Cinco razones de por qué la Farc está contra las cuerdas

Cinco razones de por qué la Farc está contra las cuerdas

Jefes ausentes, desconfianza al Gobierno y división interna dejan secuelas al proceso de paz.

¿Se puede sostener ‘Timochenko’ como jefe de las Farc?¿Se puede sostener ‘Timochenko’ como jefe de las Farc?
Iván Máquez y Rodrigo Londoño

Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN PAZ
11 de septiembre 2018 , 11:29 a.m.

La crisis que atraviesa el partido Farc, y que a su turno deja secuelas y heridas a la implementación del acuerdo de paz suscrito con la exguerrilla hace casi dos años, se puede decir que tiene orígenes en las divisiones que se hicieron evidentes desde su fundación.

EL TIEMPO pone en contexto cinco elementos claves para entender por qué se ha llegado a ese punto, en el que ocho de sus jefes permanecen totalmente desentendidos de la Farc y del proceso, y otros, como Joaquín Gómez, un histórico de esa organización, han criticado fuertemente la dirigencia del partido representada por su presidente, Rodrigo Londoño, Timochenko.

1. Las divisiones desde el congreso constitutivo

Hace un año, a comienzos de septiembre, cuando las Farc realizaron el congreso constitutivo de su partido político se evidenciaron dos orientaciones políticas. Una, que mantenía el tono revolucionario y que llevó incluso a mantener las siglas Farc para la nueva colectividad, era liderada por Iván Márquez. La otra, liderada por Timochenko, le apuntaba a un tono más de reconciliación nacional e incluso promovió que el partido se llamara Nueva Colombia.

En las elecciones que realizaron para elegir a su dirigencia, entre los 1.200 delegados de todas las zonas que participaron, predominó el ala de Márquez. De los 111 elegidos, este último sacó la primera votación; en segundo lugar quedó Pablo Catatumbo, alguien también más de tono conciliador; en tercer lugar fue para Jesús Santrich, de la línea de Márquez; Joaquín Gómez, un histórico y de línea dura, quedó cuarto, y Timochenko apenas tuvo el quinto lugar.

2. Timochenko, a pesar de todo, es ratificado como presidente

Días después a ese congreso fundacional del partido Farc, la dirigencia de 111 delegados escogió un Consejo Político encargado de las tareas más ejecutivas de la colectividad y quedó compuesto por 15 personas.

En este, se ratificó a Timochenko como jefe máximo, aunque no hubiera sacado la máxima votación, y se le dio el cargo de presidente de ese consejo, es decir, del partido. De esa instancia se excluyó a Santrich. Poco tiempo después el jefe de Farc incluso dijo que ponía a consideración su cargo, ante las críticas que había tenido. 

“Con la situación generada en el congreso, que es resultado de una campaña sistemática, la que nunca creí que fuera cierta, se entra a cuestionar mi idoneidad para seguir siendo el jefe de las Farc”, afirmó entonces, tras señalar que estaba dispuesto a dar un paso al costado.

Así lo hizo saber en una carta en la que no ocultaba su malestar por lo ocurrido dentro de las Farc. “Lo que no me trama es que usen métodos arteros, desleales, y nada en el marco del espíritu de partido que nos debe caracterizar”, agregaba. 


3. Posible extradición de Santrich despertó temores de otros jefes

La captura con fines de extradición a Estados Unidos que se produjo en abril en contra de Jesús Santrich, exjefe guerrillero de las Farc, provocó que Iván Márquez, el segundo del hoy partido y uno de sus más cercanos, reaccionara de manera terminante.

Márquez se fue de Bogotá, en donde se preparaba para asumir su curul al Senado, hasta Miravalle, San Vicente del Caguán, Caquetá, argumentando no solo solidaridad con Santrich sino alegando que esa captura generaba inquietudes sobre la seguridad jurídica de otros exjefes guerrilleros.

En este caso en el que se acusaba a Santrich de cargos de narcotráfico se relacionó a Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez. De hecho, Marín está hoy colaborando con la justicia estadounidense para esclarecer estos hechos.

Esa captura, además impidió que Santrich se posesionara como representante a la Cámara designado por Atlántico y hoy, tras cinco meses no se ha definido su suerte y permanece en la cárcel La Picota.

Desde Miravalle, en Caquetá, zona del 'Paisa' a donde se dirigió Márquez, tras la captura de Santrich, el exjefe guerrillero dijo que no asumiría su curul como senador. “La paz está atrapada en las redes de la traición”, dijo antes del 20 de julio y argumentó que había como circunstancia insalvable de su renuncia lo que para él era un “montaje judicial urdido por el fiscal general y la DEA”.

4. Exjefes guerrilleros no llegan a cumbre anual

Ni Iván Márquez ni el 'Paisa', exjefe guerrillero que lideraba la reincorporación en Miravalle, Caquetá, llegan a la cumbre que realizó el partido hace un par de semanas, tras un año de conformado. Tampoco lo hace 'Romaña', que días antes había desistido de su escolta. De los tres se pierde el rastro y hoy se sigue sin saber su paradero. 

Ellos hacen parte los 29 ausentes de los 111 dirigentes convocados a esa cumbre política. Unos se excusaron argumentando razones de salud o de seguridad, pero a otros el partido ni siquiera los logró contactar. 

La semana pasada se conoció que los excomandantes cuyo paradero se desconoce no son solo Márquez, el 'Paisa' y 'Romaña', sino también otros seis, y la ONU lanzó la alerta de que están incumpliendo sus obligaciones del acuerdo de paz relativas a la reincorporación.  

Entonces no se sabía nada tampoco de Fabián Ramírez, un exjefe guerrillero con mando, que reapareció con una carta este lunes en la que decía que sí estaba con la paz, a pesar de la desconfianza hacia las instituciones.

Tampoco se sabe del paradero del ‘Zarco Aldinever’ y de ‘Enrique Marulanda’, jefes en Mesetas, Meta; ‘Iván Alí’, jefe en Colinas, y ‘Albeiro Córdoba’, jefe en Charras –ambos son sitios de reincorporación de exguerrilleros en Guaviare–, ni de ‘Manuel Político’, encargado de la reincorporación en Pradera, Putumayo.

5. Carta de dos históricos que arremeten contra Timochenko

En una extensa carta firmada por Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez, dos excomandantes históricos de esa exguerrilla, critican a la actual dirigencia, representada por el presidente del partido, Rodrigo Londoño, Timochenko, a quien acusan de “ausencia de liderazgo, rencoroso y revanchista”.

La parte más crítica contra Timochenko, es cuando se refieren que el presidente del partido se ha "aburguesado". "Quién lo creyera, algunos de nuestros jefes como Timo, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo", dice la carta, en referencia a la posición que adoptó el exjefe guerrillero en el caso Santrich, al decir que quien infringía la ley debía responder ahora que habían aceptado la Constitución y la ley.

También hablaron de nepotismo y de amiguismo para seleccionar a las personas en altas responsabilidades del partido. 

REDACCIÓN PAZ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.