Secciones
Síguenos en:
'El cese del fuego siempre será insuficiente si no es definitivo'
Francisco Galán

Mario Pieschacón Negrini o Gerardo Antonio Bermúdez Sánchez, alias Francisco Galán.

Foto:

Abel Cárdenas / Archivo EL TIEMPO

'El cese del fuego siempre será insuficiente si no es definitivo'

El exguerrilero del Eln 'Francisco Galán' acaba de ser designado promotor de paz por el Gobierno. 

El exguerrillero del Ejército de Liberación Nacional, Eln, 'Francisco Galán', quien recuperó su libertad en la noche de este martes  y fue designado por el gobierno Duque como promotor de paz, junto a Carlos Velandia, agradeció esa nominación al Alto Comisionado de Paz y dijo que está comprometido en contribuir a la búsqueda de soluciones no solo con el Eln sino con otros grupos.

En diálogo con EL TIEMPO, 'Galán' afirmó que es necesario que el Eln libere a todos los secuestrados y "que no haya más secuestro, que no haya hostigamientos y que no se comentan más actos violentos que afectan sobre todo a la comunidad"

¿Cómo se siente volver a la libertad?

Volver a estar fuera de la prisión es una nueva oportunidad de trabajar por la paz. Este proceso tuvo un inicio difícil porque en principio uno no se prepara para estar en la cárcel, pero me permitió valorar mucho la vida, la familia y sobre todo encontrar en la misma prisión el valor de la amistad. Es reconfortante ver cómo allí las personas se cuidan y se preocupan unos por el bienestar de los otros, son solidarios.

Me da nostalgia porque al salir dejé allí muchas personas de las cuales conocí de primera mano sus necesidades, sin embargo salgo decidido a trabajar por la paz, porque todas las personas que han hecho parte del conflicto retornen también a sus familias. Esta guerra en que hemos estado, este momento específico de la realidad mundial y nacional, nos obliga a pensar en una nueva manera de tramitar las necesidades sociales, de dialogar, de trabajar juntos por el país.

(Le puede interesar: 'El coronavirus fue la guerra que nos tocó, es tiempo de unidad')

Me siento feliz porque estoy con mi familia, con mi nieto, y con un enorme compromiso ético y personal con la paz de Colombia

Me siento feliz porque estoy con mi familia, con mi nieto, y con un enorme compromiso ético y personal con la paz de Colombia.

¿Cómo vio el país desde la cárcel?

Tuve mucho tiempo para pensar, leí, reflexioné y escribí mucho sobre la realidad de Colombia. Es una mirada neutral que me ha permitido ver desde varios ojos. Creo que es importante aunar esfuerzos por un objetivo común, y es el bienestar de las personas que hacemos parte de este hermoso país. No podemos seguir pensando desde varios frentes, debemos ser capaces de trascender la confrontación, de abandonar el pensamiento individual y pensar como comunidad.

La comunidad hoy es fundamental, por ejemplo, en el momento preciso de esta cuarentena, es donde las personas han demostrado que es más importante el bienestar colectivo que el egoísmo individual. Hemos visto gestos de solidaridad que antes no hubiésemos presenciado, y esto nos está diciendo que algo está cambiando en el interior de cada persona y por supuesto, que esto nos va a transformar como sociedad.

(Lea también: 'Cese del fuego es un buen gesto, tardío y no es suficiente')

Es difícil ver la realidad desde un enfoque distinto ahora, puesto que todos estamos volcados en el autocuidado y el cuidado del otro que es nuestro vecino, amigo, o el señor que vende en la esquina. En esta realidad, creo firmemente que el gobierno está actuando en congruencia con lo que demanda la situación, se ha prestado a organizar los recursos disponibles para atender lo importante y urgente: la vida de todos.

¿Cómo recibe esta designación como promotor de paz?

Desde hace más de 20 años yo creo que soy promotor de la paz, por convicción y por decisión. Desde el momento en que internamente decidí que la guerra no era el camino, estoy convencido de que cualquier acción que hago, por pequeña que sea, debe ser en salvaguarda de la vida y de la paz colectiva. Estoy muy agradecido, y me reconforta saber que soy una persona útil al país, que desde esta designación puedo aportar mis buenos oficios y mi experiencia a la consecución de una paz real y duradera.

El Alto Comisionado ha sido muy generoso en nuestras conversaciones de las últimas horas, porque me ha considerado a mi, y a Carlos Velandia, como herramientas para la paz. Agradezco su interés en que nosotros podamos ser parte de esta transformación, y responderemos con reciprocidad a éste nombramiento y a lo que espera el país de él.

Con el Alto Comisionado hemos tenido algunos diálogos previos que nos permiten abrir nuevas puertas al diálogo con todos los grupos armados, no solo con el Eln del que hace años hice parte; sino también de todos aquellos que hoy hacen parte de este conflicto. Desde esta designación espero que seamos actores útiles a los propósitos de la paz, siempre coordinados con la oficina del Alto Comisionado.

¿Cuál será su tarea como promotor de paz?

