Secciones
Síguenos en:
‘Esta no debió ser ocasión para el linchamiento’: Paloma Valencia
Paloma Valencia

La senadora Paloma Valencia es una de las principales exponentes del Centro Democrático.

Foto:

Centro Democrático

‘Esta no debió ser ocasión para el linchamiento’: Paloma Valencia

La senadora se refirió al episodio que vivió con su hija en una entrevista sobre el maltrato.

Todo un debate se generó en redes luego del episodio que le sucedió a la senadora Paloma Valencia, ponente del proyecto de ley que prohíbe el castigo físico contra los menores, cuando durante una entrevista virtual que se transmitía en vivo defendía esta iniciativa para evitar que los niños sean golpeados y de un momento a otro, de manera espontánea, se le acercó su hija Amapola y le preguntó: “¿Y entonces por qué tú me pegas?”.

(Lea además: Los niños que han hecho pasar penas a sus padres por Zoom)

Más allá del hecho, que para muchos resultó cómico, lo sucedido nuevamente abrió el debate sobre la mayor carga de trabajo que tiene la mujer en la sociedad al tener responsabilidades con el hogar y con sus hijos, además de sus actividades laborales.

Sobre este tema, en entrevista con EL TIEMPO, se refirió la senadora Paloma Valencia, quien explicó lo sucedido con su hija y aseguró que esta debería ser una anécdota supremamente chistosa que nos hubiera sacado risa a los colombianos y no una ocasión de linchamiento a una mamá que tiene presente a su hija en el trabajo.

(Vea también: La reacción de la hija de Paloma Valencia en entrevista sobre maltrato)

El caso suyo refleja las enormes dificultades de las mujeres en la pandemia para atender en simultánea su trabajo con sus labores de hogar. ¿Tiene una reflexión al respecto?

Va mucho más allá, no es solo la pandemia la que impone una carga difícil a las mujeres y especialmente aquellos trabajos que exigen mucho tiempo y mucho liderazgo. Creo la razón por la cual muchas mujeres no aceptan ascensos y se ven obligadas a permanecer en cargos menos altos es porque precisamente la sociedad no ha dado mecanismos para contabilizar el ejercicio de altos cargos y sus hijos la ponen en una encrucijada muy difícil.

Parte de lo que la sociedad tiene que hacer es abrir los espacios a que las mujeres en cargos directivos puedan tener a sus hijos cerca y en su trabajo, porque de lo contrario no habría tiempo para las dos cosas.

Usted fue ponente del proyecto que prohíbe el castigo físico, tratos crueles y cualquier tipo de violencia contra niños y niñas y adolescentes. ¿Por qué es importante esta iniciativa?

Prohibir el castigo físico sin que tenga ninguna consecuencia para los padres que lo utilizan abre una reflexión que es muy importante para Colombia y es si vamos a disciplinar e imponer límites a nuestros hijos por fuera de la violencia.

Eso genera dos consecuencias importantes: es un primer paso para tratar de alejar el maltrato físico que es tan prevalente en los hogares colombianos, pero al mismo tiempo creo que educar en la convicción de que las normas se obedecen porque son la manera en que respetamos la comunidad o la sociedad en la que estamos construye un tipo de ciudadano que obedece las normas no porque lo vayan a sancionar sino porque las entiende como un mensaje de respeto por la sociedad en la que vive.

En estos tiempos, la discusión política se ha traslado a las redes sociales. ¿Qué virtudes y defectos le ve a esto?


Las redes sociales les dieron voz a todos los ciudadanos y eso es de fundamental importancia, pero por supuesto que esa participación lo que ha hecho es romper los mecanismos mediante los cuales las sociedades llegaban a acuerdos. Hoy desaparecieron las verdades, lo que equivale a que lograr consensos es más difícil.
Esto va acompañado de la satanización de aquellos que no piensan como uno. No hay capacidad de empatizar de la persona que está detrás de las posturas ni hay capacidad de distinguir la persona de las ideas que representa.

Es importante que la sociedad entienda que las mujeres pueden ser directivas y también ser mamás

Ha sido usted objeto de críticas por un video editado de una situación con su hija. Personalmente, ¿Cómo vivió esto?

Fue muy chistoso porque Amapola vino a contradecir exactamente lo que yo estaba diciendo, me imagino que como un mecanismo de querer participar. Mi manera de compatibilizar las exigencias de tiempo que tiene la política ha sido que mi hija pueda estar presente en todos los escenarios y que jamás encuentre la puerta de su mamá cerrada y que opine sobre todo lo que quiera opinar. Amapola está acostumbrada a estar conmigo y ella en cierta medida imita lo que yo hago. Lo que sí es descabellado es que la gente descontextualice las palabras de una niña que tiene apenas cuatro años y que evidentemente no entiende muy bien lo que está diciendo ni lo dice con una intención distinta a querer participar en una conversación.

Esta debería ser una anécdota supremamente chistosa que nos hubiera sacado risa a los colombianos y no una ocasión de linchamiento a una mamá que tiene presente a su hija en el trabajo.

Entre las personas que en su caso han salido a criticarla o a solidarizarse con usted, ¿hay algunas que a usted la hayan sorprendido? ¿Quiénes? ¿Por qué?

Agradezco todos los mensajes de solidaridad que hicieron manifestaciones de apoyo. Aquí la lucha no es sobre Paloma Valencia y Amapola, la pelea es sobre si una mujer en cargos directivos pueda tener espacios donde sus hijos estén presentes o si todavía estamos en la época donde a los niños hay que cerrarles la puerta con seguro y mandarlos a un internado.

Creo que los niños pueden hacer presencia en la vida de sus padres y deben tener la tranquilidad de poder acercarse al trabajo de sus padres sin que eso genere ningún traumatismo para la sociedad.

(Además: Correazos y castigo físico a menores quedan prohibidos en el país)

Tengo la hipótesis de que muchas mujeres no llegan a los cargos directivos no porque no puedan o no sean componentes sino porque hay unos momentos en los que la maternidad se hace muy incompatible por las exigencias de tiempo y eso tiene que ver con la idea de que los hijos están sobrando en el trabajo y de que una mujer que tiene hijos va a dedicar tiempo a sus hijos. Es importante que la sociedad entienda que las mujeres pueden ser directivas y también ser mamás. No se pierde tiempo con los hijos.

Estamos en vísperas de una campaña electoral en la que al parecer la polarización se agudizará aún más. ¿Cómo cree que esto afectará el debate público?

En medio de esta pandemia y de todas las circunstancias difíciles de pobreza y de desempleo que estamos teniendo los colombianos yo esperaría que esta sea una campaña de diagnóstico de los problemas y de propuestas y que los ciudadanos les pregunten a los políticos cómo mucho más que quién. Creo que la política debe centrarse en propuestas para Colombia y en la solución de los problemas que tenemos y no tanto en discursos grandilocuentes o ataques personales.


POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.