Robledo dice que nadie puede declararse jefe de la oposición

Robledo dice que nadie puede declararse jefe de la oposición

El senador por el Polo analiza en esta entrevista el nuevo mapa político del país.

Jorge E. Robledo

Robledo dejó su aspiración presidencial para apoyar la de su aliado Sergio Fajardo.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: Política
08 de septiembre 2018 , 10:00 p.m.

Jorge Enrique Robledo, el veterano líder de izquierda y jefe del Polo Democrático, cree que la figura de “jefe de la oposición” es “innecesaria” y que en nada ayudaría para el entendimiento entre los sectores.

Según el estatuto de la oposición, usted, desde esa orilla, ¿cómo ve el nuevo mapa político?

Es notorio que Iván Duque, en consenso con Álvaro Uribe y su partido, anda cooptando las fuerzas que fueron santistas para resucitar el Frente Nacional con todos sus horrores, y perpetuar el reino de los mismos con las mismas. De otro lado, es importante la fuerza declarada en oposición al Gobierno.

¿Qué tanta gobernabilidad le queda a Duque?

Ahí va armando su gobernabilidad, a partir de que, además del Centro Democrático, votaron por él y respaldaron su programa los partidos Liberal, Conservador, Cambio y ‘la U’. Ya actuaron unidos en las mesas directivas del Congreso y en la elección de contralor. Tienen un lío, y es que se avergüenzan de que los vean juntos. Pero en el respaldo a Duque y a punta de ‘mermelada’ estarán los partidos declarados ‘de gobierno’, mas no pocos congresistas ‘independientes’. Pero ello no eliminará sus dificultades entre los colombianos ni en el Congreso, porque la crisis es profunda y él la agravará.

¿Quién es la oposición al gobierno de Duque?

Seis sectores diferentes nos declaramos en oposición, con 22 senadores y 22 representantes a la Cámara.

¿Dentro de qué linderos se va a mover la oposición?

Somos una oposición de origen diverso. Y ello implica matices, énfasis, diferencias, incluso. Pero con el acuerdo fundamental de habernos declarado en oposición al gobierno de Iván Duque. Esto debe llevarnos a coincidir en no pocos momentos y circunstancias, como ya sucedió sobre las directivas del Congreso, el Consejo Electoral y en no haber respaldado al nuevo contralor.

¿Cómo se ejercerá la oposición a la luz del nuevo estatuto?

Lo que va mostrando la experiencia es que el diálogo y los consensos serán los mecanismos principales para relacionarnos, analizando tema por tema, pero siempre con la idea de coincidir en la crítica al Gobierno, al tiempo en que tratamos nuestras diferencias en tono cordial.

¿Gustavo Petro y su Colombia Humana deben participar de los beneficios del estatuto?

Son dos asuntos. Primero, según la ley, el estatuto de la oposición solo rige para organizaciones con personería jurídica, y no consideró casos como el de la forma como se eligió a Gustavo Petro y Ángela Robledo.

Lo otro tiene que ver con que sus derechos de hacer oposición, como congresistas, tienen que ser absolutamente respetados por las directivas del Congreso

Ahí hay una situación jurídica que solo puede resolverse jurídicamente, y en la que ellos, con todo derecho, reclaman. Lo otro tiene que ver con que sus derechos de hacer oposición, como congresistas, tienen que ser absolutamente respetados por las directivas del Congreso.

¿Por haber sacado 8 millones de votos, Petro tiene que ser el jefe de la oposición?

Todos los sectores declarados en oposición, incluido Petro, hemos coincidido en que esa figura no existe en las normas legales y en que es innecesaria para relacionarnos entre nosotros, cosa que en nada le quita importancia a la votación obtenida por Petro.

¿Ha habido acercamientos con él? ¿Arreglaron sus diferencias?

Hace unos días tuvimos una reunión cordial sobre el presente y el futuro del país, en la que coincidimos en los dos aspectos medulares. Que Duque no va a resolver sino a empeorar los graves problemas nacionales –económicos, sociales, democrático-políticos, de corrupción, entre otros–, que son las razones que nos llevan a coincidir en oponernos a su gobierno. Y que los sectores en oposición debemos trabajar por llegar a acuerdos para enfrentar al Frente Nacional duquista en las elecciones de 2019.

¿Se arrepiente de haber votado en blanco en las elecciones pasadas?

No. Porque esa decisión, que no fue fácil, obedeció a mis más profundas convicciones.

¿Los sectores de izquierda y centro –declarados en oposición– serán opción de poder?

Las cuatro votaciones de 2018 –Congreso, primera y segunda vuelta y consulta anticorrupción– muestran, cada una a su manera, el gran rechazo a los mismos con las mismas, repudio que es seguro crecerá de aquí al 2022. Luego veo grandes posibilidades de vencerlos para la Presidencia ese año, a partir de un proyecto programático de unidad nacional, en el que quepan los sectores populares y las clases medias y empresariales.

¿En qué está la coalición de la que usted formó parte para la elección presidencial?

La Coalición Colombia se concibió como un proyecto de corto y largo plazo, muy conscientes de que el reto que seguía eran las elecciones de 2019. Luego creo que Polo, ‘verdes’ y Compromiso Ciudadano coincidiremos el año entrante, pero también con otros sectores que no hagan parte del Frente Nacional duquista. En Bogotá, por ejemplo, debemos unirnos para impedir que reelijan a Peñalosa en cuerpo ajeno.

¿Sergio Fajardo se podrá mantener como líder de la coalición? ¿Habrá que volver a barajar?

La importancia de Sergio Fajardo en la Coalición Colombia y en el país no tiene duda, y él le concede además gran importancia a lo que entre todos podamos hacer en 2019. Además lo veo dedicado a consolidar su propia fuerza política, Compromiso Ciudadano, una tarea clave para sus decisiones en el futuro.

¿Ve a Claudia López como candidata presidencial después de lo que pasó con la consulta anticorrupción?

Ha dicho que entre sus posibilidades está ser candidata presidencial en 2022, aspiración que no tiene nada de sorprendente.

¿Intentará usted ser de nuevo candidato presidencial en 2022?

Hoy no soy candidato a nada, y el Polo no tiene candidato a la presidencia para dentro de cuatro años. Estoy convencido de que para generar unidades en 2019, que es lo que toca ahora, toda aspiración para 2022, por legítima que sea, debe tramitarse de forma que no perturbe los acuerdos para el año entrante.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.