Cumplir protocolos con el Eln sería como incumplirle a Colombia

Cumplir protocolos con el Eln sería como incumplirle a Colombia

Miguel Ceballos, alto comisionado de Paz, insiste en que no puede haber paz sin ley.

Miguel Ceballos Arévalo, alto comisionado para la Paz

Miguel Ceballos Arévalo es abogado con maestría en Filosofía y Doctorado en Derecho.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
28 de enero 2019 , 01:12 a.m.

Cuando ocurrió el acto terrorista de la Escuela de Policía, el 99 por ciento del país se puso del lado del Gobierno. Luego de que salió el tema de los protocolos, se dividió entre los que creen que se deben aplicar y los que no…

Al país no lo veo dividido para nada. En este país nadie tiene duda de que estas personas deben ser puestas a disposición de la justicia. Quien puso el tema de los protocolos sobre la mesa fue Cuba, exigiendo su cumplimiento. Allá tendrán sus razones, pero no las compartimos.

Explíqueme qué naturaleza jurídica tienen los protocolos...

No tienen un carácter obligatorio para el gobierno del presidente Duque por una razón. Hay una sentencia, la 379 del año 2016, en la cual la Corte Constitucional, de una manera diáfana, dice que las políticas públicas de paz solo obligan a ese gobierno. De lo contrario, si ese protocolo fuera una política de Estado, habría tenido que pasar por el Congreso y por el examen de la Rama Judicial, lo que no sucedió. Los gobiernos tienen libertad para hacer esos protocolos.


Hay personas que hablan de otra sentencia de 2017, la 630…

Que no es aplicable en este caso porque solo se refiere al acuerdo con las Farc, que se convirtió en política de Estado a través de leyes y la Constitución. Si el presidente Santos hubiese consultado a los partidos políticos en el momento en que se hizo el protocolo, cosa que no hizo, si lo hubiese sometido al Congreso, y si hubiese pasado por la revisión de la Corte, sería política de Estado, porque el Estado lo componen tres ramas, no una.

¿Qué consecuencias tiene el reconocimiento del atentado por parte del Eln?

En ese momento cambia jurídicamente todo, porque al reconocer el Eln que tiene la culpabilidad plena de un acto de terrorismo que no tiene nada que ver con un proceso de paz, pues no está previsto en ningún protocolo, y no debe estarlo porque se supone que las partes actúan de buena fe, y acá la buena fe la rompió totalmente el Eln.

Pero ¿para qué estaban establecidos los protocolos? ¿Para en caso de que ocurriera qué? Porque una ruptura puede tener muchos orígenes: un desacuerdo, como ha dicho el Presidente, o un acto terrorista de esta magnitud…

Yo quiero retomar las palabras del presidente Duque. Acá no estamos hablando de una simple diferencia de opiniones, hablamos del asesinato de veintiún jóvenes inocentes, y yo no puedo decirle a la mamá de uno de esos jóvenes inocentes, de ninguna manera, que lamento la muerte de su hijo, pero que ella debe entender que el Gobierno tiene que cumplir un protocolo, que ni siquiera firmó, para dejar libres y protegidas por 72 horas a esas personas en el territorio colombiano.

El Consejo de Seguridad no invita, sino que insta a perseguir a los culpables y llevarlos ante la justicia

Eso no es posible en el mundo de hoy, en el siglo XXI, y menos después de la declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la cual reconoce este acto como terrorista. Y algo más importante. El Consejo de Seguridad no invita, sino que insta a perseguir a los culpables y llevarlos ante la justicia.

Pero no es una declaración de apoyo a incumplir los protocolos. Aunque, ¿cómo se los lleva ante la justicia si no los cogen? Los protocolos están redactados para que se puedan volver a esconder…

Exactamente, y por eso quedaron mal hechos. Si el actual gobierno de Colombia hubiese participado en la elaboración de esos protocolos, no los hubiera firmado de esa manera. El único protocolo que yo veo acá es que esos países acompañen la entrega de esos señores al Fiscal General de la Nación en Colombia, porque no hay otra posibilidad.