En inicio será la de gestionar acciones en pro de la paz. Sin embargo, con la Oficina del Alto Comisionado, el Doctor, Miguel Ceballos, hemos de establecer una agenda, unos compromisos y un camino conjunto, porque como ya lo dije antes, si no vamos todos al mismo objetivo, no tiene sentido que vayamos. Es importante que exista una guía y ésta la establecerá el Alto Comisionado. Nosotros como promotores de paz responderemos con reciprocidad a lo que se espera de este nombramiento.

¿Qué piensa de la posición del Gobierno frente a lo que sería su labor como promotor de paz?

Yo siempre estaré agradecido de que el señor Presidente, el Alto Comisionado, el doctor Miguel Ceballos, y el gobierno me consideren como una opción para la búsqueda de la paz. Estamos en plena disposición y esperamos que estos días sean fundamentales para determinar las acciones a seguir, y las estrategias en este tiempo de cuarentena, que limita nuestra presencia física pero no la capacidad de trabajar por la paz.

¿En época del coronavirus, cómo va desarrollar su tarea?

Haciendo gestión. Habrá estrategias que comenzamos ya para iniciar la gestión de paz desde nuestras viviendas. Los desplazamientos tendrán que esperar a que superemos este momento, pero indudablemente no vamos a esperar. Tal como muchos colombianos están hoy desde sus casas trabajando, nosotros haremos lo propio para no parar; porque el trabajo por la paz no debe cesar.

(Además lea: ¿De qué vivo si no salgo? Propuestas para enfrentar la crisis)

¿Su tarea se va a centrar en el Eln? o ¿tiene otras expectativas frente al posconflicto?

El Eln no es el único actor. Ayer el Alto Comisionado para la Paz decía en medios que mi designación se corresponde con una necesidad y el deseo de trabajar para superar la violencia, y ésta no solo viene de la confrontación del Eln. Todos y cada uno de los actores del conflicto, deben estar presentes y ser parte de la transformación que tanto necesitamos para lograr una paz duradera, siempre y cuando ellos estén dispuestos a someterse a la justicia. Sin embargo, esta es una ruta que se trazará desde la oficina el Alto Comisionado porque es a quien corresponde establecer las directrices.

El comisionado de paz dice que el cese del fuego para abril que anunció el Eln es insuficiente, ¿usted cree lo mismo?

Siempre será insuficiente si no es definitivo. Cesar el fuego es imperativo. Nuestros campesinos no pueden seguir pagando las consecuencias del conflicto. Hoy, cuando además la cuarentena nos muestra este panorama del país, nos damos cuenta de que éste puede afectar enormemente la capacidad del país de superar este episodio. Imaginemos un país que no puede garantizar el traslado de los alimentos del campo a la ciudad, moriría de hambre. Es necesario, hoy más que nunca que todos podamos aportar.

Además, es importante agregar que no solo existe el Eln, hay muchos actores del conflicto que deben parar, hacer un alto definitivo de las acciones hostiles contra la población y unirse para alcanzar la paz para todos los colombianos.

Debe existir un cese indefinido. Porque no podemos seguir sufriendo las injusticias de la guerra en medio de esta cuarentena

El país está prácticamente en cuarentena desde hace dos semanas y el Eln hasta ahora declara el cese del fuego, ¿no es un poco demorada esa decisión?

Teniendo en cuenta la cuarentena, ha sido una acción tardía, porque debió ser una decisión inmediata. Sin embargo, nunca es tarde para parar la violencia, por eso mi invitación a ellos y a los demás actores del conflicto, es a parar definitivamente y hacer parte de la solución. Es necesario que todos participemos del fin del conflicto, y no solo por el tiempo de cuarentena.

¿Usted va a hacer gestión para que haya acercamientos para un diálogo entre el gobierno y el Eln?

Sí, vamos a hacer gestión. Es necesario desactivar todas las violencias  y en este propósito, el Eln es uno de los actores que deben participar activamente en el diálogo que nos permita terminar con las acciones hostiles, porque estas siempre afectarán con mayor intensidad a las personas más vulnerables. El Alto Comisionado, será quien nos indique a Carlos Velandia y a mí, cuál es el límite de nuestras acciones.

El gobierno insiste en que para que exista un diálogo con esa guerrilla es necesario que cese todas sus actividades terroristas y ponga fin al secuestro. ¿Está de acuerdo con eso?

Debe existir un cese indefinido. Porque no podemos seguir sufriendo las injusticias de la guerra en medio de esta cuarentena. De cualquier manera, siempre es importante que todos los actores del conflicto demuestren su real convencimiento de que la paz es la salida, por eso necesitamos que liberen a todos los secuestrados, que no haya más secuestro, que no haya hostigamientos y que no se comentan más actos violentos que afectan sobre todo a la comunidad.

¿Se equivoca el Eln y no hacer todo lo posible para establecer conversaciones con el gobierno?

El Eln en unidad debe tomar la decisión de dejar las armas. El diálogo es la manera, y si queremos que haya paz, es necesario que haya un convencimiento y una decisión por parte del Eln y de todos los actores que son partícipes de este conflicto para hablar y llegar a un acuerdo que pare el sufrimiento de la guerra.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.