Secciones
Síguenos en:
Una Constitución que cambió el Estado nación colombiano
EL TIEMPO 110 años

31 de julio 1991 Tras cinco meses de deliberaciones, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó la nueva Constitución de la República de Colombia.

Foto:

Archivo

especial

Una Constitución que cambió el Estado nación colombiano

31 de julio 1991 Tras cinco meses de deliberaciones, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó la nueva Constitución de la República de Colombia.

FOTO:

Archivo

¿Cuáles fueron los cambios más grandes que introdujo la Constitución de 1991?

Luego de un proceso de movilización social liderado por estudiantes y la convocatoria a introducir una séptima papeleta en las urnas; la Asamblea Nacional Constituyente consolidaría un texto que daría un giro radical al Estado nación colombiano: la Constitución Política.

La carta magna, promulgada el jueves 4 julio de 1991, establecería, entre otras cosas, aspectos como un Estado social de derecho con autonomía de sus entidades territoriales, pluralista y que reivindica la democracia participativa.

La Constitución Política de 1991 introdujo grandes cambios, incluso en la misma forma y concepción del Estado, ya que se venía de la Carta de 1886, un texto de ideas profundamente conservadoras, con amplios poderes presidenciales y un importante papel de la Iglesia católica.

Estos son algunos de los puntos, según expertas del derecho constitucional, más importantes que la carta política introdujo al país.

(Lea: "Hay una promesa incumplida por los operadores de la Constitución")

Principios fundamentales

En la nueva carta ya no hay normas que solo tienen la función de reglamentar. También hay normas que establecen los principios fundamentales del Estado, como todas las referidas en el Título I, Artículo 1º de la Constitución Política de 1991: “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”.

Una de las marchas en el norte de Bogotá, protagonizada por percusionistas y más de quinientas personas que protestaron a su ritmo. La música ha sido un elemento muy presente.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

Pluralismo

Dentro de esos principios, uno de los más importantes es el pluralismo. Este abrió la puerta al reconocimiento de la diversidad de lenguas, culturas y etnias, “En el caso colombiano se ha desarrollado ampliamente el pluralismo con relación a los territorios indígenas y la justicia de los pueblos ancestrales, con un nivel relativo de autonomía”, dice Liliana Estupiñan Achury, abogada de la Universidad Libre.

Estado social de derecho

Políticas públicas que favorezcan y garanticen un mínimo vital para los sectores más vulnerables de la población.

Colombia pasa de ser un Estado de derecho a un Estado social de derecho. Dicho concepto está intrínsecamente relacionado con la consolidación de los derechos económicos, sociales.

Además, de la prioridad del Estados, y sus autoridades gubernamentales, por hacer una redistribución de los bienes; de tal manera que existan políticas públicas que favorezcan y garanticen un mínimo vital para los sectores más vulnerables de la población.

(Le recomendamos: La situación de la niñez al cumplirse 30 años de la Constitución)

Derechos sociales

El Estado social de derecho permite establecer un catálogo de derechos constitucionales, especialmente en materia social, que no se reconocían antes tales como el mínimo vital, el derecho a la educación, a la salud, a la vivienda, entre otros.

Sin embargo, Johanna Giraldo Gómez, abogada constitucionalista, asegura que estos derechos no siempre se garantizan de la forma que deberían, ya que implican presupuesto y derogación.

“Es muy compleja la situación en esta materia porque desde que implique gasto público, los derechos se encuentran limitados por las decisiones políticas del Gobierno de turno”. Uno de los ejemplos clásicos en Colombia es el derecho a la salud.

Descentralización

Liliana Estupiñan resalta otro aspecto que se refiere a la autonomía territorial. Giraldo también coincide en este punto y asegura que, a pesar de que Colombia es un Estado unitario, “la descentralización ha implicado que cada entidad territorial pueda gestionar sus propios recursos y definir sus propias prioridades”.

Decretos con fuerza de ley

El presidente Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez destacaron el efecto que tendrá el decreto para la transparencia contractual.

Foto:

Presidencia

En la Constitución de 1886 el presidente podía crear decretos con fuerza de ley y no había un control sobre ellos. Aún hoy, con la Constitución de 1991, el presidente puede expedir decretos con fuerza de ley. Sin embargo, esa potestad está limitada y existe un control sobre dichos decretos.

(Le puede interesar: Los cinco artículos de la Constitución que quedaron en 'letra muerta')

Democracia representativa y participativa

En la carta de 1886 la democracia era muy limitada, casi que podría resumirse en la posibilidad de votar y ser elegido. Mientras que en la Constitución de 1991 se establecen múltiples mecanismos de participación ciudadana, además del voto, como el plebiscito, la consulta popular, el referendo, la revocatoria del mandato, el cabildo abierto y la iniciativa legislativa, consagrados en el Artículo 103 de la Constitución.

Corte Constitucional

Antes de la Carta del 91 funcionaba la Sala Constitucional la cual estaba adscrita a la Corte Suprema de Justicia. A partir de 1991 se creó la Corte Constitucional como un órgano independiente de la Corte Suprema de Justicia. Dicha Corte es el órgano que salvaguarda, por excelencia, la Constitución.

Acción de tutela

El mecanismo de acción de tutela es uno de los hitos más importantes de la Carta en materia de protección a los derechos fundamentales.

Junto a la creación de la Corte Constitucional, el establecimiento del mecanismo de acción de tutela es uno de los hitos más importantes de la Carta en materia de protección a los derechos fundamentales.

“A través de la tutela se ha podido desarrollar el Estado social de derecho, que ha sido tan esquivo y que ha estado a merced del modelo económico neoliberal”, asegura Estupiñan.

“Con las acciones de tutela la Corte Constitucional ha unificado criterios sobre muchos ámbitos que inicialmente no se tenían”, explica Giraldo. Uno de los temas, por ejemplo, sobre los que se ha unificado criterio ha sido el reconocimiento de derechos de las parejas del mismo sexo.

Estado laico

En la Constitución de 1886 se definía la identidad nacional a partir de la moral cristiana. La relación entre la Iglesia católica y el Estado era muy estrecha. “El Estado laico ha implicado el reconocimiento de muchas otras religiones y de su protección y era algo que antes no estaba tan garantizado”, asegura Giraldo.

MARÍA ISABEL MORENO MUÑOZ
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO

POLÍTICA
EN TWITTER: @PoliticaET

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.