¿Por qué no hay otra posibilidad?

Porque las órdenes de captura que estaban suspendidas para ellos fueron reactivadas por el propio Fiscal, y no podemos llevar al Fiscal a una situación en la cual él tenga patente de corso para no capturarlos.

Si a este gobierno le correspondiera hacer unos protocolos para una nueva mesa de conversaciones, ¿los haría en secreto o los haría públicos? A mí me sorprendió haber descubierto que en secreto pactaron con el Eln un refugio en Venezuela…

Primero, nadie conocía el protocolo.

¿Este gobierno no lo conocía?

Este gobierno conoce el protocolo a raíz de esta discusión. ¿Qué es lo curioso? Primero, que en la etapa en la cual fue diseñado aún no había ni siquiera conversaciones ni una agenda. Los países que lo firman, de ninguna manera lo hacen para garantizar el cumplimiento de un acuerdo que no existe y tampoco para reconocerle al Eln estatus de Estado, que nunca tendrá. Por supuesto, si yo hubiera tenido la posibilidad de hacer ese protocolo, jamás hubiese omitido en él la responsabilidad ante la realización de un acto terrorista.

Pero lo firman para garantizarles una escapada…

Algunos lo dicen así. Mi cargo no permite decirlo de esa manera.

Lo otro insólito es que se contemple esa parada en Venezuela. Precisamente, por lo que más hemos protestado es porque esté convertida en santuario del Eln…

Por supuesto, y por eso el gobierno del presidente Duque, y lo ha hecho de una manera clara, prudente, y hoy la historia lo confirma, nunca quiso sentarse en un diálogo con el Eln hasta cuando no cesara todos los secuestros y acciones criminales, porque nunca pararon de hacer acciones criminales durante los 17 meses que estuvieron negociando con el gobierno Santos.

Pero usted sí tuvo conversaciones con algunos de esos negociadores… ¿No se pueden considerar preámbulos de la mesa de negociación?

Usted recordará esa foto que sacaron los del Eln sentados en una mesa en la cual no tenían a nadie al frente. Para el Eln, el único espacio de diálogo formal era La Habana y, por eso, el presidente Duque ha sido absolutamente claro en que nunca hubo un diálogo y, por tanto, no había protocolos. La única persona autorizada por el Presidente para tener conversaciones con este grupo soy yo. En varios medios de comunicación revelé que hablaba con ‘Pablo Beltrán’, porque ese es mi trabajo. Ahora, sí sorprende mucho que los contenidos de esas conversaciones reservadas se estén revelando.

¿Qué espacio queda después de este incidente para arrancar una nueva negociación con el Eln luego del desconocimiento de los protocolos?

Aquí no hay ningún desconocimiento de ninguna obligación por parte del Estado. El protocolo no obliga, y no lo dice solo el Gobierno, ya lo ha dicho el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, con una frase sabia y muy precisa: “Un simple protocolo no puede convertirse en el blindaje para un grupo que cometió un acto terrorista”. La jerarquía de las normas internacionales, en este caso, impera; están por encima de un simple protocolo, como lo dicen el Procurador, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional Público y el Derecho Internacional Humanitario.

Mal haría un país en perdonar un acto de terrorismo que ya ha sido condenado por las propias Naciones Unidas, a fin de hacer primar un texto que ni siquiera tiene el carácter de obligatorio para un gobierno.

