas en condición de discapacidad no pueden ser privadas de la oportunidad de experimentar y vivir su sexualidad de manera plena, bien sea con un objetivo reproductivo o de placer. Así de simple.

Todas las Convenciones Internacionales han llevado la sexualidad en estas condiciones al nivel de derecho fundamental subjetivo e instan a los hacedores de políticas y ejecutores de programas de rehabilitación, a incluir este aspecto como prioritario. Sin embargo, esto no se cumple a cabalidad, tanto que las personas en condición de discapacidad, quedan abandonadas a su suerte en medio de inquietudes que muchas veces se convierten en frustraciones.

Basta ver, por ejemplo, que las consultas de rehabilitación y los programas para una inclusión en condiciones de igualdad de estos individuos están llenos de terapias, valoraciones y recomendaciones de adaptaciones para eliminar barreras, pero dejan de lado el área erótica, emocional y sexual, dándole así un lugar vergonzante, cuando esta se pide.

(Lea también: Estas preguntas no se hacen en la cama)

Y si esto es así, ni forma de hablar de esa asistencia sexual cuya función es ayudar a la persona en condición de discapacidad, antes, durante y después de la actividad sexual, en todo aquello que no pueda hacer sin ayuda, llegando incluso a proporcionar placer, algo que en algunos entornos puede ser calificado erróneamente, como una aberración. Hablo concretamente, de técnicos (hombres y mujeres), que se dedican a atender las necesidades sexuales de la población con discapacidad, en un marco que no pretende la “hipersexualización” o el desborde erótico, sino la recuperación y permanencia de una función vital en condiciones de normalidad.

Hablamos de una intervención terapéutica y solidaria, que si bien no excluye el aquello, está lejos de ser una ocupación ligada a la prostitución y mucho menos fuera de la ley, porque requiere de conocimientos y de experiencia en el campo de la discapacidad y de las posibilidades sexuales de alguien en esta situación. Son acuerdos libres entre quien presta y quien recibe un servicio, en el contexto de la equidad que merecen las personas discapacitadas.

Y este es un tema ya no para reflexionar, sino para dejarlo andar, lejos de la mojigatería. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.