Cuatro claves de la aparición de Aida Merlano en corte de Venezuela

Cuatro claves de la aparición de Aida Merlano en corte de Venezuela

En su versión hay mentiras, verdades a medias y hechos ciertos. Régimen de Maduro saca provecho.

Aída Merlano

Aida Merlano llegó a un tribunal de Caracas escoltada por miembros del Sebin, la inteligencia del régimen de Maduro. EFE

Foto:

Efe

Por: Redacción ELTIEMPO.COM
07 de febrero 2020 , 04:43 p.m.

La cinematográfica aparición de la excongresista Aida Merlano en una corte de Caracas, sesión a la que el gobierno de Nicolás Maduro convocó y llevó a medios nacionales e internacionales este jueves, empezó a revelar las claves tanto de la defensa de la prófuga como del régimen venezolano en su pelea diplomática y política con Bogotá. 

Merlano, quien el día de su captura acusaba claramente los rigores de meses de clandestinidad, llegó al lugar elegantemente vestida de pantalón de cuero negro y abrigo rojo (que algunos periodistas locales reseñaron como un guiño a las bases chavistas, pues es el color oficial de la Revolución Bolivariana) y perfectamente peinada y maquillada. 

Durante la audiencia su voz se quebró, y en varias oportunidades lloró abiertamente. Su discurso apuntó siempre a mostrarse como una dirigente perseguida porque, dijo, estaba cambiando la manera de hacer política en la costa Caribe colombiana, lo que supuestamente incomodó a las poderosas familias que siempre han mandado en ese tema. Se declaró víctima de un complot y de abusos físicos, y aseguró que ella y su familia corren peligro, por lo que pidió a Maduro protección.

Pero, además, acusó al gobierno del presidente Duque de estar detrás de un plan contra su vida y 'disparó' acusaciones contra los expresidentes, líderes políticos y altos funcionarios colombianos. 

Estas son algunas claves para comprender el alcance de las explosivas declaraciones de Merlano. 

1. ¿Qué tan creíbles son sus versiones?

La presentación de Merlano en Caracas no era judicial, aunque ocurrió en una corte de Caracas. La audiencia estaba más dirigida a los medios de comunicación, que le dieron amplia difusión a lo que dijo. Como excongresista y, además, ficha de poderosas casas políticas de Barranquilla, es claro que ella tiene información de los tejemanejes electorales y burocráticos, por lo menos de su región. Esa información fue la que se ofreció a contar a la Fiscalía en Colombia, algo que no ocurrió porque simultáneamente estaba preparando su fuga. 

En su larga intervención incurrió en varias afirmaciones que parecen contraevidentes. La primera, que más que de una fuga, fue protagonista y víctima de un secuestro. Esto, a pesar de que todo el país vio los videos en los que saltaba de una ventana de un centro médico y se iba en una motocicleta rumbo a la clandestinidad. "No estaba fugada, a mí me secuestraron" fue una de sus frases más sonadas. 

Merlano dijo que quienes planearon su huida en realidad tenían planes de matarla, que escapó de una finca en Cesar donde supuestamente la iban a asesinar y que sus tres custodios fueron después ejecutados. De esas muertes no hay noticia. Pero, además, una ficha clave en todo el plan, y quien supuestamente actuó como intermediario entre los cerebros de la fuga y la excongresista, fue Yeiko Manuel Vargas. Él, con quien tiene una relación sentimental, estaba con Merlano el día que las Faes de Venezuela la capturaron en Maracaibo, lo cual siembra enormes dudas sobre el supuesto complot. 

Aída Merlano

Fotografía cedida por Prensa Miraflores que muestra a la excongresista Aida Merlano durante una audiencia judicial en Caracas (Venezuela).

Foto:

Efe

Otro punto débil en su versión es la de ser víctima de un montaje porque estaba cambiando la política de la Costa. Merlano fue sorprendida en flagrancia en la famosa Casa Blanca, donde había montado su centro de operaciones para comprar votos. La investigación fue tan sólida que llevó a una rápida condena en la Corte Suprema de Justicia. Y que Merlano no era una líder por fuera del sistema lo demuestra bien su condición de apadrinada de Julio Gerlein, el poderoso empresario hermano del exsenador conservador Roberto Gerlein, quien pagó todas sus campañas políticas al menos en la última década.

