Jefes de la ‘Oficina’ piden pista para sometimiento colectivo

Jefes de la ‘Oficina’ piden pista para sometimiento colectivo

Alias Tom, cabeza de la banda, dice estar listo para facilitar desmovilización y entrega de armas.

Tom

Alias Tom pide al Gobierno iniciar un proceso de sometimiento para las bandas bajo su mando.

Foto:

REUTERS

17 de julio 2018 , 11:25 p.m.

En una carta dirigida al presidente saliente, Juan Manuel Santos, y al presidente entrante, Iván Duque, el jefe de la denominada ‘Oficina’, Juan Carlos Mesa, alias Tom, se ofrece a iniciar un proceso de sometimiento a la justicia en el cual entrarían de manera colectiva el 70 por ciento de las bandas criminales del valle de Aburrá, controlado por él según información de las autoridades.

‘Tom’, también conocido como ‘Carlos Chatas’, es considerado el heredero de las estructuras mafiosas que dejó el narcotraficante Pablo Escobar. Fue capturado en diciembre pasado en una finca del municipio El Peñol, Antioquia, mientras celebrada su cumpleaños, precisamente con el exlugarteniente de Escobar, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye.

Hoy está preso en la cárcel La Picota de Bogotá, desde donde presuntamente –ha dicho el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez– ha promovido en las últimas semanas una “guerra” entre bandas criminales de la capital antioqueña. Gutiérrez le pidió al Inpec tomar medidas, teniendo en cuenta además el aumento de un 30 por ciento de los asesinatos entre enero y julio de este año, respecto al mismo periodo del 2017.

Está claro que el propósito de ‘Tom’ es buscar los beneficios de la reciente ley de sometimiento de bandas criminales, sancionada por el presidente Santos la semana pasada. Esa norma, a la que se acogerían las bandas tras el pedido del alcalde Gutiérrez, permite una reducción de hasta el 50 por ciento de las penas.

En la comunicación que dirigió al presidente, el capo reitera su “voluntad de paz”. Aunque dice estar “inactivo” por su condición de preso, afirma buscar que “puedan aportar a la reconciliación nacional “a través de un proceso de acogimiento” para él y para “muchos miembros activos de la ‘dirección colegiada de los grupos armados organizados’ que actúan en el valle de Aburrá y sus alrededores”.

El capo, quien fue uno de los más buscados del país y por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de 2 millones de dólares, ya le había escrito dos veces al presidente. La primera carta la envió tres meses antes de su captura, cuando ejercía plenamente como uno de los máximos jefes de esa mencionada “dirección colegiada”, que no es otra que la ‘Oficina’ que opera en Medellín y municipios aledaños.

La última fue en abril, cuando manifestó de nuevo su intención de acogimiento, en el que contempla “la entrega de importante material bélico” de “no pocas” organizaciones criminales de la región. Además, dice estar dispuesto a hacer reparaciones materiales a las víctimas. Alias Tom se queja de que nadie le ha respondido a su ofrecimiento, pero dice que seguirá insistiendo. Argumenta que el sometimiento de las estructuras herederas del paramilitarismo es igual de importante que el proceso de paz con la insurgencia.

Según autoridades estadounidenses y colombianas, alias Tom, de 50 años y nacido en Bello, Antioquia, delinque desde 1988. Además, selló una alianza entre las estructuras criminales del valle de Aburrá bajo su mando con hombres del ‘cartel del Golfo’ con quienes ejecutaba asesinatos, extorsiones y traficaba droga a Europa y Estados Unidos.

Este capo asegura no estar dando órdenes desde prisión para delinquir o desestabilizar la comuna 13 de Medellín e insiste en buscar que el proceso judicial que se adelanta en su contra esté “acompañado de una gran dosis de justicia restaurativa que alivie en algo a las víctimas del conflicto urbano” afectadas por su accionar ilegal.

Pide al alcalde de Medellín y a los demás mandatarios del valle de Aburrá coadyuvar en su propuesta ante el nuevo presidente.

Por lo pronto, el actual gobierno, desde el despacho del vicepresidente Óscar Naranjo, solo ha abordado el acercamiento con los abogados del ‘clan del Golfo’. De hecho, este martes en la mañana, apoderados de Dairo Antonio Úsuga, máximo jefe de esa organización criminal, estuvieron allí analizando escenarios para ese sometimiento colectivo.

REDACCIÓN PAZ
Twitter: @pazELTIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.