¿Qué tanto futuro tendría coalición que planteó Uribe?

¿Qué tanto futuro tendría coalición que planteó Uribe?

Hechos recientes han mostrado que sin apoyo es casi imposible avanzar en propósitos de gobierno.

Bancada Centro Democrático

El expresidente Álvaro Uribe fue el primero en hablar de ‘coalición interpartidista’.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Política
24 de noviembre 2018 , 07:47 p.m.

El fracaso de la propuesta inicial del Gobierno sobre reforma tributaria o ley de financiamiento fue una demostración contundente para el Centro Democrático sobre la necesidad imperiosa de construir una coalición con otros partidos para sacar adelante la agenda legislativa.

Una coalición entre partidos políticos que apoye a los gobernantes de turno y sus programas ha sido casi norma, no solo en Colombia sino en las democracias de Occidente.

Aunque algunos creen que prácticas de este tipo han degenerado en hechos lamentables como episodios de corrupción, otros consideran que el respaldo de unos partidos es indispensable para gobernar.

A propósito, el pasado 7 de septiembre, cuatro partidos políticos (Conservador, ‘la U’, Mira y Colombia Justa Libres) declararon su interés en acompañar al gobierno del presidente Iván Duque, elegido a nombre del Centro Democrático.

En ese momento, observadores hablaron de una coalición partidista alrededor de Duque y hasta se acuñó el término de “fuerzas duquistas”. Sin embargo, nunca se configuró una coalición porque al presidente Duque nunca le interesó ese esquema.
En consecuencia, los partidos votan los proyectos en el Congreso como quieren, sin ningún compromiso político con el Gobierno.

El caso más dramático ha sido el del propio Centro Democrático (CD), el partido de Duque, que no ha sido incondicional del mandatario y con el que el Gobierno no ha tenido comunicación fluida. Este hecho ha provocado que la agenda legislativa oficial no haya avanzado al ritmo deseado, especialmente en el trámite de los proyectos anticorrupción, de los cuales ya se han hundido dos.

Una muestra del ruido en esa relación la dio la senadora Paloma Valencia al lamentar que la ministra de Justicia, Gloria María Borrero –del gobierno “que yo ayudé a elegir”, dijo Valencia– no la haya apoyado con la creación de un tribunal de aforados en la reforma de la justicia.

O como le pasó al representante a la Cámara uribista Gabriel Santos con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, en medio del trámite de la ampliación de la vigencia de la ley de orden público.

En una sesión de las comisiones primeras de Senado y Cámara, Santos dijo que se volvió “una situación desafortunada” que los congresistas de su partido vayan a “votar cosas que el Gobierno no tiene a bien” compartir con ellos.

Y el caso más crítico fue la posición del expresidente Álvaro Uribe y su bancada de no votar el IVA a la canasta familiar propuesto por el gobierno que ellos eligieron.

Lo que escribió Uribe

El expresidente Álvaro Uribe, jefe máximo del Centro Democrático, parece haber tomado conciencia de esta realidad, por lo que fue el primero en alertar sobre la necesidad de buscar el apoyo de otros partidos.

El lunes pasado, en su cuenta de Twitter, el exmandatario escribió que uno de los “propósitos políticos inmediatos” es, precisamente, una “coalición interpartidista para concretar y apoyar las reformas del Gobierno”.

El viernes pasado, el partido manifestó que su labor estará orientada a “construir y desarrollar diálogos y alianzas con los diferentes grupos políticos para el desarrollo y logro de los temas capitales de la agenda legislativa” del Gobierno Nacional.

Las expresiones del partido de Duque parecen responder a la necesidad de “unidad del Centro Democrático” que el mismo Uribe también fijó como uno de los “propósitos políticos inmediatos” el lunes pasado.

Ahora bien: ¿Hasta dónde se llegará en la conformación de esta “coalición interpartidista”? Eso es algo que nadie se atreve a predecir, tomando en cuenta que la primera prueba para este propósito será el trámite de la reforma tributaria en el Congreso, un proyecto en el que se juegan muchos intereses de diferentes sectores de la economía.

Para muchos, el hecho de que falten tres semanas de sesiones ordinarias del Legislativo dificulta el establecimiento de un proyecto político de largo plazo que enlace varias colectividades.

En especial si se toma en cuenta la política de cero ‘mermelada’ que ha impulsado el jefe de Estado, uno de los temas en los que coincide con los uribistas y que ha pregonado por doquier. 

No obstante esto, por los pasillos del Congreso ya se habla de cambios en el equipo de gobierno y hasta hacen cuentas de cuántos ministerios les dará el Gobierno a uno y otro partido para asegurar su respaldo. Sin embargo, esta es una respuesta que solamente está en manos del Presidente de la República.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.