El 51 % del tema de género en los acuerdos de paz no se cumple

El 51 % del tema de género en los acuerdos de paz no se cumple

Informe asegura que hay un retraso en la mayoría de los 130 puntos que tienen este enfoque.

Manifestación en Plaza de Bolívar por nuevo Acuerdo

El 51 % de los compromisos con enfoque de género en el acuerdo de paz con las Farc no han empezado a andar, según informe.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: Redacción Paz y Justicia
06 de noviembre 2018 , 11:07 p.m.

El 51 % de los compromisos con enfoque de género en el acuerdo de paz con las Farc no han empezado a andar, según lo revela el más reciente informe del Instituto Kroc, único autorizado por el Gobierno para evaluar la implementación de lo pactado en La Habana.

El instituto encontró que de los 578 compromisos del acuerdo a los que se puede hacer seguimiento, 130 tienen enfoque de género. Señala que si bien hay un retraso importante en casi todo lo pactado, en lo referido a género la cifra es aún más alta.

Así, mientras la proporción de los puntos que no han iniciado de todo el Acuerdo de Paz es de un 37 por ciento, la de los temas de género está 14 puntos más alta. Entre los temas de género con mayor atraso están los tres más importantes: participación política, reforma rural integral y solución al problema de drogas ilícitas.

Victoria Sandino, senadora del partido Farc, afirmó que es muy preocupante este retraso y que se espera más compromiso del Gobierno: “Las mujeres son la mayoría menos reconocida en los territorios (...) no tienen propiedad, son las que han sido despojadas, han quedado a cargo de la familia y son las más pobres”, comentó.

Sandino dijo que el país está en deuda de lograr una reforma rural integral que tenga en cuenta a la mujer, ya que usualmente esos proyectos se hacen por núcleos familiares, “y fundamentalmente la cabeza del núcleo familiar es el hombre”.

El informe resalta, por ejemplo, que uno de los compromisos de cumplimiento intermedio es formalizar tierras para mujeres campesinas en las zonas del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos.

Según un reporte de la Agencia Nacional de Tierras, a diciembre de 2017, de 1.065 títulos entregados, 44 % fueron para las mujeres. Sin embargo, la senadora señala que en el caso de la sustitución hace falta un enfoque más diferencial, pues podrían estar quedando por fuera: “Son trabajadoras en estos cultivos, preparan los alimentos, lavan la ropa de los trabajadores. Tienen mucha participación que no es directamente en el cultivo, y si uno solo lo cierra al cultivo, no las acoge a todas”.

Según el informe, “se hace evidente la condición de doble carga en la que se encuentran las mujeres rurales, especialmente por su rol tradicional en la economía del cuidado. (...) Las mujeres involucradas en los cultivos de uso ilícito, en su mayoría, enfrentan una fuerte estigmatización debido a que son constantemente señaladas como criminales y colaboradoras en esta económica ilícita”.

En cuanto a participación, el documento resalta que “el mayor avance en la participación efectiva de las mujeres se ve reflejado especialmente en la conformación de los mecanismos del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición”. Así, las mujeres representan el 54,9 % de los integrantes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el 45,45 % de quienes conforman la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad”.

Gloria Gómez, coordinadora de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes), señaló que tampoco ha avanzado con mucho éxito la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas. Además, considera que para que el enfoque de género funcione, se necesita que haya conocimiento y sensibilidad sobre la materia, por parte de instituciones y funcionarios, pues muchas veces las mujeres van a entidades y son maltratadas o despreciadas y terminan siendo revictimizadas.

“Esto debe partir del reconocimiento de las capacidades de las víctimas. A las mujeres víctimas se nos ve como menos, como personas que solo mendigamos o personas que solo sabemos llorar. Hay funcionarios y funcionarias, que es lo más triste, que no valoran nuestras capacidades y todos los aportes que hemos hecho. Siempre nos toca abrirnos paso a codazos para que nos reconozcan, y creo que los más grave de la ausencia de cumplimiento del enfoque de género es eso: no reconocer a las mujeres con sus capacidades”, aseguró Gómez.

Para ambas mujeres, ese es uno de los primeros pasos para que se cumpla el corazón de lo que se pretendía al incluir un enfoque de género en un acuerdo de paz
; algo innovador y destacado en el mundo.

El Instituto Kroc también menciona otras recomendaciones como mantener los avances normativos e institucionales en la inclusión del enfoque de género en los diferentes puntos del acuerdo final, así como asegurar la asignación presupuestal en el Plan Marco de Implementación y el Plan Nacional de Desarrollo.

Además, habla de la necesidad de fortalecer las instituciones para la incorporación del enfoque de género con responsabilidades de implementación; garantizar los derechos de las mujeres indígenas, afros y la población LGTB, asegurando la transversalidad del enfoque de género en los indicadores étnicos de Plan Marco de Implementación.

Por último, señala que se deben prever mecanismos que permitan la generación de información disgregada por etnia, sexo y orientación sexual para fortalecer el enfoque diferencial.

REDACCIÓN PAZ Y JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.