Exguerrilleros pasan Navidad en familia por primera vez

Exguerrilleros pasan Navidad en familia por primera vez

En Tierra Grata, Cesar, este 24 de diciembre habrá escenas que antes eran inimaginables.

Guerrilleros arriban a zonas veredales transitorias

Vereda Tierra Grata, corregimiento de San José de Oriente, municipio de La Paz (Cesar), zona donde funciona un Punto de Preagrupamiento Temporal.

Foto:

Archivo Particular

22 de diciembre 2017 , 09:02 p.m.

Abelardo Caicedo pasó 40 años alejado de su hogar. Este domingo es el primer 24 de diciembre, después más de cuatro décadas, que pasará con su mamá, doña Herlinda, una mujer de avanzada edad que cada año pedía por el regreso de su hijo. Este año se le cumplió el deseo.

Caicedo fue miembro del Estado Mayor de las Farc; doña Herlinda llegó hace un mes a la zona veredal de Tierra Grata, ubicada en el municipio de La Paz, Cesar, donde su hijo se encuentra desde finales del año pasado.

El inicio de la temporada navideña estuvo marcada por una escena que parecía imposible hace unos años. El comisionado de Paz, Rodrigo Rivera, y su familia rezando la primera novena de aguinaldos el pasado 16 de diciembre con hijos de excombatientes y niños de la comunidad de El Mirador, así como de Tierra Grata.

Este 2017 es la primera Navidad que los excombatientes van a pasar no solo en La Paz, sino en paz. Aunque a finales del año pasado ya estaba firmado el acuerdo por esta época decembrina, hasta ahora se estaban organizando y dirigiendo a las zonas veredales.

Antes de desmovilizarse, Abelardo era el jefe del bloque 41 de las Farc que operaba allí mismo en el Cesar. Su alias era Solís Almeida.

La Navidad en “la resistencia”, como Abelardo lo llama, también se celebraba como lo hacen todos los colombianos. A son de natilla y buñuelos. Además, en ese tiempo había dulce de papaya o ñame.

Para la cena del 31 de diciembre, un sancocho trifásico tradicional de la Costa.
No todos los años había regalos, pero trataban de que todos pudieran estrenar pinta. Tampoco se rezaba la novena, pero pasaban una noche agradable con baile y “algunos traguitos”.

Este año tampoco habrá regalos porque su bolsillo está “peladito como el rabito del niño Dios”. No obstante, en la zona espera compartir con sus compañeros y la “caridad de las madres” que habitan allí.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.