Respaldo múltiple a candidatos degenera la política: presidente de CNE

Respaldo múltiple a candidatos degenera la política: presidente de CNE

Llama la atención sobre falta de claridad en materia de doble militancia y candidatos por coalición.

Hernán Penagos, presidente del Consejo Nacional Electoral

El excongresista Hernán Penagos encabeza el Consejo Nacional Electoral. Advierte sobre vacíos en las normas electorales y anuncia proyecto de ley.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
19 de enero 2020 , 11:26 p.m.

Hernán Penagos, presidente del Consejo Nacional Electoral, explica vacíos de ley electoral sobre doble militancia y candidatos por coalición, la ventaja tramposa de ser candidato por firmas, la prohibición de posesionarse en la cárcel, el incumplimiento en la entrega de cuentas y los derechos del estatuto de oposición. En marzo presentarán reforma.

¿Cómo se explica que hayan sido posesionados funcionarios elegidos que están en la cárcel, a pesar de la clara prohibición del Consejo Electoral?

En un oficio que en diciembre le enviamos a la Superintendencia de Notariado le pedimos que se advirtiera a los notarios que eso no lo podían hacer. Es irregular y contraria al ordenamiento jurídico. Entendemos que muy a pesar de esa solicitud, algunas personas en esas circunstancias se posesionaron en dos o tres municipios del país.

Pero, digamos, ¿cuál es el procedimiento legal por seguir en ese caso?

Si un mandatario electo está en la cárcel, y llegado el primero de enero de este año 2020, no se le había levantado su medida cautelar, el gobernador debió inmediatamente proceder a encargar a uno de sus secretarios de despacho o a cualquier funcionario como alcalde de ese municipio. Si al finalizar la investigación el caso termina en condena, pues habrá que repetir las elecciones. Pero si es absuelto, asumirá el cargo. Ese acto que cometieron los señores alcaldes electos, de posesionarse estando privados de la libertad, puede dar lugar a sanciones disciplinarias, e inclusive, de pronto, a sanciones penales.

¿No sería mucho más fácil que no se pudiera elegir a personas que están presas?

Es un tema muy complejo, porque desde el punto de vista legal, aquella persona que está privada de la libertad, y apenas está sindicada, y no ha sido condenada, tiene su derecho al debido proceso. Lo que sí resulta muy contrario es posesionarse en la cárcel, cuando esas personas saben que con esa posesión no van a lograr libertad y mucho menos van a poder ejercer su cargo. Eso crea un caos institucional.

¿Cómo ha funcionado el estatuto de la oposición en materia local?

Ese estatuto empezó a regir por primera vez en Colombia a partir del primero de enero de este año, en cada uno de los municipios y departamentos del país. La gran mayoría de aquellas personas que tuvieron la segunda votación accedieron por derecho propio al cargo de concejales o diputados. Pero es importante advertir que los partidos políticos tienen un plazo, que se vence el próximo 3 de febrero, para registrar ante el Consejo Nacional Electoral la declaración, bien sea como partidos de oposición, de gobierno o como partidos independientes.

Y para obtener los derechos que le da el estatuto…

Sí, como participación en las mesas directivas de las corporaciones públicas, acceso a los medios de comunicación, derechos de réplicas. Pero tenemos un problema bastante complejo en relación con el estatuto, y es que, como usted misma sabe, el pasado 27 de octubre fueron muchos los candidatos que se inscribieron por firmas, por grupos significativos de ciudadanos.

¿Y la ley se quedó corta en decidir qué derechos tienen los funcionarios cuyas candidaturas fueron inscritas por firmas?