En ocasiones anteriores, tres gobiernos han respetado los protocolos, a pesar de que ha habido actos terroristas. La diferencia es que fueron esos mismos gobiernos los que hicieron esos protocolos. En cambio, los actuales son una herencia de un gobierno anterior…

Sí, esta es la primera vez que se rompe un espacio de diálogo con un grupo armado por fuera del mismo gobierno que pactó el protocolo. Pero le pregunté al presidente Andrés Pastrana: “¿Es verdad que a la guerrilla de las Farc usted le dio una ventaja cuando se terminó el Caguán?”. Y me respondió, categóricamente: “A las 9 de la noche les dije que tres horas después, a las 12, tenían que dejar el Caguán”.

Por encima de cualquier responsabilidad que pueda derivarse de una mesa de conversaciones está el respeto por la humanidad

Por encima de cualquier responsabilidad que pueda derivarse de una mesa de conversaciones está el respeto por la humanidad. Y eso se llama en el Derecho Internacional el principio ‘pro homine’. Se aplica la ley o la norma nacional o internacional que más beneficie a la humanidad, que ahora es perseguir a los culpables y garantizar la vida y los derechos humanos de los colombianos.

¿Estamos arriesgando las relaciones diplomáticas con Cuba o con Noruega?

De ninguna manera. Lo que pasa es que la situación que hoy vivimos, jurídicamente ya rebosa los protocolos. En este momento, no hay una, sino tres circulares de Interpol, contra ‘Gabino’, ‘Pablo Beltrán’ y ‘Aureliano Carbonell’, que ya no permiten ni siquiera discutir más sobre los protocolos. Porque si estos se cumplen, no solo no se les cumple a Colombia, a las víctimas, a los padres, a los abuelos de los estudiantes asesinados, sino que tampoco se cumple un tratado internacional como lo es la Interpol, del cual hace parte incluso Noruega.

¿Qué va a hacer usted si pasan y pasan los días y no volvemos a saber nada de los del Eln que están en La Habana?

Esa sería una situación en la cual tendría que intervenir de una manera absolutamente clara las Naciones Unidas. Que en el año 2001 expidió la Resolución 1373, varias veces mencionada por el Presidente, por el Canciller y por mí, donde se dice que los países miembros de Naciones Unidas no pueden dar, y la palabra que utiliza en inglés es ‘safe haven’, es decir, refugio, a grupos que cometen actos de terrorismo.

¿Cómo hacemos para que eso lo entienda el Eln?

Hoy en el mundo no hay nadie que pueda defender lo que hizo el Eln. Que debe tomar una decisión ética, política e histórica, para dejar de cometer secuestros, actos criminales, reclutamiento de menores, siembra de minas antipersona, voladuras a la infraestructura, que generan un ecocidio. El reloj de la paz, desde que comenzó nuestro gobierno, ha corrido en contra del Eln.

¿Qué significa eso?

Que si nosotros hubiéramos estado sentados en una mesa, nos habríamos prestado a seguir siendo engañados por un grupo que aprovechó la mesa para cometer un acto de terrorismo. Ese atentado estaba planeado hace más de seis meses. La decisión de cometerlo estaba tomada, hubiese mesa o no.

Noruega ha dicho que es partidaria de que se apliquen los protocolos... Chile es partidaria de llevar a sus autores ante la justicia. ¿Qué ha dicho Brasil, el tercer país garante?

El Gobierno de Brasil no insiste en la aplicación de los protocolos. Y al no haber una unanimidad de los garantes, no puede haber la aplicación de ese protocolo, porque tienen que actuar de manera conjunta.

De usted han dicho peyorativamente que no es el comisionado de la paz, sino el asesor de la guerra…

Es una frase del Eln en su Twitter, que por fortuna ya está cerrado. El Presidente de la República, Iván Duque, me nombró alto comisionado para la Paz, la Legalidad y la Convivencia. No puede haber paz sin ley, de lo contrario, solo habría caos.

Pero ¿qué les responde a quienes dicen que al inaplicar los protocolos Colombia está perdiendo el respeto internacional?

Al contrario. Perderíamos esa credibilidad si no cumpliéramos normas internacionales que están por encima de esos protocolos.


MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.