Familias víctimas del conflicto ocupan predio de Pablo Escobar

Familias víctimas del conflicto ocupan predio de Pablo Escobar

Con tierras extintas a narcotraficantes se compensa a víctimas de despojo.

Actualmente en los terrenos se desarrollan proyectos como el cultivo de tomate, arándano, lechuga, cebolla y cría de gallinas.  foto: Unidad de Restitución.

Actualmente en los terrenos se desarrollan proyectos como el cultivo de tomate, arándano, lechuga, cebolla y cría de gallinas.

Foto:

Unidad de Restitución.

Por: Política
03 de diciembre 2018 , 08:08 p.m.

Un cultivo hidropónico de tomates, junto al cual cruzan decenas de gallinas criollas, resalta en el sinuoso terreno donde por años pastaron algunos de los caballos propiedad del narcotraficante Pablo Escobar y donde el líder del cartel de Medellín descansaba luego de cometer muchos de los actos criminales que azotaron al país.

Esta propiedad, conocida como Miraflores y ubicada en La Ceja (Antioquia), fue objeto de extinción de dominio a Luis Fernando Galeano Berrío y Mario de Jesús Galeano Berrío, integrantes del cartel de Medellín y testaferros de Escobar.

Los hermanos Galeano fueron fichas claves del Cartel de Medellín y estuvieron entre los principales lugartenientes y hombres de confianza de Escobar, hasta que este último ordenó sus ejecuciones
por diferencias con la entrega de un dinero que se encontraba en caletas.

Así fue como Fernando Galeano, según versiones de un testigo, fue acribillado e incinerado en la cárcel La Catedral, donde se encontraba preso Escobar, y su hermano Mario de Jesús Galeano fue asesinado y posteriormente encontrado en 1992.

Luego de más de una década en el olvido, tras ser objeto de extinción de dominio, este terreno, junto a otras propiedades rurales que pertenecieron a los capos de la mafia en los 80 y 90, ahora es el hogar de familias que fueron víctimas de desplazamiento o despojo de tierras, sus predios fueron restituidos pero, por diferentes razones, no pudieron ser ubicadas nuevamente en sus antiguas parcelas.

La finca Miraflores fue parcelada y entregada a 12 familias antioqueñas que ya recibieron, de manos de la Unidad de Restitución de Tierras,
sus escrituras, luego de que un juez ordenara compensarlas con la hacienda.

Son 7,2 hectáreas en las que, además de tener sus viviendas, los beneficiarios desarrollan proyectos productivos como cultivo de tomate, arándano, lechuga, cebolla y cría de gallinas. El terreno, ubicado en la vereda Chaparral, es de los más costosos del municipio.

Cuando regresamos el terreno estaba todo enmontado y algunas casas habían sido quemadas

Las 12 parcelas entregadas tienen un área promedio de 5 mil a 6 mil metros cuadrados y fueron asignadas mediante la figura de compensación a beneficiarios con sentencia restitutiva de los municipios de Montebello, Granada y Apartadó.

“Al ponerle el acelerador a la entrega de predios restituidos y compensados por orden de la justicia se reafirma el compromiso de reparar a quienes se vieron obligados a dejar sus tierras presionados por los ilegales”, aseguró el director de la Unidad de Restitución, Andrés Castro.

Uno de los últimos en recibir su predio, la semana pasada, fue Sady Vélez, un campesino que con su familia fue desplazado de la vereda Malpaso del municipio de Granada, en el 2002.

Veléz recuerda que desde inicios del año 2000, con la llegada de grupos paramilitares a la zona, existían hostigamientos todos los días. El ejército realizaba incursiones aéreas y bombardeaba zonas aledañas. Esto causó el encierro y confinamiento de la población de la vereda.

Con el fin de aferrarse al mástil de la vida y desoír la barbarie de la guerra abandonó su predio en 2002. “Cuando regresamos el terreno estaba todo enmontado y algunas casas habían sido quemadas”, relató.

La primera víctima que llegó a este terreno, luego de haber padecido más de 15 años tras ser desplazada de San Carlos, Antioquia, fue María del Socorro Muñoz, quien tiene el sueño de unirse con las otras 11 familias para crear una comercializadora de tomate. “Estamos dispuestos a volver a empezar”, dijo.

Además del apoyo en proyectos productivos, en los que se invirtieron más de 290 millones de pesos, las familias recibieron viviendas por el Banco Agrario.

De conformidad con lo establecido en la normatividad vigente, los predios rurales extintos pueden ser solicitados por el Fondo de la Unidad de Restitución de Tierras ante la Sociedad de Activos Especiales (SAE), con el fin de destinarlos a la atención de órdenes de compensación proferidas por los despachos judiciales.

El trabajo adelantado por la entidad permitió que la SAE entregara a la Unidad de Restitución un total de 31 predios avaluados en 31 mil 300 millones de pesos, correspondientes a un área total de 529 hectáreas, con fines de compensación a quienes por decisión judicial no puedan regresar a las zonas de las que fueron expulsados como resultado de la violencia.

Entre los terrenos listos para ser entregados, además de los de Escobar, hay predios que pertenecieron a Gonzalo Rodríguez Gacha y a los Rodríguez Orejuela.

POLÍTICA.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.