Secciones
Síguenos en:
'Secuestros como el de Ingrid no tenían ninguna justificación': Lozada
Carlos Antonio Lozada

Ante el reclamo de varias víctimas por la falta de reconocimiento y de perdón por parte de los excombatientes, Carlos Antonio Lozada dijo: "Por supuesto que pedimos perdón, pero queremos que no sea algo impostado que salga aquí. Nosotros hemos pedido perdón muchas veces, por muchos actos. Aquí puedo pedirlo, no perdemos absolutamente nada, lo hemos solicitado en innumerables espacios, pero queremos que eso salga y brote del corazón”

Foto:

Comisión de la Verdad.

paz

'Secuestros como el de Ingrid no tenían ninguna justificación': Lozada

El excombatiente y senador por Comunes habló con EL TIEMPO sobre el acto con Ingrid Betancourt.

Carlos Antonio Lozada, uno de los principales líderes de las antiguas Farc y hoy día senador por el Partido Comunes, les salió al paso a quienes dudan de su sinceridad en actos como el de este miércoles, en el que participaron exsecuestrados como Ingrid Betancourt.

En esta entrevista con EL TIEMPO, Lozada afirmó que el perdón debe ser algo "honesto" y "espontáneo" y que ellos se lo han pedido a varias víctimas del conflicto y que lo seguirán haciendo. "El de Ingrid y todos los secuestros, obviamente, no tenían ningún tipo de justificación", dijo.

En otras noticias: Lanzan primer movimiento por firmas al Congreso en el 2022)

¿Qué impresión le dejó el acto con secuestrados como Ingrid Betancourt?
La impresión que me quedó es que estamos transitando un camino que desafortunadamente la inmensa mayoría del país todavía no logra entender. Lo digo porque se trata de un diálogo con víctimas de uno de los hechos más significativos del conflicto, como fue el tema de los secuestros, y esas conversaciones no son fáciles. Se trata de ir transitando un camino desconocido hasta ahora en Colombia, que es la posibilidad de la reconciliación e ir aproximando dos colombianos profundamente distanciados.

¿Es el primer encuentro con varias personas secuestradas por las Farc?
El de este miércoles no fue el primero, fue una estación en ese recorrido. Con varios de ellos ya hemos tenido encuentros privados y diálogos, de manera que es un paso muy importante y significativo en este proceso.

Ingrid Betancourt en el acto de la Comisión de la Verdad, este miércoles. Detrás el padre Francisco de Roux, presidente de esa instancia.

Foto:

Mauricio Moreno

¿Cómo fue el encuentro con Ingrid Betancourt?
No tuvimos la oportunidad de hablar de manera informal con ella. Lo que se dio fue lo que se vio en la transmisión: un diálogo, pero mediado por todo lo que implicaba una ceremonia de esta dimensión y alcance. Aspiramos a que ese diálogo se siga profundizando.

(Le sugerimos: Luces y sombras, el balance del año de Arturo Char)

¿Hoy en día, en la vida civil, usted cree que esos secuestros se justificaban?
Secuestros como el de Ingrid, y todos los secuestros, obviamente, no tenían ninguna justificación. Esos hechos, para tratar de entenderlos, hay que ponerlos en el contexto de un conflicto tan largo y doloroso como el que hubo, que fue alcanzando grandes dimensiones de horror y degradación. Pero desde luego que ningún secuestro tiene justificación alguna.

Se trata de ir transitando un camino desconocido hasta ahora en Colombia, que es la posibilidad de la reconciliación

Algunas víctimas de secuestro dicen que se quedaron esperando un acto de perdón más sentido por parte de ustedes, ¿qué responde a eso?
Es perfectamente comprensible. Quiero reiterar que esto es un diálogo y un proceso. Nosotros lo que no hemos querido es poner todo esto en una escena en la que se puedan interpretar diferentes papeles. No creemos que eso sea honesto ni transparente. Hay que ver esto como un proceso. Hemos tenido encuentros muy sentidos con víctimas, en escenarios más íntimos y que permiten una aproximación más humana. Desafortunadamente, el acto de este miércoles fue un escenario muy formal, seguramente como lo demandaba el carácter del evento. Pero sí hay la disposición nuestra y la comprensión en la necesidad de avanzar.

¿Qué quiere decir con que el perdón debe ser algo muy honesto?
Que esto no puede ser algo impostado. Quiero subrayar esto. Debe ser algo muy honesto, que surja, que parta de los sentimientos más profundos. En eso queremos ser muy categóricos: no vamos a caer en el plano de fingir o interpretar posturas que no se corresponden con lo que, realmente, se demanda o se debe dar en una situación.

Pero ¿la intención de ustedes es pedirles perdón a las víctimas de secuestro o no?
Lo hemos hecho, y reiteradamente. Recuerde que hace unos meses le dirigimos una carta pública a la misma Ingrid, y en esta, a todas las víctimas. Por supuesto que estamos dispuestos a ello y en los escenarios que sea, pero eso tiene que obedecer a unos momentos, unas circunstancias determinadas para que no suene a algo falso, a algo que no obedece a una realidad y unos sentimientos, porque consideramos que hay que cuidar mucho el respeto a las víctimas y esto demanda que haya, sobre todo, honestidad, sinceridad y transparencia.

¿Cómo explicarle a la gente que ustedes no quieren actos de perdón fingidos, sino transparentes?
La gente nos dice: ‘ustedes no han pedido perdón público’. Nosotros decimos: mucho de eso lo hemos hecho porque ha surgido ahí, de manera espontánea, en ese escenario, en ese momento, y lo hemos hecho. Pero también nos cuidamos mucho de que eso no suene a algo impostado, a una puesta en escena. Ese es un plano en el que no queremos caer y por eso hemos sido muy cuidadosos, sin tener un libreto, sino estar en la dinámica.

El acto de este miércoles, al menos así lo viví yo, estuvo lleno de algunas formalidades y no permitió, de alguna manera, que fluyera de mejor manera, pero los integrantes de la Comisión de la Verdad y algunas de las víctimas, en otros escenarios, desde luego que han escuchado nuestro perdón y estamos dispuestos a hacerlo no una ni dos, sino las veces que sea necesario.

¿No cree que de pronto esas peticiones de perdón públicas son lo que está esperando el país?
Lo hemos hecho. Enviamos una carta. Y además en la intervención que hizo Timo este miércoles ahí está. También lo que hizo Pastor. En lo que queremos ser claros es en que no hemos sido reticentes. Lo expresamos en el caso de El Nogal, de la Chinita, de Bojayá, de los diputados del Valle. Si algo ha habido de parte nuestra, es esa disposición. Más bien lo que el país está esperando es la voz del Estado también pidiéndoles perdón a las víctimas. Escuchamos en días recientes al expresidente Santos, pero creemos que hay expresidentes vivos que hicieron parte de esta historia del conflicto.

En otras noticias de política

¿El Gobierno pidió hundir el proyecto de jurisdicción agraria?

Congreso aprueba reducción de la jornada laboral

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.