La odisea de hacer campaña política en el Guainía

La odisea de hacer campaña política en el Guainía

Los candidatos solo pueden hacer campaña viajando en avión o en lancha.

Guainía

En el río Inírida existen al menos siete raudales en los que es necesario desocupar las lanchas y pasar por tierra, ante la imposibilidad de navegar esas aguas.

Foto:

Alcaldía de Puerto Inírida

Por: Política
03 de septiembre 2019 , 07:09 p.m.

Una cosa es hacer una campaña política en cualquier lugar del país y otra muy distinta, en Guainía, un departamento donde –con excepción de su capital, Inírida– la campaña no se hace en carros, sino en bote o en avión.

Es la única zona del país en la cual un candidato, para llegar a una comunidad en procura de conseguir un puñado de votos, puede gastar hasta tres días. Además, es un departamento con otra particularidad: solo tiene un municipio.

En Guainía hay 196 candidatos, de los cuales cinco aspiran a la gobernación; 113, a la asamblea departamental, y seis se disputan la alcaldía de Puerto Inírida.

Esos candidatos tendrán que salir a recorrer los 70.691 kilómetros cuadrados que tiene el departamento. Y ahí es donde la cosa se complica.

Mientras en buena parte del país los candidatos montan sus chivas o sus carros con propaganda y seguidores, aquí, tan pronto se sale de las fronteras del cemento de Inírida, las vías se acaban para dar paso a los ríos y a la selva. Es un territorio inhóspito, agreste.

A partir de esto, solo quedan dos alternativas: o la voladora (lancha con motor) o el avión. El segundo, más caro pero menos peligroso.

Un transporte hasta Garza Morichal puede costar más de 15 millones de pesos

A nivel fluvial hay tres vías: el Inírida, el Guainía y el Guaviare. El primero parece ser el más riesgoso. En los últimos 15 años, sus raudales han cobrado la vida de unas 26 personas, según cuentan los lugareños. Y se ha robado varios botes, algunos motores, además de alimentos, materiales y hasta propaganda electoral.

Lo primero que debe quedar claro es que no todos los lancheros están lo suficientemente preparados para afrontar las turbias y caudalosas aguas. El motorista debe ser un experto.

Hernán Cifuentes, candidato de la ASI a la alcaldía de Inírida, dijo que un motorista mínimo cobra 100.000 pesos por día, aparte de la comida, y por la lancha hay que pagar unos 250.000 pesos diarios. El candidato también corre con los gastos de combustible y comida.

Si bien el aspirante echa normalmente algunas camisetas y volantes promocionando su aspiración, aquí, a diferencia de otras partes del país, también tiene que llevar otros elementos esenciales.

(Le sugerimos leer: Ahogado apareció candidato del uribismo a la gobernación del Guainía)

La carga incluye ropa para varios días, comida enlatada, el chinchorro (hamaca) para dormir, el toldillo, repelente, linterna, un encendedor, sal, aceite y un frasco de Clorox para aplicarle al agua que va a tomar durante el recorrido. Hay que recordar que en muchas ocasiones el trayecto, con paradas en las diversas comunidades –gran cantidad de ellas de etnias indígenas–, puede durar hasta ocho días.

Además de esto, en el bote debe echar suficiente gasolina para el recorrido de ida y vuelta, que puede ser más de 50 galones de combustible. Claro, acá la gasolina vale muchísimo más que en cualquier ciudad del país. Mientras en Inírida un galón puede costar entre 9.000 y 14.000 pesos, en la selva ese valor puede llegar a los $ 40.000.

A esto se suma que llevan café para repartir en las reuniones políticas, con dulces para darles a los niños. Otros llevan maíz pira para preparar palomitas y animar así las pequeñas manifestaciones.

Juan Carlos Iral

El candidato a la gobernación de Guainía, Juan Carlos Iral, de ‘la U’, en campaña por el río.

Foto:

campaña Juan Carlos Iral

Es clave que para estas reuniones en la mitad de la selva el candidato lleve un buen paquete de pilas de diferentes tamaños, una necesidad urgente por esas tierras.

Leonardo Ladino, quien busca repetir su curul en la Asamblea, admitió que en muchas ocasiones los candidatos llevan gasolina de sobra para las comunidades y jabón en barra y en polvo, algo que también escasea en esos territorios.

La Garza Morichal y el Zancudo pueden ser los sitios en donde están las comunidades más distantes del Guainía para llegar en voladora en la búsqueda de votos. Son cerca de 3 días en bote.

“Un transporte hasta Garza Morichal puede costar más de 15 millones de pesos”, dijo el candidato Ladino. Buena parte del costo está en la gasolina.

Y, por ejemplo, en Zancudo la inversión es alta para llegar y votan menos de 150 personas. Por eso, para ahorrar, generalmente los candidatos del mismo partido o coalición llegan a acuerdos para hacer una visita conjunta. Pero no es solo el problema económico. También está el riesgo que representa el mismo río.

Solo el Inírida tiene siete raudales en los que la gente, por seguridad, desembarca de la lancha, baja parte de la carga y camina por la rivera mientras el solo motorista pasa el raudal.

El pasado 12 de agosto, precisamente, en el raudal de Mapiripana pereció ahogado Andrés Rodas, candidato del Centro Democrático a la gobernación de Guainía. La lancha en que la viajaba se volteó en un remolino.

