Secciones
Síguenos en:
Víctimas de secuestro rechazan la versión de las Farc a la JEP
jep

Exjefes de las extintas Farc, hoy líderes del partido político, en una audiencia en la JEP.

Foto:

Cesar Melgarejo / EL TIEMPO

Víctimas de secuestro rechazan la versión de las Farc a la JEP

Sus cautivos recordaron que fueron sometidos a condiciones crueles e inhumanas.

Exintegrantes de las Farc culminaron la ampliación de su versión colectiva en los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ante la Sala de Reconocimiento de la JEP, en el marco del caso 01 (secuestro), y lo que trascendió generó indignación entre las personas que en algún momento estuvieron en poder de la entonces guerrilla.

Lo que dijeron a la justicia transicional fue entendido como un insulto a las más de 8.000 víctimas de secuestro –según cifras de la Fiscalía–, así como a sus familiares y seres queridos, al no contar sus infamias cometidas contra estas personas en los años de guerra, cuando eran las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

(Le puede interesar: Las torturas de las Farc contra Íngrid Betancourt que ahora niegan)

Lo que quedó claro es que ni siquiera aceptan haber cometido secuestros, sino que hablan de retención de esas personas, tal como fue abierto el caso en la JEP.

Una de las primeras en dejar clara su molestia con lo dicho por los ex-Farc fue la excandidata presidencial Ingrid Betancourt, quien estuvo secuestrada por esa guerrilla más de seis años. Le escribió una carta a la JEP en la que le dice que las Farc presentan el secuestro como una actividad regulada por ellos mismos.

Resulta entonces acomodada la versión de hacer de las víctimas las responsables del maltrato al que nos sometieron

“Así pues, según ellos, mis intentos de fuga los obligaron a encadenarme y a someterme a otros castigos que mencionan parcialmente. Olvidan que yo estaba en derecho de buscar recobrar mi libertad. Resulta entonces acomodada la versión de hacer de las víctimas las responsables del maltrato al que nos sometieron”, dice Betancourt en su misiva. Ella ya había entregado una primera versión sobre este asunto a la JEP.

“Dicen ellos que su intención al encadenarme era salvarme la vida. El mayor peligro que yo corría no eran los bichos ni la selva, eran ellos, su violencia y su decisión de matarme —si era necesario, como me lo repetían—, y como les sucedió a los diputados del Valle”, dice la excongresista.

(Lea también: Gobernadora del Valle anuncia apoyo y cuidado a desmovilizados de Farc)

“Las Farc se apropiaron de mi vida, de mi tiempo familiar y laboral, de mi recorrido político y de mi voz, para usarme como escudo militar, moneda de cambio y plataforma mediática. Ahora siguen haciéndolo, usándome para justificar sus comportamientos delictivos ante la JEP”, asegura Betancourt en la carta.

Luis Eladio Pérez, quien duró cerca de siete años en cautiverio, calificó de “absurda” la posición de los ex-Farc de “no reconocer los vejámenes, atropellos y las torturas que les produjeron en el secuestro”.

“Reconocen que nos tuvieron encadenados y les parece poca cosa. A mí como castigo me quitaron las botas, nunca hubo medicinas”, le aseguró a EL TIEMPO.

“Siete años de sufrimiento para mí. ¿Cómo van a lavarse las manos y a decir que estábamos con todas las comodidades y sin ningún atropello de parte de ellos? Eso es una infamia”, dijo el exsenador.

El general (r) Luis Mendieta Ovalle aseguró que los ex-Farc salen a hablar de “retención”, cuando ellos estuvieron cerca de 12 años cautivos en la selva encadenados y sujetos a todo tipo de “tratos inhumanos”.

Contó que los amenazaban con fusilarlos, estuvieron en jaulas y encadenados en campos de concentración.

“No hubo ni retención ni aprehensión, ni siquiera secuestro, lo que se cometió con los secuestrados fue una toma de rehenes, fueron crímenes de guerra y de lesa humanidad”, dijo Mendieta.

El coronel (r) William Donato, cerca de 12 años en cautiverio, dijo que lo planteado por los exguerrilleros es el mismo discurso que siempre han tenido. “Desde el primer día nos torturaron física y emocionalmente. Ellos nos sometieron a tratos crueles e inhumanos, y tal vez para ellos eso era normal, pero no para nosotros, que fuimos sometidos a cadenas, frío, hambre y torturas”, aseguró.

REDACCIÓN POLÍTICA 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.