La justicia colombiana tendrá que investigar sus afirmaciones, pero Merlano encaja en el perfil de los falsos testigos que han afectado a la justicia del país en los últimos años, especialmente en temas de 'parapolítica': son personas que tienen información porque han participado en delitos, pero que suman a sus versiones episodios tomados de medios abiertos sobre casos escandalosos o que han escuchado de terceros. Establecer qué hay de cierto sobre cada episodio es el reto que ahora tienen las autoridades. 

2. ¿Qué tanto intervino el régimen de Maduro en la presentación de Merlano?

Lo inusual de la situación de Merlano, quien supuestamente está procesada por la justicia venezolana, también es un punto clave. Así, cuando una persona es detenida en el vecino país es común que pasen meses sin que se conozca de su situación, y normalmente los detenidos están en condiciones de precariedad. Que Merlano es importante para los intereses de Maduro lo demuestran varias cosas.

Por un lado, que le hubieran permitido salir a presentarse ante los medios y que hubiera llegado al sitio, más que bajo custodia, escoltada por los miembros del Sebín y las Faes, que son los cuerpos de seguridad política del régimen.

La sofisticada apariencia con la que se vio a Merlano y toda la colaboración que las autoridades venezolanas prestaron para que los periodistas locales y extranjeros estuvieran en la audiencia (incluso los movieron en un bus, ante el cambio del sitio inicialmente previsto para la aparición) también muestran el interés de Caracas en difundir la 'verdad' de Merlano.

3. ¿Quiénes son los más afectados por lo dicho por la congresista?

En su versión del jueves, Merlano disparó no solo contra sus antiguos socios políticos, a los que acusa de haberla abandonado a su suerte, sino contra algunos de los más altos miembros de la dirigencia colombiana, que coincidencialmente también suelen estar en la mira de las declaraciones de Nicolás Maduro y de su segundo, Diosdado Cabello.

​Ahora, si bien las autoridades colombianas no tienen acceso a la colaboración formal de la condenada exdirigente, varias de sus declaraciones ponen en líos a quienes han sido señalados como sus mentores y potenciales beneficiarios de su fuga, en especial al empresario Julio Gerlein.

Merlano aseguró que fueron los abogados de Gerlein (con quien sostuvo por años una relación sentimental) los que le propusieron el plan para huir. Y en el expediente que llevó a la condena de la excongresista hay serios indicios de que él financiaba la sofisticada máquina de corrupción electoral que logró llevar a Aida Merlano a la Cámara en 2014 y que en el 2018 la hizo saltar al Senado. 

Gerlein tiene un proceso en la Fiscalía, y los nuevos señalamientos de Merlano le complican aún más la situación. 

En Colombia, Merlano también había señalado al senador Arturo Char, actual presidente del Congreso, quien tiene un proceso preliminar en la Corte Suprema por hechos relacionados con el expediente Merlano.

Aida merlano

Aida Merlano fue capturada el pasado lunes en Maracaibo (Venezuela) por las Faes, policía estatal creada por Nicolás Maduro.

Foto:

archivo particular

4. ¿Qué provecho saca Maduro de las declaraciones de Merlano?

Para el gobierno de Maduro, la captura de Aida Merlano es una oportunidad de la que sigue sacando réditos. Así, la polémica solicitud del gobierno Duque al presidente interino Juan Guaidó para que procediera a una extradición puso en evidencia que el líder opositor puede tener la legitimidad y el respaldo internacional, pero no poder real sobre los asuntos de Venezuela. 

Ahora, ante medios de todo el mundo, Merlano se ha mostrado como un testigo de primera línea sobre la corrupción del sistema político colombiano —que existe—.

Maduro se juega una carta doble. Así, por un lado, presiona un eventual restablecimiento de relaciones a través de consulados, como lo ha propuesto, con lo que lograría poner en jaque diplomático al gobierno Duque, que es el que ha liderado en la región el bloqueo a la que considera una dictadura. Esta salida sería una muestra de 'realpolitik', pues incluso en los momentos más críticos los países suelen tener alguna forma de interlocución, pero golpearía las apuestas por Guaidó. ​

Por el otro lado, si no hay movimiento diplomático desde Bogotá, Maduro usará toda la máquina propagandística del régimen para tratar de vender la idea de que el gobierno Duque no quiere traer de regreso ante la justicia a Merlano por el riesgo que supuestamente supondría para la 'oligarquía' colombiana el 'ventilador' de la excongresista. Esa es una versión que podría calar no solo en el exterior, sino en muchos sectores de Colombia que suelen ser pasto fácil de las teorías del complot.

ELTIEMPO.COM 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.