Cartas que ponen en evidencia la fractura en la dirigencia de la Farc

Cartas que ponen en evidencia la fractura en la dirigencia de la Farc

En una misiva, Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez acusan a Timochenko de “defender el orden burgués”.

Joaquín Gómez y Timochenko

Joaquín Gómez, crítico de Timochenko, le da la mano en la conferencia de los Llanos del Yarí.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

Por: Justicia 
10 de septiembre 2018 , 10:02 p.m.

Si la fractura en la Farc era ya inocultable, las dos cartas de tres dirigentes del partido, conocidas este lunes, son una prueba contundente de la crisis dentro de la naciente colectividad.

Particularmente la que Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez dirigieron a la cumbre de la dirección del partido deja ver que la división es entre los fundamentalistas, que siguen en el pasado y hablando del sentido “revolucionario”, y los que dieron el salto definitivo a la política.

Estos últimos están encabezados por el director del partido, Rodrigo Londoño, Timochenko, quien fue el blanco principal de la carta que firman Gómez y Álvarez y en la que se reafirman como dos de los ortodoxos de la Farc.

“La sujeción a la Constitución y a las leyes no significa en absoluto que nosotros debemos defender a capa y espada el orden y la legalidad burguesas; sin embargo, quién lo creyera, algunos de nuestros jefes, como Timo, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo”, dicen Gómez y Álvarez.

Estos dos exjefes guerrilleros, conocidos como dos de los más radicales de las antiguas Farc, exhiben su molestia con la posición de Timochenko frente a la captura de Jesús Santrich, el 14 de abril, por supuesta conspiración para enviar cocaína a Estados Unidos.

En ese momento el director del partido Farc les recordó a los exguerrilleros que tras firmar la paz estaban obligados a respetar la Constitución y las leyes. “Es nuestro deber actuar ajustados a ellas. Quien no lo haga debe atenerse a las consecuencias, y ahí difícilmente puede pedírsele solidaridad al partido”, les dijo Timochenko.

En su carta, Gómez y Álvarez califican como “incoherencia” de Timochenko pedir que al senador Álvaro Uribe “se le respetara el debido proceso y el principio de inocencia, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue, palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable”.

Algunos de nuestros jefes como ‘Timo’, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo 

Los dos están actualmente liderando la reincorporación de excombatientes en La Guajira (en la zona conocida como Pondores) y sostienen que no asistieron a la cumbre de la dirección del partido por problemas de salud, pero se quejan de supuestas manipulaciones para elegir a los directivos de la Farc y de que se desconoció la voluntad de los guerrilleros. Además, acusan a Pastor Alape –a quien llaman “Pastorcillo”– de nepotismo, y a Carlos Antonio Lozada, de abusar de su condición de senador de la Farc.

Gómez y Álvarez están claramente en la línea dura de Iván Márquez, aunque no se han ido del proceso de paz.

En todo caso, al menos hasta hoy, la mayor parte de la dirección de la Farc está con Timochenko, como lo demuestra la asistencia a la cumbre que tuvo lugar en Bogotá hace dos semanas. Asistieron 82 de los 111 miembros.

La carta (de Gómez y Álvarez) ya se analizó en el pleno nacional y salieron conclusiones, una de las cuales dice que "la mayoría apoya al presidente del partido”, ratifica Lozada.

La otra carta

La otra carta que deja ver las diferencias en la dirigencia de la Farc es la de Fabián Ramírez –revelada este lunes por EL TIEMPO–, de quien no se tenían noticias desde hace semanas. Aseguró que mantiene su compromiso con la paz, pero que la confianza se ha perdido por la captura de Santrich y la supuesta existencia de otras órdenes de captura que lo incluirían.

Ramírez afirma que por su seguridad personal optó “por no ser otra víctima más de la orquestada maniobra sucia, bajo un libreto entregado que han colocado a Marlon Marín (sobrino de Iván Márquez, extraditado a Estados Unidos), para que enlode el nombre” de varios integrantes de la Farc.

Sostuvo que sus apariciones en público han disminuido porque se encuentra “ante un limbo jurídico”.

JUSTICIA 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.