Torrijos renunció al cargo de director del Centro de Memoria Histórica

Torrijos renunció al cargo de director del Centro de Memoria Histórica

Tras críticas sobre eventual sesgo ideológico e inconsistencias en currículo, declinó nombramiento.

Vicente Torrijos

Vicente Torrijos, nominado para dirigir el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Foto:

Archivo particular

Por: REDACCIÓN PAZ
07 de diciembre 2018 , 08:57 p.m.

El académico Vicente Torrijos, nombrado por el Gobierno este jueves como director del Centro de Memoria Histórica, declinó ese cargo tras las fuertes críticas que suscitó su nombre por faltas éticas que cometió sobre la veracidad de su hoja de vida y debido a su trayectoria académica que ponía en duda su imparcialidad para dirigir esa entidad encargada de esclarecer, en honor a todas las víctimas, lo sucedido durante la guerra.

En una breve carta, dada a conocer este viernes, Torrijos agradeció al presidente Iván Duque su nombramiento, pero a renglón seguido explica: "Declino esta designación pues las infundadas, injustas y tendenciosas informaciones que han circulado en los medios de comunicación y en las redes sociales, han afectado mi buen nombre y le están causando molestias a su Gobierno".

El presidente Duque este viernes, aunque había defendido su trayectoria, le pidió a Torrijos que aclarara su conflicto con la Universidad del Rosario, claustro académico que lo despidió tras un proceso disciplinario. El profesor habría mentido sobre un doctorado que nunca culminó en la Universidad Complutense de Madrid. 

Desde hace más de diez años, cuando ya era profesor de la universidad del Rosario, Vicente Torrijos aplicó a un procedimiento establecido en los reglamentos de ese centro educativo, que permite hacer una especie de homologación de los títulos de Doctor con la experiencia académica y las publicaciones especializadas.

El procedimiento, en el que participan diversos estamentos de la universidad y pares externos, fue tramitado por Torrijos.

El vicerrector de entonces (2008), José Manuel Restrepo, hoy ministro de Comercio, validó los hechos tras constatar todo el rigor del procedimiento.

Lo que ocurrió a partir de ese momento es que Torrijos se atribuyó el título de Doctor en diversos documentos, lo que no es cierto en rigor. El procedimiento efectuado tiene más una connotación interna, para asuntos administrativos.

La exdecana encargada de Ciencia Política de la universidad, Arlene Tickner, investigó los hechos, lo cual condujo a la decisión de la universidad de apartarlo de su cargo de profesor desde el pasado 30 de noviembre.

La designación como director del Centro Nacional de Memoria Histórica se produjo después de que ya había sido desvinculado de la universidad y el Rosario se limitó a informar en una breve declaración de prensa, sobre los hechos, pero no dio más explicaciones.

Como consecuencia de esa falta, consistente en irregularidades en su hoja de vida, Torrijos, comunicador social de formación y de origen caqueteño, fue destituido de la Universidad del Rosario y así terminó en ese claustro su carrera de 17 años como profesor de tiempo completo.

Este reparo se sumaba a una serie de críticas que suscitó el nombre de Torrijos entre académicos nacionales e internacionales y distintas víctimas del conflicto para dirigir el Centro de Memoria. 

Distintos sectores cuestionaron la imparcialidad de Torrijos por sus estrechos lazos con las Fuerzas Armadas, pues ha sido su contratista, y con la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (Acore). Pero sobre todo, porque no reconoce la existencia del conflicto armado en Colombia, y ha dicho que lo que ha habido en el país es "una amenaza terrorista".

Otra de las críticas que giraron en torno al nombramiento de Torrijos tuvo que ver con su defensa al político de ultraderecha y ahora presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. El periodista se ha referido al mandatario en diferentes formatos, la más recordada una columna que escribió para el diario El Nuevo Siglo.

El decreto 2266, firmado por Susana Correa, la directora del Departamento de Prosperidad Social, oficializaba su nombramiento en reemplazo del historiador Gonzalo Sánchez, que terminó su gestión tras siete años de dirección en los que se publicaron más de 80 libros sobre el conflicto y que le valieron para ser premio nacional de paz este año.

De este modo, el cargo de director de Memoria Histórica sigue vacante. Esa entidad, creada por la ley de víctimas de 2011, tiene una vigencia hasta el 2021.

A corto plazo, esa entidad tendría que administrar un nuevo museo de la Memoria, en articulación con la Comisión de la Verdad, diseñada por el acuerdo de paz dentro del esquema de justicia transicional.


REDACCIÓN PAZ@PazyJusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.