Por ejemplo, el representante a la Cámara Anatolio Hernández ha tenido que salir nadando tres veces del río porque se le ha volteado la lancha en la que viajaba. Se ha salvado por el chaleco.

Hace unos años, la esposa de un diputado pereció ahogada en uno de los caudalosos ríos del Guainía, que precisamente significa la tierra de muchas aguas.

En avión

En Guainía solo están autorizadas por la Aeronáutica Civil las pistas de Barrancominas (pavimentada), San Felipe, Caño Colorado y Campo Alegre.

De acuerdo con Yolima Castillo, gerente de Guainía Tours, que presta servicio a algunos candidatos, en Puerto Inírida no hay avionetas disponibles, por lo que cuando hay una emergencia o un candidato necesita una, hay que pedirla a Villavicencio o a Mitú.

Explicó que hay dos tipos de avionetas, las que pueden llevar 500 kilos y las de 300. Claro que esa capacidad de carga es solo a la ida, pues al regreso el peso tiene que ser mucho menor, pues las pistas son muy cortas para despegar.

Eso significa que máximo se pueden llevar cuatro personas en un vuelo, y que no pesen mucho, pues de lo contrario la aeronave no podrá retornar con todos.

Los vuelos se cobran por horas, que se empiezan a contar desde el momento en el que la aeronave despega de su base. Normalmente van, dejan al candidato, se regresan y, al otro día, vuelven para recogerlo. En promedio, un viaje de esta naturaleza le cuesta a una campaña unos 10 millones de pesos.

Los motoristas tenemos que conocer muy bien el río y saber de mecánica, pues una varada puede ser riesgosa

Pero, por ejemplo, cuando la ruta es hacia lo que se conoce como el bajo Vaupés, un candidato tiene que contratar una avioneta y, después, seguir el recorrido en lancha.

El asunto es que una campaña en este departamento limítrofe con Venezuela y Brasil resulta muy costosa, particularmente por los desplazamientos. Es así como para ir Cejalito se requiere cerca de un día en lancha desde la capital del departamento, y solo votan unas 25 personas.

“Por eso yo centro mi campaña en la capital, porque acá las distancias son muy grandes y se requiere de muchos recursos”, admitió el candidato Leonardo Ladino. “Para ganar la alcaldía toca sacar unos 5.000 votos, y por eso hay que trabajar duro en la capital, pero también hay que salir a buscarlos en la zona rural, así sea muy difícil”, comenta Cifuentes.

La mayoría de los habitantes son indígenas. Cerca del 80 por ciento. Todos están dispersos. Están en unos sitios muy lejanos y donde la luz eléctrica no ha llegado, y si bien hay algunas pequeñas plantas, no hay gasolina para prenderlas.

Por eso, cuando llega un candidato, la gente se alegra, porque al menos hay comida, un poco de diversión y, a veces, queda gasolina para que la planta funcione por lo menos algunas horas.

‘Hay una cascada que tiene 11 metros de altura’

En Guainía se podría decir que los motoristas (encargados de pilotear las lanchas) tienen que especializarse en los ríos. Tienen que conocerlos, saber dónde hay remolinos, dónde están las corrientes fuertes y dónde no hay la suficiente profundidad.

En esa zona, nadie se sube a una lancha si no tiene confianza en el encargado de dirigirla. Héctor, por ejemplo, es un motorista experto en el río Inírida. De acuerdo con él, por este afluente el sitio más lejano al que se puede llegar es el Alto Morichal, cuyo recorrido directo en un bote con un motor 40 tarda dos días.

De acuerdo con su testimonio, en el recorrido hay siete raudales en los que necesariamente hay que sacar el bote a tierra y arrastrarlo por un camino hasta pasar la zona de peligro.

Explicó que en esos puntos hay que conseguir personas que habiten en la zona aledaña y pagarles para que ayuden a transportar el bote y la carga que lleven. Y en algunas ocasiones hay que esperar un largo rato hasta que se consiga la gente suficiente que pueda cargar el bote y motor.

Según su relato, en el recorrido por el Inírida hay un sitio en el cual “hay una cascada de unos 11 metros de alta”. Contó que se necesitan, al menos, unas tres horas para rodearla por tierra.

Mientras tanto, Jesús Montoya, motorista experto en el río Guaviare, dijo que el sitio más riesgoso que se pasa es el raudal de Mapiripana, donde se ahogó el candidato uribista a comienzos de agosto.

Explicó que la idea es que los pasajeros lleven la menor carga posible. Contó que normalmente cuando se lleva a candidatos, la ducha de los ocupantes es el río.

Agustín Solórzano, un duro en el río Guainía, dijo que cuando un candidato va a ir hasta La Guadalupe, el sitio más oriental del país, debe primero volar a San Felipe y de ahí viajar unas seis horas en voladora. “Los motoristas tenemos que conocer muy bien el río y saber de mecánica, pues una varada puede ser riesgosa”, dijo Solórzano.

Los topes de gastos no ayudan

De acuerdo con los montos establecidos por el Consejo Nacional Electoral, CNE, un candidato a la gobernación de Guainía puede gastar en la campaña máximo 1.100 millones de pesos. Esto debido al número de habitantes que tiene el departamento. En Atlántico, un departamento mucho más pequeño y lleno de vías, pero con muchos más electores, el tope es de 4.151 millones. Los candidatos a la alcaldía de Puerto Inírida pueden gastar en su campaña 114 millones, mientras que quienes aspiran a la asamblea pueden invertir hasta 660 millones.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.