Sí. La ley no es clara en el tema de los grupos significativos de ciudadanos. Los que se inscribieron por firmas (y un ejemplo claro es el caso del concejal Carlos Fernando Galán), si bien tienen derecho a llegar a los concejos y a las asambleas, el estatuto de la oposición señala que este solo se aplica a los partidos con personería jurídica. Como los grupos significativos de ciudadanos no tienen personería jurídica, nos vamos a encontrar con un número muy importante de personas que se inscribieron por firmas y que hoy son concejales y diputados por haber quedado de segundos, pero que no pueden acceder a ninguno de los derechos que establece el estatuto, porque no pertenecen a un partido político. La Ley 1909 de 2018, que es el estatuto, se quedó corta en señalar cuáles serían sus derechos. Entonces hoy tenemos una cantidad de concejales y de diputados que no van a poder declararse ni como de gobierno, ni como de oposición ni como independientes.

¿Y cómo se remedia eso?

Desde el Consejo Electoral estamos construyendo un proyecto de ley que aspiramos a radicar en marzo en el Congreso, para subsanar una serie de circunstancias relacionadas con los grupos significativos de ciudadanos, con las candidaturas por firmas, y los derechos derivados del estatuto. De otro lado, también hay otra serie de personas que como segundos aceptaron ser concejales y diputados, pero que hoy, después de 20 días, renunciaron a su cargo. ¿Qué ocurre con esa curul? No se hereda, no pasa al tercero, porque así lo dice el estatuto y la ley de equilibrio de poderes. Es otro vacío jurídico con el que nos encontramos. Y valga decir que en ese proyecto que vamos a radicar también tenemos que corregir algunos otros temas muy complejos que se ven en el país, como el de la proliferación de candidaturas por firmas.

¿Qué problemas tienen las candidaturas por firmas?

Que en muchos casos se escoge esta modalidad no con el ánimo de mantener una independencia, por ejemplo, frente a los partidos, sino simplemente para poder hacer campaña anticipada, mucho antes de aquel que se inscribe por un partido político. Pero, además, después muchos terminan recibiendo los avales, ya no inscribiéndose por firmas, sino por un partido político tradicional. Es una trampa que le hacen a la legislación colombiana.

Otro tema que enreda la pita y que vimos proliferar en las últimas elecciones fueron los candidatos de coalición. ¿Cómo se salvan de la doble militancia?

A nuestro modo de ver, el legislador ha incurrido en un contrasentido. En la Constitución Política de Colombia, por un lado, se permiten las coaliciones para aspirar a cargos públicos, no solamente coaliciones para cargos uninominales como alcaldes, gobernadores y presidentes, sino para aspirar a concejos, asambleas y Congreso de la República…

Que fue casi sin excepción lo que ocurrió en las últimas elecciones. Hubo muy pocos candidatos ‘purasangre’…

Exacto. El grave problema que tiene la Constitución Política es que por un lado admite las coaliciones de todo tipo y resultamos encontrando alcaldes con nueve avales diferentes de toda índole y de diferente pensamiento ideológico, pero, por otro lado, la misma Constitución Política señala que está prohibida la doble militancia. Es decir que una persona termine haciendo campaña por otro partido. ¿Qué nos encontramos en estas elecciones? Que un candidato al concejo tenía dos avales, el candidato a la alcaldía que apoyaba tenía tres avales, el de la gobernación solo tenía uno. Por cuenta de esa cantidad de avales, los apoyos se podían dar casi que en cualquier sentido. Entonces, un ciudadano por tener un aval apoyaba a otro de otro aval, pero el otro de otro aval no lo tenía, y su candidato al concejo sí. Una cosa absolutamente extraña y, de alguna manera, muy irregular. El país tiene que conducirse en un solo sentido. O aceptamos las coaliciones para que todo el mundo pueda hacer campaña de manera indiscriminada a favor de cualquier persona, o nos vamos por el camino de prohibir la doble militancia y exigirle a la gente que tenga más disciplina de partido.

¿Cuál sería su opinión? ¿Permitir las coaliciones o permitir la doble militancia?

