El desafío más grande de Latinoamérica es vencer la desigualdad: Dilma

El desafío más grande de Latinoamérica es vencer la desigualdad: Dilma

La expresidenta brasileña babló con EL TIEMPO sobre poder, literatura y feminismo.

Dilma Rousseff

Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil.

Foto:

AFP

Por: Armando Neira 
30 de enero 2020 , 10:00 p.m.

“El poder en ocasiones nos priva de detalles que iluminan la vida”, dice la expresidenta brasileña Dilma Rousseff (2011-2016) mientras camina por los espléndidos y frescos corredores del hotel Santa Clara de Cartagena, una de las sedes de la decimoquinta edición del Hay Festival.

En charla con EL TIEMPO reconoce que no sabía que esta edificación, por allá en el siglo XVIII, era un convento en donde se vivió la historia de Sierva María de Todos los Ángeles, la marquesita recluida por una enfermedad incurable y el dolor inagotable del amor sin esperanza.

¿De aquí García Márquez se inspiró para escribir Del amor y otros demonios?, pregunta en un perfecto español. “En adelante voy a ver este lugar con otros ojos”, promete mientras sonríe.

Recuerda que ya se había hospedado aquí cuando hablaba de tú a tú con el presidente de Estados Unidos Barack Obama en la VI Cumbre de las Américas. “Entonces a una la llevaban de un lugar a otro, y era difícil detenerse a contemplar una belleza como esta”, explica. Aunque cuenta que en ese viaje se escapó, al otro lado de la calle, para ver la casa del premio Nobel de literatura, a quien considera no solo un patrimonio de Colombia, sino “de las lenguas latinas”.

De esa ocasión a hoy han pasado muchas cosas. Fue destituida de la presidencia en 2016 por el Congreso, que la señaló de maquillar cuentas de dineros públicos; su mentor, Lula da Silva, estuvo en la cárcel y recobró la libertad, y los brasileños se decantaron por una corriente ideológica de extrema derecha y llevaron al poder a Jair Bolsonaro.

A los 72 años, sin embargo, ella exhibe una vitalidad exultante que la lleva, incluso, a prometer que la izquierda retornará al gobierno de la mano del Partido de los Trabajadores (PT).

¿La izquierda volverá al poder en Brasil?

No tenga usted ninguna duda. Somos la única alternativa que ofrece soluciones reales al problema más grave de Brasil, la vergonzosa desigualdad. Hay que seguir trabajando por erradicar la miseria. Mientras exista ese abismo tan grande, no hay tiempo para descansar. El desafío más grande no solo en Brasil, sino de Latinoamérica, es vencer la desigualdad. Porque es inhumana, crea un ambiente propicio para que la extrema derecha crezca, y de paso afecta la democracia.

Brasil

Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016) del Partido de los Trabajadores (PT) son acusados de asociación criminal y corrupción.

Foto:

EFE / Sebastiâo Moreira

¿Está usted anunciando su propósito de volver a buscar la presidencia?

No, por favor. Esto es como una carrera de relevos. Yo entregué mi posta. Ya cumplí con mi parte, ahora les toca a otros tomar esas banderas.

¿Lula, por ejemplo?

No hay en la historia política una persecución tan infame como la que montaron contra nosotros. A Lula, por ejemplo, le hicieron un montaje tan vergonzoso, para primero desprestigiarlo y luego llevarlo a la cárcel, en el que participó el juez Sergio Moro, después, imagínese lo repudiable, ministro de Justicia de Bolsonaro. Durante el proceso, sin embargo, Lula tenía el 40 por ciento de favorabilidad entre el pueblo de mi país, cuando estuvo tras las rejas siguió con las mismas cifras, y al salir su imagen estaba intacta, lo que demuestra de la solidez de su figura y de que tiene todas las posibilidades.

No hay en la historia política una persecución tan infame como la que montaron contra nosotros

¿Se animará?

Falta mucho. Unos tres años. Estamos trabajando en la reconstrucción de una colectividad que fue víctima de una ofensiva pocas veces vista en la historia de las democracias. De cualquier manera, tenemos que llegar con fuerza porque el otro extremo político, el neofascismo, insistirá en quedarse en el poder.

Fue un golpe de Estado por mi condición de mujer

¿Se refiere a Bolsonaro?

Sí. Él es un neofascista, pero creo que en esa orilla también estará Moro con interés de desplazarlo.

Habla de ellos o de ustedes, ¿no hay otra opción?

Una de las tragedias con el ascenso de la extrema derecha es la de la aniquilación del centro. Vivimos en un mundo complejo en el que Trump, Bolsonaro y otros más de esta especie se han impuesto a la fuerza y con su poder económico, avasallando las alternativas políticas distintas, solo la izquierda les resiste.

Pero a la izquierda tampoco le ha ido bien en el poder...

No hemos logrado sintonizarnos bien con los ciudadanos. Es una tarea pendiente, la de establecer una empatía con amplios sectores de la sociedad para consolidar nuestro proyecto.

Pero no solo es eso. Fíjese: en México, un presidente de izquierda, Manuel López Obrador, reprime a palo las marchas de humildes hondureños que quieren pasar a Estados Unidos.

