Secciones
Síguenos en:
La carta del expresidente Samper a los jóvenes de Colombia
Ernesto Samper

El expresidente Ernesto Samper quien le dio a EL TIEMPO sus reflexiones sobre el proceso 8.000 y del crimen de Álvaro Gómez.

Foto:

Milton Díaz. EL TIEMPO

La carta del expresidente Samper a los jóvenes de Colombia

Le propone al presidente Duque alternativas para salir de la crisis social. 

En una extensa carta dirigida a los jóvenes de Colombia, el expresidente Ernesto Samper admite que el paro ha dejado saldos positivos, les expresa su admiración y señala que ha nacido una nueva conciencia social; hace algunas reflexiones sobre el futuro del país, y propone salidas para poner fin a la crisis y la desigualdad.

El paro, con todas sus dificultades, comienza a dejar saldos positivos y enseñanzas. Está naciendo una nueva conciencia social en Colombia sobre la profunda desigualdad social que nunca habíamos encarado. La gente está entendiendo, en las ciudades, las dificultades que se vivían en regiones apartadas por la presencia de un conflicto que afectaba sus vidas, su movilidad y sus oportunidades de trabajo”, afirma Samper.

El exmandatario asegura que gracias a la movilización de los jóvenes “estamos entendiendo el valor de reconocernos y aceptarnos como diferentes en lugar de matarnos. También nos estamos dando cuenta de que esas mismas diferencias, sumadas, pueden enriquecernos como nación”.

Le puede interesar: Protestas: Gobierno condiciona negociación a desbloqueo de vías

Samper Pizano considera que con el paro, el país entendió la necesidad de “iniciar revisiones fundamentales de políticas públicas consideradas dogmas intocables como la fiscal, las relacionadas con la inclusión social y las de derechos humanos”.

Y agrega que “si sabemos interpretar las lecciones que nos deja la calle, podremos construir, a partir de ella, una nueva narrativa de vida que nos aproxime con optimismo a la pospandemia y la construcción de paz, que son las nuevas etapas de montaña que nos esperan hacia adelante.

El expresidente asegura que la fallida reforma tributaria no fue la causante de la explosión social que se inició el pasado 28 de abril. “Fue, simplemente, el detonante de un peligroso “baloto de incumplimientos” que se había venido acumulando durante varios años: por el fracaso de la gran conversación nacional de 2019 y el incumplimiento de los compromisos, especialmente en materia educativa y medioambiental”.

Para entender la situación que atraviesa Colombia, Samper dice que se debe tener en cuenta lo que ha ocurrido con la movilización de los jóvenes en otros países de Latinoamérica. “la proletarización de la clase media, el final de la movilidad social educativa, el aumento de los niveles de empleo juvenil, el empobrecimiento colectivo y la incertidumbre sobre el futuro”.

Dos escenarios

Samper, tras analizar la situación que hay dos escenarios de salida: el de la militarización que aceleraría el enfrentamiento y al confrontación y que podría terminar en con la declaratoria de un estado de conmoción interior; o, “el escenario democrático del diálogo que debe incluir, además de la concertación sobre compromisos nacionales, la instalación de mesas territoriales, (como las que se están abriendo en Bogotá y Cali), a través de las cuales se puedan reconocer y conciliar las diferencias específicas de regiones, ciudades, barrios y municipios”.

Para hacer seguimiento a esos acuerdos, Samper pone a disposición la plataforma “DEACUERDO.CO” que hace parte de la Fundación Vivamos Humanos que él preside, pero enfatiza en que “el punto de partida para salir de este laberinto depende de la capacidad política que muestre el gobierno del Presidente Duque”.
Samper Pizano le propone al presidente Duque acciones para recuperar la confianza en la institucionalidad, ante la comunidad internacional y un compromiso con el respeto de los derechos humanos.

Y, presentar una oferta generosa de “arranque social” que permita empezar a reconstruir el tejido social destruido por la pandemia, reactivar la economía y continuar con el cumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana, incluidas las negociaciones con el ELN.

“El “arranque social” empezaría con un programa de generación inmediata de medio millón de primeros empleos para jóvenes en PYMES, labores propias de la economía de cuidado, obras públicas y becas - trabajo (como la bolsa escola brasilera). Habría una segunda iniciativa para atender, con recursos monetarios directos, la supervivencia de 7.5 millones de ciudadanos que están hoy en situación de pobreza absoluta”, afirma Samper.

Por último, Samper se refiere a la financiación de este ‘arranque’ y dice que no puede hacerse a través de otra reforma tributaria y que el Gobierno debe recurrir a fuentes excepcionales sin temor a lo que digan las calificadoras de riesgo, alas que llama “casandras internacionales”.

Esas alternativas, agrega, son la refinanciación de la deuda externa multilateral, la venta de activos públicos, la suspensión de programas de ampliación de plantas burocráticas y recurrir a préstamos de largo plazo del Banco de la República.

“Pretender avanzar en una política de austeridad fiscal en medio de una economía tan deprimida como la que tenemos es tan irresponsable como prescribir una dieta de adelgazamiento a un paciente terminal en una UCI. Y digámoslo sin engañarnos más, nuestra economía ya está en la UCI de las economías emproblemadas del mundo”, finaliza Samper.

Le puede interesar: Fuertes y violentos enfrentamientos en Madrid (Cundinamarca)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.