Ese tema de aceptar que un candidato se inscriba por múltiples partidos no da una claridad frente al ciudadano, que en últimas no sabe cuál es su pensamiento, cuál es su tarea programática e ideológica. Eso no le sirve al país. Está degenerando la política. Hay que volver a la figura de la disciplina de partido, porque lo que vimos en las elecciones pasadas es una cosa aterradora, al punto de que, a mi modo de ver, va a ser muy difícil para el Consejo de Estado declarar dobles militancias. No es razonable que hubiesen existido en el pasado candidatos a las alcaldías, por ejemplo, con un aval del Centro Democrático y a la vez con un aval del Partido Verde, o del Polo Democrático.

A la hora de la verdad, sí es más difícil el tema en el Consejo Electoral, por los enemigos que va dejando uno con cada decisión que toma

Parece, según lo anunció el registrador nacional, que estamos más cerca que nunca de una reforma electoral que incluirá el voto electrónico…

La reforma electoral debe actualizar un código electoral que existe desde antes de 1991. Y, sin duda, uno de los temas relevantes es la modernización de la forma de votar en el país, y la figura del voto electrónico, que el registrador llama ‘voto mixto’, va a crear, sin duda, mayor transparencia y confianza en el proceso electoral. Pero, además, el código tiene que actualizarse, por ejemplo, con la revocatoria de inscripciones de candidatos. El grave problema es que eso no tiene plazo. Otro tema de la reforma electoral es la trashumancia, el tema del trasteo de votos. El año pasado logramos dejar sin efecto más de un millón de cédulas, y creo que ese fue un mensaje importante, pero hay que establecer también unos plazos muy precisos para la inscripción de las cédulas, de tal manera que la autoridad electoral tenga un tiempo razonable para hacer las investigaciones y que el ciudadano tenga el tiempo para interponer recursos. También es urgente una reforma de las normas que regulan la revocatoria del mandato de los alcaldes, estableciendo unos requisitos más serios para solicitarla.

¿Se está utilizando como herramienta política?

Sí, para obstaculizar la acción administrativa de los mandatarios por parte de quienes perdieron las elecciones. El país no puede estar en elecciones permanentes todos los años, eso agota a la ciudadanía.

¿Cuántos candidatos incumplieron con su deber de entregar las cuentas de su campaña?

En Colombia no existe un régimen sancionatorio preciso para aquellas personas que no cumplen con su obligación de un reporte de cuentas. Si bien hay unas leyes penales que castigan a aquellas personas que superan los topes de campaña, en el incumplimiento de esa obligación de reportar las cuentas el régimen sancionatorio es muy laxo y poco claro. Lo que se busca es que la opinión, durante el proceso electoral, esté enterada de cómo y de qué manera se gastan los recursos los candidatos. Lo mismo pasa con las coaliciones; en el momento de presentar la contabilidad, el candidato o un partido se excusa sobre la base de que fueron diferentes partidos los que avalaron al candidato. No es claro cuál de ellos es el que tiene la obligación de presentar los datos contables.

Finalmente, usted fue un congresista de lujo, y ahora está al frente del Consejo Electoral. ¿Cuál de los dos trabajos es más difícil?

A mi modo de ver sí es más complejo el trabajo del Congreso de la República, sacar adelante iniciativas legislativas es difícil, lograr consensos no es fácil, y el debate político en el Congreso de la República es muy complejo.

Pero tampoco quiere decir que en el Consejo Electoral esté propiamente pasando vacaciones…

No, para nada. Hay que hacer inspección, vigilancia y control permanente a los partidos políticos. En las elecciones pasadas, muchos se sintieron muy incómodos con mi posición de exigirles que fueran mucho más juiciosos, porque hubo que revocar a más de 1.500 candidatos por estar inhabilitados. Las sanciones a la trashumancia también generaron algunas molestias. Que a estas alturas del siglo un millón de personas posiblemente fueron trashumantes, no deja de ser un tema difícil. A nosotros nos eligen los partidos políticos, pero tenemos que aplicar la Constitución y la ley. Por eso, le cambio la respuesta: a la hora de la verdad sí es más difícil el tema en el Consejo Electoral, por los enemigos que va dejando uno con cada decisión que toma.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.