Yo no podría ponerme a hablar del asesinato de líderes sociales en Colombia. Me parece que, igual, no debo entrar a valorar las situaciones de otros países por una elemental falta de consideración contra los mandatarios correspondientes.

En Colombia vemos a diario el ingreso de personas que huyen de la pobreza provocada por decisiones de Maduro en Venezuela, ¿tiene alguna opinión?

¿Quién es el responsable de lo que ocurre en Venezuela? Estados Unidos con su política intervencionista, que impide el progreso del país. No es el primer caso, ya lo hicieron con Cuba, y ojalá fuera el último: pero la historia demuestra que es muy mala opción que una potencia, en este caso EE. UU., trate de imponer a la fuerza, con bloqueos, con hostigamientos, con amenazas militares, lo que debe hacer una nación pequeña que está tratando de buscar su propia identidad y construyendo sus sueños.

Ustedes deben cuidar ese logro (el acuerdo de paz), se trata de uno de los hechos más grandes de la historia de Latinoamérica,

¿Tampoco entonces va a criticar a Maduro?

Tengo muchas opiniones sobre las tareas pendientes de Nicolás, pero no voy a hacer yo la que lleve más agua al molino para justificar los planes belicistas de los señores Trump o Pompeo.

¿Y del presidente Duque va a dar una opinión?

Menos. Estoy en la casa de él, y una debe comportarse con altura porque aquí todos son unos anfitriones encantadores.

¿Colombia es un país que usted conoce bien?

Muy bien. Me gusta mucho. Se trata de una nación que nos ha enseñado el camino por seguir para vencer los obstáculos.

¿En qué casos?

Por ejemplo, el acuerdo de paz firmado por el presidente Juan Manuel Santos y las Farc. Aquí sí quiero decir unas palabras, pero no para hacer una valoración, sino para manifestar un deseo. Ustedes deben cuidar ese logro, se trata de uno de los hechos más grandes de la historia de Latinoamérica, y lo sé bien porque Brasil acompañó desde el primer día esa posibilidad. Que un gobierno se sentara en la misma mesa a conversar con un grupo alzado en armas, entre tantas dificultades, es un gesto que honra a todos los colombianos y que desde fuera nos conmovió mucho. La emoción que sentí cuando vi la firma es inolvidable.

Proceso de paz con las Farc

El 23 de septiembre de 2015, Juan Manuel Santos y el jefe de la guerrilla de las Farc, alias Timochenko, anuncian la firma del acuerdo de justicia.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

¿Tanto?

Sí. Porque en un mundo tan convulso, donde se han impuesto los extremos, el neofascismo niega la tortura, campea la violencia, se busca aniquilar la reflexión, las ideas, el pensamiento, que ustedes se hayan puesto de acuerdo a través de la palabra es ejemplar.

A propósito, hoy, las ideas vuelan ahora a través del ciberespacio...

Sí. Y así como es una gran herramienta de comunicación para acercar a la gente, también es cierto que hay grupos de extrema derecha que le han sacado un provecho enorme para imponerse con las mentiras, la calumnia, el acoso, y para dividir. Las redes en manos de estos sectores van en contra de la gente.

En Netflix se ha visto El mecanismo, sobre el Lava Jato, y se ve que ustedes sí fueron responsables de corrupción.

Le cuento que su director está hoy arrepentido de haber hecho esa serie. Él se basó en los informes de Sergio Moro, que eran mentirosos y formaban parte de un montaje para desprestigiarnos. Con el mundo digital hay que estar alertas y tener claro qué es ficción y qué es verdad.

Usted ha dicho que la tumbaron por ser mujer...

Claro. Fue un golpe de Estado por mi condición de mujer. De un grupo no solo patriarcal, sino de una terrible misoginia. Pero aquí estoy otra vez. Las mujeres tenemos una capacidad de recuperarnos y de sobrevivir que nos convierte en seres especiales. Las sociedades deberían ver esto y darnos más confianza. Yo no comparto algunas cosas de Angela Merkel, pero es indiscutible que ella, por ser mujer, llevó a Alemania a niveles de desarrollo benéficos para amplios sectores de su sociedad.

Ahora que, como dice, usted tiene más tiempo para detenerse a ver esos detalles de la vida, ¿observa hacia atrás y se arrepiente de algo?

De nada. De absolutamente nada. Alguna vez le preguntaron a Pepe Mujica lo mismo. A mí me hizo dar risa su respuesta porque tenemos una vida similar. Soportamos la cárcel, luchamos contra la dictadura, nos torturaron, ganamos en las urnas la presidencia, que desempeñamos de la manera más honesta y transparente y en beneficio de los más pobres. Entonces él respondió que sí, que se arrepentía de no haber corrido más rápido cuando los militares lo cogieron y se lo llevaron para torturarlo. Yo igual, me arrepiento de ese día no haber corrido más rápido. Nada más.

ARMANDO NEIRA
EDITOR POLÍTICO EL TIEMPO
ENVIADO ESPECIAL A CARTAGENA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.